Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ABCdelDEPORTE Baloncesto Eurobasket LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es deportes ABC La generación de oro rescata un bronce La selección se impone con claridad a Croacia, engorda su palmarés y regresa del Eurobasket de Eslovenia con la ilusión intacta GUILLERMO D. OLMO ENVIADO ESPECIAL A LIUBLIANA 92 ESPAÑA Ricky (6) Calderón (8) Rudy (8) Claver (16) M. Gasol (17) Aguilar (0) S. Rodríguez (2) X. Rey (4) S. Emeterio (5) Llull (21) Gabriel (5) 66 CROACIA Ukic (12) Simon (3) Bogdanovic (22) Saric (6) Tomic (1) Andric (2) Draper (5) Rudez (5) Zoric (8) Delas (2) O era el bronce o era la nada. Y la España de oro no se merecía lo segundo. La selección demostró ante Croacia que los campeones tienen orgullo y rescató un metal que podrá aplicarse en la herida de su ego herido. El bronce, aunque pueda resultar una baratija ante la concentración áurea de los últimos años, vale más de lo que parece a simple vista. Sobre todo porque sirve para mantener en pie la credibilidad de un grupo al que las bajas obligaron a concurrir a este Eurobasket con una sensación con la que no está familiarizado, la de ser vulnerable. Supieron convivir con ella y el bronce es el premio para un bloque que tiene como principal activo su cohesión sin fisuras. Faltaron las estrellas, pero siempre hubo un equipo. El tercer puesto en el podio le sabe a poco a los mal acostumbrados seguidores españoles, pero Liubliana lleva dos semanas llena de gente que mataría por él. La selección arrancó el partido que nunca hubiera querido jugar como ha venido haciendo durante el campeonato. Enchufada en defensa, con Ricky Rubio y José Calderón agitando frenéticamente el molinillo de sus manos para robar el balón y propiciar el contraataque que este equipo lleva en su ADN desde los tiempos de Carmelo Cabrera. Croacia, que ha llegado muerta al último día del torneo, no tardó en empezar a boquear ante el acoso. Ya en el primer cuarto, los de Orenga, que acertaban a completar en cada posesión óptimas circulaciones de balón, se marchaban por diez puntos gracias a una canasta de Claver, que ayer corroboró que progresa adecuadamente. Nunca será un líder, pero sí un notable jugador. Con el 14- 4 surgió la figura de Bojan Bogdanovic. Cinco puntos consecutivos del escolta acercaron a los croatas. Pidió cada balón y vio el aro como una piscina cada vez que ejecutó su elegante tiro en suspensión. Una vez más, al edificio de Orenga le empezaban a salir goteras en el perímetro. Como con Dragic, como con Spanoulis, como con Parker. Bogdanovic, que debía haber visto los partidos anterio- 1 C 23- 18 2 C 47- 36 (24- 18) 3 C 63- 48 (16- 12) 4 C 92- 66 (29- 18) ÁRBITROS Lottermoser (Ale) Christodoulou (Gre) Latisevs (Let) Descalificaron a Zoric por faltas personales. INCIDENCIAS Partido por el tercer y cuarto puesto del Europeo, disputado en el Stozice Arena de Ljubljana. LA FIGURA Sergio Llull El balear completó con 21 puntos su mejor actuación en el último partido del torneo. ple desde la esquina de Damjan Rudez colocaba el 17- 16. España sobrevivía gracias a sus más diversas fuentes. Como los buenos inversores, España tiene el capital en diferentes carteras. Calderón anotaba de tres, Marc Gasol percutía con mesura pero regularidad en la pintura y Ricky Rubio seguía dándole vuelo a una muñeca a la que será un placer conocer en las grandes noches. Así, con un poco de todos, el equipo español avanzaba pero no terminaba de abrir la brecha definitiva. El fantasma del temido final igualado flotaba en el ambiente. Pero entonces apareció en el partido su héroe inesperado. Sergio Llull, que no había destacado en ningún partido anterior, sacó de la maleta la capa de Superman, y envuelto en ella se puso a clavar triples como si estuviera poseído por el espíritu de Drazen Petrovic. Ventiló la primera parte con un sorprendente 4 de 6 desde la línea de tres y terminó de saltarle los puntos de la ceja al equipo croata. La exhibición del balear minimizó los daños de una defensa que concedió al rival un 56 en tiros de campo en la primera parte y, con un triple sobre la bocina que señalaba el descanso, derramó un jarro de agua fría sobre las esperanzas de remontada para los croatas (47- 36) Se agotó Bogdanovic En la segunda parte, a Bogdanovic el cansancio le apagó el talento y Gasol se cebó con el pusilánime Ante Tomic. Como el león con el cadáver de la gacela, el jugador de los Grizzlies se recreó con cada emparejamiento en el poste con el barcelonista. Solo su sangre de horchata explica que un tipo de sus condiciones dispute apenas un cuarto de hora en el encuentro en el que su país se jugaba su primera medalla europea desde los tiempos de Kukoc, Radja y compañía. Repesa tiró de Luka Zoric, que cumplió con dignidad. Pero ni con todo su LO MEJOR El compromiso de los españoles. El del bronce es un partido difícil de jugar. LO PEOR La defensa del perímetro de nuevo. La sensación de que el oro era posible. res, se creyó por momentos capaz de revivir la pesadilla española. Hasta que se quedó sin gasolina. Impulsado por su mejor anotador en el torneo, el equipo de Jasmin Repesa se acercó a solo un punto. Un tri- oficio le alcanzó para derrocar la dictadura de Marc en la pintura. 17 puntos y 8 rebotes serían los números finales del hermano pequeño. Sin nadie que tomara el relevo de Bogdanovic, Croacia terminó por descomponerse Francia reina por fin en Europa Tony Parker vivió por fin su gran momento con la selección francesa, a la que guió hasta el título en el Eurobasket. Los franceses se impusieron en la final a Lituania por un holgado 80- 66 y el base de los Spurs, tres veces campeón de la NBA, cumple así el sueño tantos años perseguido de hacer campeones a los bleus Roto el techo de España en las semifinales, el equipo de Vincent Collet se impuso con comodidad a los lituanos, gracias a los 17 puntos de Nico Batum, al que Parker cedió esta vez el protagonismo anotador, conformándose con una moderada docena. También destacó Boris Diaw con 15 puntos y seis rebotes. En el bando lituano, los 20 puntos de Kleiza y los 19 de Kalnietis resultaron insuficientes para frenar a la orquesta de Parker. Ya en el segundo cuarto, el asunto estaba encarrilado. Ante una puesta en escena decepcionante de los lituanos, Francia se aprovechó y se fue al descanso con 16 puntos de renta. Demasiada para que la dejara escapar un equipo que había convertido en una obsesión desplazar a España de la hegemonía continental. Por primera vez en mucho tiempo, los franceses pudieron contemplar a los de rojo desde lo alto del cajón.