Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN COSAS MÍAS PUEBLA MARTES, 3 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es opinion ABC EDURNE URIARTE EL ARMARIO COMUNISTA No hay que hacer trabajo alguno de investigación periodística para localizar a los protagonistas. Están en los actos y páginas oficiales D IVERSOS medios de la izquierda se han indignado estos días por la localización en las redes sociales de algunas fotografías con símbolos franquistas exhibidos por miembros de Nuevas Generaciones del PP. Había que hacer un esfuerzo para localizar las imágenes y para identificar a los protagonistas, incluso para confirmar su autenticidad, dado lo aislado y marginal de los casos. Un trabajo que dichos medios han realizado con entusiasmo pues no hay noticia que pueda excitarles más que una bandera preconstitucional localizada entre las filas de la derecha. De ahí que dichas banderas hayan ocupado sistemáticamente sus portadas cada vez que han aparecido en una manifestación de la derecha aunque fueran dos o tres en una manifestación de cien mil. Alguno ha expresado tal entusiasmo titulando que la derecha ha salido del armario para exhibir su naturaleza fascista. Divertida expresión si tenemos en cuenta que la izquierda está salida del armario desde siempre pues nunca hizo esfuerzo alguno por ocultar su auténtica naturaleza. Del armario de disimulo comunista, en este caso. Si el PSOE tuviera que expedientar o expulsar a los salidos del armario comunista, como dice NNGG que va a hacer con los del armario fascista, tendría que echar a una buena parte de los militantes. E IU, a todos, por entusiastas declarados del comunismo, con todos los símbolos incluidos. El PSOE no daría abasto con los expedientes, comenzando por los que tendrían que abrir a casi toda la dirección que canta la Internacional y levanta el puño cada que vez que celebra algo. No hay que hacer trabajo alguno de investigación periodística para localizar las fotografías y a los protagonistas. Están en los actos y páginas oficiales, y, en sus manifestaciones, lo difícil es localizar precisamente la bandera constitucional. De las otras, empezando por la republicana, las hay a patadas, como para llenar cientos de portadas de los medios de la derecha. Cosa que los medios de la derecha practican poco, quizá por la falta de novedad que hay en el asunto, de tan repetido. O por influencia de la idea de normalidad que da la izquierda a lo de su armario comunista. El PP se pega un susto cada vez que encuentra alguna bandera preconstitucional entre sus filas. Pero el PSOE está encantado con las suyas. ¿Un expediente? ¿Una expulsión? Todo lo contrario. Al próximo mitin socialista, a exhibirlos y a alentarlos, por apasionados y por revolucionarios. Lo que me lleva a pensar que está muy bien esto de que la derecha controle a sus cachorros nostálgicos del franquismo, pero que lo haga con una petición paralela de expedientes a toda la dirección socialista por sus puños y gestos comunistas. No vaya a ser que contribuya a lo de siempre, a la extensión de la idea progresista de que el fascismo es muy malo, pero el comunismo es, sin embargo, inocuo, hasta estupendo. VIDAS EJEMPLARES LUIS VENTOSO ¿A QUIÉN CREER? El caso Bárcenas se va quedando en una cuestión de credibilidad A información fluye vertiginosa. La catarata es tal que la mayoría de la audiencia se queda con los titulares, sin cotejar su veracidad. La llamativa exclusiva que alborota España una mañana puede resultar una falacia en horas, sin que el público se percate de que hubo de ser rectificada. Utilizando las efectistas prácticas del amarillismo, algunos medios reiteran titulares sonoros y logran su objetivo (dar que hablar) sabedores de que el futuro desmentido, publicado entre líneas, pasará desapercibido. Pero los periodistas profesionales sí están obligados a rastrear la veracidad de las revelaciones de algún competidor. Al hacerlo, asombran las reiteradas falsedades que divulga, sin rigor alguno y hasta con lecciones deontológicas. El más conspicuo practicante del desmentido de sus propios éxitos es, precisamente, quien está utilizando a Bárcenas como ariete para intentar derribar a Rajoy y masajear así su ego. Dado que el caso polariza el tertulianismo (las televisiones progresistas ya no tienen otro tema) resulta obligado repasar algunos ejemplos del buen hacer de quien se ha convertido en jefe de prensa de Bárcenas para salvar a España de Rajoy. El pasado enero reveló en portada que el número dos de Ignacio González era el muñidor del Gürtel en Madrid. Noticia falsa, que desmintió cinco días después en un suelto. Otra exclusiva: el etarra Troitiño localizado en una urbanización de Venezuela. Lástima que se encontrase en Londres. Un informe de la UDEF destapa que Mas tiene cuentas en Suiza. La UDEF re- L plica que no ha hecho tal informe y de la historia nunca más se supo. Un directivo del Samur es un violador en serie. El directivo resultó ser un conductor de una subcontrata. Ortega compra a su hija un caballo por más de diez millones. No había pagado ni dos. Es igual. La noticia impactante de hoy tapa el bluf de la de ayer. Una espiral tan amena como insalubre para la atmósfera pública. Me temo que el asunto Bárcenas va más o menos así: -Los principales partidos (todos) incurren en campaña en gastos que superan sus ingresos regulares. Así que en ocasiones recurren a donaciones opacas o a malas prácticas contables. El PSOE está condenado por ello. También Unió. Convergencia tiene hasta su sede embargada. España no ha resuelto en absoluto la financiación de los partidos. -Si Bárcenas, tesorero del PP varios lustros, aparece con 48 millones en Suiza, algo se hizo mal en la contabilidad del partido y parece obvio que hubo prácticas lamentables. -Bárcenas está en la cárcel y los que lo echaron fueron los actuales dirigentes, que ni lo trajeron ni lo alzaprimaron. -El PP ha manejado el caso mal. Petición tardía de disculpas. Explicaciones zarrapastrosas e inexactas sobre el despido. Indecoroso borrado de archivos. Debería haber acometido una regeneración nada más conocerse la fortuna amontonada en Suiza. -Los especialistas creen que judicialmente el caso puede quedarse en nada, pues si hubiese materia sancionable, ya habría prescrito. -Rajoy no va a irse por el acoso de un periodista que le tiene inquina. Continuará (salvo impedimento judicial) Máxime cuando la economía mejora. Políticamente, ha heredado a Bárcenas, que data de todos sus predecesores al frente del PP. -Con un pulso secesionista gravísimo y un alivio económico aún frágil, que Bárcenas polarice el debate es errado, lesivo y exagerado. Salvo que Ruz encuentre pruebas irrefutables, hoy todo se reduce a una cuestión de credibilidad. De un lado, el abonado a la rectificación; de otro, el presidente del Gobierno. Cayo Lara y Rubalcaba ya saben con quien están. Pero parece improbable que su opinión coincida con la del público de centro- derecha.