Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL MARTES, 3 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es internacional ABC Los presidentes francés y norteamericano, Hollande y Obama, en una reunión el año pasado en la Casa Blanca AFP Hollande presenta sus pruebas contra Assad para convencer a los franceses Mañana se reúne la Asamblea para debatir sobre el ataque a Siria con una clase política y opinión pública contrarias JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS F rançois Hollande ha difundido un documento confidencial del contraespionaje militar francés describiendo minuciosamente el funcionamiento del arsenal químico de Siria, y su utilización militar contra civiles en varias ocasiones, culminando con la matanza de 1.500 hombres, mujeres y niños el 21 de agosto pasado. Jean- Marc Ayrault, primer ministro, dio la primicia de ese documento a los representantes de las fuerzas parlamentarias que participarán en el gran debate, sin voto, en la Asamblea Nacional, este miércoles, cuando el Gobierno francés defenderá su decisión de intervenir militarmente en Siria. El artículo 35 de la Constitución de la V República francesa permite al jefe del Estado ordenar la intervención de las Fuerzas Armadas en el extranjero, sin necesidad de un voto en la Asamblea Nacional. Si la duración de esa intervención excede los cuatro meses, el Gobierno debe pedir la autorización del Parlamento (Asamblea Nacional y Senado) El presidente Hollande anunció hace días su decisión personal de intervenir militarmente en Siria, junto a los EE. UU. En nombre de su Gobierno, su primer ministro explicará el alcance y objetivos de esa posible intervención, que suscita grandes reservas en la opinión pública y buena parte de la clase política nacional. Con el fin de intentar combatir las reservas de la opinión pública y las críticas muy duras de la oposición (de izquierda, centro derecha y extrema derecha) Hollande tomó este lunes la decisión de publicar un informe de los servicios secretos, donde se describe de manera bastante minuciosa como el Assad ha usado armas químicas con- tra el pueblo sirio, aportando informaciones y argumentos. El espionaje francés ha estudiado restos de sangre, orina, tierra y municiones, y afirma: Los análisis confirman el empleo de gases tóxicos, armas químicas que habrían podido cobrarse unas 1.500 víctimas, entre las que hubo muchas mujeres y niños, durante los ataques del 21 de agosto pasado. El mismo tipo de pruebas existen de ataques realizados el pasado mes de abril. El aflujo masivo de pacientes en muchos hospitales de la región de Damasco- -continúa el documento confidencial de los servicios secretosconfirman el conjunto de nuestras informaciones Agregando: Solo el clan personal de Bashar el Assad controla la cadena de mando de las armas químicas, utilizadas por unidades militares alauitas de una alta fidelidad al régimen El informe del contraespionaje militar francés concluye de este Lo que dice la Constitución El presidente puede ordenar la intervención, salvo que ésta exceda los cuatro meses de duración modo: Nuestros análisis técnicos confirman que el Ejército sirio bombardeó las zonas víctimas de los ataques químicos, con el doble fin de retrasar la llevada de los inspectores de la ONU y de destrucción de pruebas. La provocación de incendios estaba destinada a purificar la atmósfera. La oposición siria no tiene capacidad para realizar operaciones de ese tipo El programa de armas químicas de Siria es una de las principales amenazas de proliferación de armas de destrucción masiva, cuya reducción es uno de los objetivos estratégicos de la defensa de Francia, reafirmada en el último Libro blanco sobre la defensa y la seguridad nacional. El stock de armas químicas de Siria es uno de los más importantes del mundo El presidente Hollande espera que la difusión masiva de tal documento confidencial permita desactivar las críticas de la oposición política que denuncia su amateurismo y las reservas de una opinión pública muy reticente contra una intervención militar que Hollande presenta como disuasiva y preventiva destinada a forzar una negociación política