Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURA LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es cultura ABC ¡Qué cantidad de chorizos hay Carmen Maura Actriz Recibió anoche en el Festival de San Sebastián el Premio Donostia. Coincide con la presentación de Las brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia DAVID MARTOS SAN SEBASTIÁN C armen García Maura (Madrid, 1945) era ya una de las actrices españolas más internacionales quince años antes de que llegara el reinado de Penélope Cruz. Su predicamento en Francia gracias a las cintas de Pedro Almodóvar, como Mujeres al borde de un ataque de nervios o Qué he hecho yo para merecer esto es solo comparable al enorme cariño que despierta en España. Ha hecho televisión, teatro, pero sigue sin despegarse de su medio favorito, el cine. La musa de Álex de la Iglesia recibió anoche el Premio Donostia por toda su carrera en el Festival de San Sebastián, minutos antes de que se proyectase su nueva película a las órdenes del director vasco: Las brujas de Zugarramurdi ¿Se habría concedido a sí misma el Premio Donostia si la decisión hubiera dependido de usted? Seguramente no. Lo digo con el corazón en la mano. Los premios sirven mucho en una carrera y quizá haya alguna otra actriz que sea buenísima y a la que le venga mejor. Yo me hubiera dado a mí misma muchos menos premios de los que he recibido. Una vez tomada la decisión... ¿por qué cree que se lo han dado? No lo sé. A mí me sorprende. Pero me he dado cuenta de que los vascos están muy contentos, porque se han acercado muchos a decírmelo. Antes del rodaje decía que Las brujas de Zugarramurdi sería una comedia de mucho miedo ¿es así? Es una película muy bruta. Conociendo a Álex, y leyendo el guión, yo ya sabía que iba a ser muy fuerte. Hay escenas... A mí, lo del niño en el horno con la manzana en la boca... ¡Son imágenes que no se me van a olvidar nunca! No me ha defraudado nada. ¿Qué tal la relación con los actores más jóvenes, con Hugo Silva o con Mario Casas? Muy bien. Lo que pasa es que nunca he sido de ir a fiestas, ni cuando era pequeña. En los rodajes no voy a cenar con los actores, tengo que descansar. Porque, si estás todo el día del rodaje con ellos, lo que más te apetece es irte a tu casa sola. Yo necesito estar sola todos los días al menos un par de horas porque, si no, no me siento bien. No soy excesivamente sociable. ¿Cómo salen las mujeres en la película, bien o malparadas? Estupendamente. Somos superlistas. También un poco brujas, manipuladoras... Bueno, ¿y qué? No pasa nada. Eso ya se sabe. No, no salimos malparadas. ¿Y los hombres? Quedan como un poco tontos. Hugo Silva, enamorándose de Carolina Bang, metiéndose en un lío enorme. O Mario Casas, que está tan tierno en la película y dice cada tontería... Cuando ven a una chica guapa se les olvida todo. ¿Eso pasa también en la vida? No todos son así. Hay chicos muy listos. Pero, en general, las mujeres tenemos algunas cualidades más, como la intuición o el sentido práctico. La mujer en España tiene mucho poderío ¿Cómo ve la salud del cine español? Igual que la salud de las empresas en general. Creo que estamos muy mal, pero mire las tiendas de ropa que cierran continuamente, los restaurantes que cada vez tienen menos público... Nuestra situación es horrible, pero como todo lo demás. ¿Y lo del cine tiene solución? Hay cosas como la subida del IVA que son como si nos pusieran una espada de Damocles encima, y al final se recauda menos. Hay cosas que se deberían pensar un poco, porque esa subida tan espectacular ha sido horrorosa. Siempre en los Goya mantenemos la discusión sobre el papel de la gente del cine en la sociedad. ¿Deben ustedes pronunciar discursos políticos? Cada uno debe hacer lo que le salga del alma. A mí no me sale. Creo que tengo una influencia especial en la gente, pero no por mi sapiencia política, la tengo porque les he hecho reír y porque les he hecho llorar. Le diré que todos los políticos me caen fatal. Estoy sorprendida de la cantidad de chorizos que hay en este país. Es una vergüenza... ¿Prepara su regreso al teatro? Este año voy a hacer una comedia de Miguel Mihura, que estreno el 13 de diciembre en el María Guerrero. Me apetece mucho, pero me da mucho susto. Hace más de 40 años que no hago teatro, ¡y no me habéis visto ninguno! Pero ese miedo, ¿de dónde viene? Del tiempo que hace que no lo hago. Así como en cine nunca me pongo nerviosa, recuerdo que en el teatro, antes de empezar la función, se me ponía el escote colorado de los nervios. ¿Por qué no dirige? Porque no me apetece ser la jefa de nada. Lo tengo clarísimo. Es lo último que se me pasa por la cabeza. No po- La actriz, ayer en San Sebastián, en el momento de recibir el Premio Donostia Regreso al teatro El 13 de diciembre estreno en el María Guerrero una comedia de Mihura. Me da mucho susto. Hace más de 40 años que no hago teatro Premios Yo me hubiera dado muchos menos premios de los que he recibido dría ser jefa. Mataría a alguien. ¿Sabe lo fácil que es ser actriz, llegar a un rodaje, que te pinten y decir tu letra? ¡Es mucho más cómodo que estar atendiendo a las preguntas de todo el mundo! Ni directora ni jefa de producción. ¿Y escribir? Eso no lo sé. A lo mejor un día me animo y escribo un librito muy chiquitín que se llame algo así como Consejos prácticos para rodar Nunca me metería en cosas psicológicas. En plan llévate las zapatillas de tu casa O cómo hacer una entrevista, que úl- timamente veo a muchos actores jóvenes que no saben hacerlas. Daría clases de eso. O cómo debes estar en un rodaje, que hay que llegar limpita y no llenarse el estómago la noche anterior, que hay que dormir. ¡Cosas tontas! En el cine lo que me parece menos difícil es hacer el papel; lo más difícil es la relación con todos los que te rodean. Hay cosas que no se aprenden más que rodando. En las entrevistas tiene fama de decir lo que piensa. ¿Por qué el resto de actores no lo hace? ¡Ah! No es asunto mío. Uno de los problemas es querer quedar fantástica o hacerte la profunda. Es complicado. Y hay que comprender que es una parte del trabajo, y que es vuestro trabajo también. Si no se trata bien a un periodista que viene siete minutos a verte desde no sé dónde, esto no funciona. Estamos vendiendo un producto, no escribiendo libros de filosofía. Fotogalería de la jornada de ayer en el Festival de San Sebastián