Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 3 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 59 Presentación de Gareth Bale Fútbol tenía desde los diez años De Luton al Bernabéu EL DÍA 1 VUELA DESDE LUTON Florentino Pérez tenía firmado el fichaje a las 19.37 horas del domingo. Bale tomó un vuelo privado desde el aeropuerto de Luton a las 22: 31 horas. LLEGA A LAS 2: 30 HORAS DEL 2- S Gareth, haces realidad el gran deseo de tu niñez le dijo Florentino Estaba nervioso, en el teatro de sus sueños, el de su ídolo, Zidane TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID Gareth aterriza en Madrid de madrugada y se marcha al hotel a descansar. Le espera una larga jornada. RECONOCIMIENTO, 9: 30 HORAS El galés acude a la clínica Sanitas La Moraleja. Es un portento físico afirma Carlos Díez, jefe médico del Madrid. FIRMA Y PRESENTACIÓN, LAS 12 S Al mediodía firma su contrato por seis años. A las 13: 10 horas es presentado por el presidente ante treinta y dos mil espectadores. Ambos son ovacionados. RUEDA DE PRENSA, 14: 25 HORAS Bale habla a medios de todo el mundo. Come A las 15: 15 horas. u pijama del Real Madrid tiene bolitas. Hoy no le vale. Se lo compraron cuando tenía diez años, después de dar la tabarra a sus padres. Siempre recordará aquella vestimenta nocturna que abrigaba sus ilusiones. Aquel año, el 2000, el Real Madrid ganó su octava Copa de Europa, con el golazo de Raúl ante Cañizares y Djukic. Y el de Morientes. Y el del inglés McManaman. El dueño del pijama, Gareth Bale (Cardiff, 16- 7- 1989) lo celebró en casa, ante la tele. Quería ser futbolista. Y triunfar en un equipo histórico como el Real Madrid. El chaval pidió a sus padres que le compraran la camiseta del club de sus amores. Su foto con aquella camisola, con Teka como patrocinador, era una de las imágenes de la presentación de Bale en el Bernabéu. Florentino Pérez sabía que el galés era madridista de corazón y su anhelo por fichar albergaba el plus extra del sentimiento. Ayer se lo recordó en el palco: Gareth, cumples el deseo que tenías desde niño Cumplirá otro. Tocar el balón al lado de Zidane, hoy ayudante de Ancelotti. Porque el madridismo del mozalbete no era un capricho de la edad. Se enamoró del club. Y le conquistó la elegancia de Zinedine. El francés firmó por el Real en 2001. Y dejó para la eternidad, en 2002, el gol que define la grandiosidad histórica de la Champions. Gareth siempre soñó con marcar un gol así en una final y con el Madrid. Ahora podrás hacerlo realidad le decían los profesionales de la casa blanca. Y trabajar al lado de Zizou. Curtido en mil batallas futbolísticas, Gareth reconoció que se encontraba nervioso antes de comenzar su presentación pública. La causa es que su amor por el Madrid era, es, real, Real, cierto. El cumplimiento de este sueño no era un tópico. Entró por las escalera del palco y al observar el Bernabéu echó la vista trece, doce, once años atrás. Todos sus retos se hacían verdad. La oportunidad de la vida que tan pocas personas pueden disfrutar. De noche se habría llenado Pero Bale es un compendio de potencia y velocidad agarradas a una confianza que mueve montañas. Nada más ponerse en el escenario, pensó que esa era su casa de siempre y que era la hora de hacer realidad sus retos. Se sintió a gusto. Hay nada menos que treinta y dos mil espectadores mirándote a la una de la tarde del primer lunes de septiembre, nada más acabar las vacaciones le comentaban los hombres del Real Madrid. Si la presentación la hacemos de noche, verías el estadio lleno No se podía retrasar el acto, porque el futbolista debía marcharse a la concentración con su selección, Gales. No le asustó ni la presión de los aficionados, que lo esperan todo de él, ni la responsabilidad adquirida por ser el segundo fichaje más caro de la historia del fútbol, 90,5 millones de euros, solo superado por los 96 de Cristiano. Al revés. Saltó al césped de su admirado Bernabéu con el reto de hacer leyenda en ese campo. Estaba en el sitio donde siempre quiso estar. ¿Qué más puedo querer? Y se gustó con el balón en el teatro de sus sueños, el escenario donde su ídolo, Zidane, encandiló a medio mundo. Su objetivo es escribir ahí, en esa hierba, páginas similares a las de ZZ Pero si este escudo es mío El presidente del Real Madrid le habló de la exigencia de este club. El galés no está preocupado por el listón que ha puesto a su carrera. Es el que necesitaba. Sus condiciones son máximas. Y su cariño por la casa es un dato clave. No es un extranjero en el Madrid. No es un extraño en un nuevo equipo. ¡Este escudo es mío! adujo cuando le pidieron que lo besara. Lo besó como la española, que cuando besa es que besa de verdad. Lo besó a tornillo. Diez segundos, girándose y mirando a cada uno de los cuatro lados del estadio. Casi lo ahoga. Así gustan los jugadores al madridismo. Intensos. Se negó a entrenar en el Tottenham para venir aquí, porque Levy le prometió dejarle marchar. Tiene personalidad. El Madrid exige futbolistas con este ADN. Besó el escudo a tornillo No necesitaba que se lo pidieran. Lo besó durante diez segundos, mirando a los cuatro lados del estadio ¿Qué más puedo querer? Superó los nervios. Estaba en el sitio donde siempre quise estar, en el campo donde deseo triunfar REUTERS