Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 17 DE AGOSTO DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 53 Medalla de Oro Aleksandr Menkov (Rusia) Saltos 1. 8,14 2. 7,96 3. 8,52 4. 8,43 5. 8,56 6. nulo Las 15 mejores saltadores de todos los tiempos Atleta Mike Powel Bob Beamon Carl Lewis R. Emmiyan L. Myricks Erick Walder D. Phillips I. Saladino Iván Pedroso L. Tsátoumas S. Thompson J. Beckford Yago Lamela Menkov L. Dombrowski Salto Lugar 8,95 8,90 8,87 8,86 8,74 8,74 8,74 8,73 8,71 8,66 8,63 8,62 8,56 8,56 8,54 Tokio Méjico Tokio Tsakhkadzor Indianápolis El Paso Eugene Hangelo Salamanca Kalamata Linz Orlando Turín Moscú Moscú Año 1991 1968 1991 1991 1987 1988 1994 2003 2009 2008 1995 1997 1999 2013 1980 Aprender de la derrota ANÁLISIS JOAN LINO MARTÍNEZ 8,45 8,50 8,55 Eusebio Cáceres A un centímetro de la medalla EFE gundo salto se situó primero, por encima de un Menkov que aún estaba calibrando la distancia. Fue un intento notable, pero poco ajustado. Se quedó muy lejos de la tabla. Detalles. A Cáceres le cambió el semblante cuando Menkov voló en su tercer intento. El ruso, jaleado por el público del estadio Luzhniki, se fue hasta los 8,52 metros. El oro estaba sentenciado, aunque su festival no había hecho más que comenzar. La plata parecía un mal menor para el saltador español, un recién llegado a la élite, con mucho recorrido aún por delante. Con la mejora, llegó el principio del fin para él. Uno de los veteranos de la final, Ignisious Gaisah, recién nacionalizado holandés, quiso regalar a sus nuevos compatriotas el mejor concurso de su vida a los 30 años para desgracia de Cáceres, que se veía relegado al tercer puesto tras la cuarta ronda de saltos. El atleta español seguía en el podio, pero daba la sensación de que si no mejoraba tardaría poco en salir de ahí. La final, una de las mejores de los últimos tiempos, dejó a seis atletas por encima de los 8,20 metros y uno de ellos- -el mexicano Rivera- -aprovechó su quinto salto para superar a Cáceres. Tocaba tirar de épica. Superar los límites. Lo buscó el alicantino, que se quedó a un centímetro del bronce con su quinto vuelo, fiando toda su suerte al último. Ahí, con Menkov celebrando el oro a sus espaldas, Cáceres lo tuvo. Se elevó más que en ningún otro, descontrolado en la caída. Su mirada se quedó fija en el foso hasta que los jueces confirmaron que no era tan largo como quería. Estoy feliz, pero me quedo bajo de ánimo. Otra vez me he quedado a un centímetro reconocía el español, hundido por la fuerza de un detalle. Emoción final de Moscú. Esas que ayer se le volvieron a escapar por esa distancia mínima que empieza a ser una pesadilla para el alicantino. Cáceres llegaba a la final con la mejor marca de todos los atletas. Un 8,25 que habría sido plata en Londres y que auguraba un concurso brillante para él. Lo fue, con todos sus saltos válidos por encima de los ocho metros. Uno de ellos, incluso, por encima de esa distancia (8,26) pero que fueron insuficientes para que saliera de la capital rusa con una presea colgada del cuello. Se le escapó por un centímetro. Un suspiro. Tardará en olvidarse de esta final. Soñará con ella. Con esos detalles que le separaron de la gloria que durante mucho tiempo acarició. Porque Cáceres empezó fuerte. En su se- uede que este cuarto puesto le parezca el peor resultado del mundo, pero Eusebio Cáceres tiene que ser positivo. Es de las derrotas de lo que más se aprende. Mucho más que de los éxitos. Cuando pasen unos días, se dará cuenta de lo que ha hecho. De lo lejos que ha llegado con apenas 22 años y del gran porvenir que tiene por delante y que podrá verse en los próximos Juegos Olímpicos. En la final se ha visto que la longitud vuelve a despegar. Tener a seis atletas por encima de los 8,20 es algo casi inédito en los últimos tiempos. Un signo de que poco a poco esta prueba se está renovando y que Cáceres es uno de los jóvenes que aspiran a todo en un futuro cercano. Sólo Gaisah, que ya compitió conmigo en los Juegos Olímpicos de Atenas donde fui bronce, se ha colado entre esta nueva generación firmando el mejor concurso de su vida. Para los que amamos la longitud, ver saltar a Menkov es una auténtica delicia. Es un atleta que tiene una técnica espectacular y que ha sido muy superior a todos los demás, dando un festival ante su público. Saltar por encima de 8,40 en tres ocasiones e igualar el récord de España de Yago Lamela son sólo dos muestras de su exhibición. A Cáceres le ha faltado creérselo un poco más. No digo que le falte confianza, pero sí que le he visto algo atrancado. Sin pensar que realmente podía volar por encima de los 8,30 que ya había logrado esta temporada. Él suele estar mucho más cerca de la tabla de lo que estuvo ayer, cuando le vi con problemas de talonamiento. Desde fuera es complicado explicar por qué se ha quedado fuera del podio. Un centímetro es una distancia tan pequeña, que no puede decirse que haya hecho algo mal. Es un detalle de esos que a veces te meten en el podio y otras, como ayer, te dejan fuera. A partir de ahora, Eusebio debe trabajar el aspecto mental para llegar bien preparado a las competiciones. El récord de Yago Lamela está en sus piernas, pero aún debe trabajar mucho. No me sorprendería que lo consiguiera, pero son palabras mayores. Si llegara hasta ahí, sería ya uno de los mejores de Europa y del mundo. Sólo le falta creérselo y que este cuarto puesto no le afecte. JOAN LINO, ÚLTIMO MEDALLISTA ESPAÑOL EN UNOS JUEGOS OLÍMPICOS P Las mejores fotos de la jornada del viernes en el Mundial de Moscú