Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es internacional ABC Casi cien muertos en el mayor ataque anticristiano en Pakistán Al Qaida emerge tras el atentado de dos kamikazes en una iglesia de Peshawar FRANCISCO DE ANDRÉS Los muertos en el peor atentado cometido hasta la fecha contra los cristianos de Pakistán superarán posiblemente el centenar. Dos terroristas suicidas hicieron estallar ayer sus explosivos a la salida de la iglesia de Todos los Santos de Peshawar, al término del servicio dominical, en lo que las autoridades calificaron de auténtica carnicería La cifra oficial de muertos, a última hora de la tarde, se estimaba en 78, pero muchos de los 120 heridos se encuentran en situación muy grave y se teme que los fallecidos superen ampliamente el centenar. Había indicios de que los grupos yihadistas preparaban un atentado contra otras minorías religiosas de Pakistán- -hasta ahora las franquicias de Al Qaida se han centrado en la minoría musulmana chií, cerca del 20 por ciento de la población- pero nadie podía sospechar esta magnitud. Todas las pistas apuntan a los movimientos rebeldes del noroeste de Pakistán, muy conectados con los talibanes afganos. A principios de este mes, el primer ministro Sharif les ofreció abrir negociaciones de paz. Los líderes talibanes paquistaníes rechazaron de palabra el plan, y pusieron como condición la retirada de las tropas de los territorios levantiscos y la liberación de presos islamistas. El atentado de ayer contra la iglesia de Todos los Santos ha sido la respuesta más explícita a los planes del Gobierno. Algunos grupos de cristianos de Peshawar protestaron en las calles y quemaron material de la Policía, a la que acusan de falta de protección. Hubo manifestaciones en otras ciudades del país donde habitan los más de tres millones de cristianos (en su mayoría católicos y anglicanos) sin consecuencias. La cólera y preocupación de los cristianos paquistaníes se combina con una aceptación estoica de su suerte como ciudadanos de segunda. Nadie espera una reacción internacional significativa- -afirma un diplomático europeo de Islamabad, que pide el anonimato- pero es triste; ¿se imagina la reacción que provocaría un ataque de esta naturaleza un viernes en la mezquita de la M- 30 de Madrid, con el resultado de un centenar de musulmanes muertos? Bo Xilai, ayer, en el juzgado AFP CHINA Cadena perpetua para Bo Xilai por corrupción y abuso de poder PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Familiares de una de las víctimas, en los funerales en Peshawar EFE EN LA TIERRA DE LOS PUROS Ciudadanos de segunda a merced de la ley de la blasfemia Pakistán, literalmente la tierra de los puros está comprometido desde su creación en 1947 con la protección de las minorías no musulmanas, la más importante de ellas la cristiana, que suma alrededor del 2 por ciento de sus 180 millones de habitantes. El sambenito de impuro convierte de hecho a los cristianos, y en particular a los católicos, en ciudadanos de segunda categoría en la única potencia nuclear musulmana del mundo. Los cristianos paquistaníes ocupan los puestos más humildes de la escala social y laboral, y normalmente viven en barrios deprimidos de las grandes ciudades. A la discriminación social, que muchos cristianos paquistaníes han asumido de modo admirable, se suman los ataques del populacho causados con frecuencia por falsas acusaciones de insultos al islam. La ley de la blasfemia que permite llevar a los tribunales a los acusados de injuriar a Mahoma, se mantiene en pie en el país pese a las protestas de grupos de derechos humanos. Los casos más conocidos en Occidente, el de la cristiana Asia Bibi- -condenada por beber del mismo pozo que sus vecinas musulmanas- la quema de un barrio cristiano tras correr el rumor de que había quemado ejemplares del corán, o el asesinato del único ministro cristiano, son las puntas más conocidas de un iceberg que, con el ataque de Peshawar, cobra una nueva dimensión política. Fotogalería de imágenes del atentado en Peshawar Bo Xilai, el popular dirigente chino juzgado por corrupción, fue condenado ayer a cadena perpetua por aceptar sobornos, apropiarse de dinero público y abuso de poder. El tribunal reiteró los cargos y rechazó que las confesiones durante los interrogatorios de Bo Xilai se hubieran conseguido mediante coacción. Los jueces también negaron, como argumentó Bo Xilai, que el testimonio de su esposa, Gu Kailai, incriminándolo se debiera a sus problemas mentales. Lo más probable es que Bo Xilai apele el fallo. Durante los cinco días que duró el juicio, el carismático político chino negó sistemáticamente haber aceptado sobornos por valor de 21,8 millones de yuanes (2,67 millones de euros) y haberse apropiado de otros cinco millones de yuanes (621.000 euros) de una obra pública. Además, refutó los cargos de abuso de poder que le imputaba la Fiscalía por intentar encubrir el asesinato de Neil Heywood, el socio británico que le ayudaba a evadir su fortuna. Por dicho crimen, su esposa, Gu Kailai, fue condenada a muerte en agosto del año pasado, pero la sentencia quedó suspendida 24 meses, lo que suele equivaler a cadena perpetua. Bo Xilai era una de las figuras más populares del acartonado régimen chino y, según un diplomático español, un político que ganaría elecciones en una democracia Hijo de uno de los Ocho Inmortales que abrió China al mundo junto a Deng Xiaoping en los años 80, al principito Bo Xilai se le auguraba un brillante futuro tras una carrera meteórica.