Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es deportes ABCdelDEPORTE 41 Jornada 5 Liga BBVA LOS CAMBIOS ISCO, brillante En la primera parte apenas apareció, pero en la segunda subió su ritmo y mató el partido. KHEDIRA, lúcido En un partido trabajado en la mina, lució como nunca y fue de los mejores. ILLARRA, intermitente Su calidad y colocación suplen su puesta a punto, que aún no es la ideal. BENZEMA, discutido Lo intentó, pero erró mucho ante el gol y no pudo evitar el cuchicheo de la grada. RONALDO, peligroso Cuando no le salían las cosas insistió hasta que se salió con la suya. Es un peligro. MODRIC, inquietante Buenos últimos pases MORATA, bullidor Remates en poco tiempo JESÉ, rápido Peligroso con su velocidad MI VERDAD HUGHES LA PRUEBA DEL NUEVE Un Carvajal es lo que necesita Benzema para demostrar que es nueve y no ocho y medio L OSCAR DEL POZO apenas apareció en esta primera parte y los amagos de Benzema encontraron el run run de la grada, que cada vez es más insistente y más inquietante para el francés, devorado por la gigantesca sombra que destila su presunta indolencia. No hubo noticias del Getafe en la continuación. Sí de Isco, que se metió en el partido y ahí se acabaron los azu- lones, que parecieron dormidos. Marcó un golazo el malagueño y aquello olía a goleada porque los del sur rindieron las pocas armas que aún tenían. El encuentro se quedó para el juicio del Bernabéu a Benzema, al que la grada mira con lupa inquisidora. Ahí, los compañeros le echaron una mano. A cada fallo del francés, que tuvo muchos a pesar de su buena voluntad, bra- ceaba Arbeloa pidiendo aplausos y no pitos. Se le unieron algunos más y el gesto evitó un linchamiento moral. Eso sí, el run run siguió a la salida... Las mejores imágenes del partido en el Santiago Bernabéu ateral pasador busca nueve para lo que surja. O de otra forma: Benzema tiene de rematador lo mismito que Kiko Rivera de violinista. Luego sacan a Morata, que parece un actor español protagonizando el biopic de Morientes y ya se desespera uno y da por bueno hasta a Jesé, que iba peinado como si un sobrino le hubiera pasado un micromachine por el occipital. Carvajal nos devuelve la alegría del centro. La conexión pasador- rematador hizo rugir al estadio (rugir quizás sea mucho decir) porque lo que le gusta es el juego por las alas. Ni contras ni toques. Bandas y canteranos, con eso los compromisarios bailan la conga. Míchel y Gordillo nos hicieron madridistas, pero ahora Gordillo jugaría de interior derecho, corriendo hacia el árbitro. Di María, por ejemplo, que está que cansa verlo, corre muchísimo, pero nunca corre en posición de extremo. Y un pasador que meta la rosquita, o sea, un Carvajal es lo que necesita un nueve para demostrar que es nueve y no ocho y medio, que es lo que es Benzema, aunque ayer hiciera el esfuerzo de comparecer al remate, que ya se sabe que fallar es lo primero que tiene que hacer un delantero. Pero se le ve que va a los remates por huir de la pitada, no porque se lo pida el cuerpo. Así que los centros de Carvajal pusieron en evidencia al francés, que por el humo se sabe dónde está el fuego y por el centro se nota dónde está el nueve. Benzema, futbolista maravilloso y un poquito escarchado, no es un nueve genético. Pedirle la bravura pecholobo del goleador a base de pitidos es poco inteligente y hasta cruel. Cualquier día se gira el francés y silba también a la tribuna pidiendo que se convierta en barra brava.