Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es ABC Artur Mas y su mujer, Helena Rakosnik; su hermano Juan Antoni ha multiplicado por 60 la facturación de su empresa a la Generalitat FEFE Los cuñados del nacionalismo La familia y uno Mas JAIME GONZÁLEZ La Cataluña que en sueños dibuja el nacionalismo es más un Estado onírico que un Estado de Derecho: no hay armazón jurídico, político, económico o social, sino un boceto cargado de ilusorio simbolismo más propio de Magritte. Todo es una mezcla de surrealismo y futurismo, como si Artur Mas fuera la fusión perfecta de André Breton y Filippo Tommaso Marinetti. ¿Por qué deberíamos cuidarnos las espaldas si queremos derribar las puertas de lo imposible? se preguntaba este último sobre el promontorio más alto de los siglos El Manifiesto Futurista se quedó en nada, no porque Marinetti no fuera capaz de seducir con su discurso, sino porque nadie puede derribar las puertas de lo imposible. Lo imposible es la Cataluña que en sueños dibuja Artur Mas, que se parece mucho a L empire des lumières el cuadro de Magritte en el que coexisten un cielo diurno y una ciudad nocturna, con ventanas iluminadas y farolas encendidas. Esa es la Cataluña onírica, pero la real es la que encarna la familia de Artur Mas, cuyo cuñado según informa hoy ABC fue fichado en octubre de 2009 por el Grupo Seidor, una pequeña empresa que pasó de facturar 5,3 millones de euros a la Generalitat entre 2006 y 2009 a 323 millones entre 2011 y 2012 (sesenta y cinco veces más) ya con Artur Mas al frente del Gobierno catalán. Joan Antoni Rakosnik Tomé es director de Calidad del Grupo Seidor, pero tiene su despacho en la Consejería de Territorio y Sostenibilidad. El boceto de la Cataluña independiente es como un cuadro de Magritte, pero la Cataluña actual es como un lienzo de Antonio López: de un hiperrealismo doliente. Mientras con una mano el nacionalismo pinta un Estado onírico, con la otra ha logrado completar su obra magna: una República independiente solo al alcance de unos pocos. La familia de Artur Mas sí que ha alcanzado su sueño. Ya ha ejercido su derecho a decidir Ya es plenamente soberana.