Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 17 DE AGOSTO DE 2013 abc. es madrid MADRID 39 a 630 metros de altitud sobre el margen izquierdo del río Henares, entre los cerros del Ecce Homo y Malvecino. Su posición estratégica le permitió dominar el paso de la importante ruta de comunicación entre Toledo y Zaragoza. En el yacimiento se pueden observar los restos de los lienzos de muralla y las torres, junto a otros elementos singulares como una iglesia de factura mudéjar y aljibes de grandes dimensiones. La muralla árabe de Madrid, por su parte, es probablemente la construcción en pie más antigua de la capital. Se edificó en el siglo IX, durante la dominación musulmana de la península ibérica, y de ella solo se conservan algunos vestigios. Los restos con un mayor interés arqueológico se hallan en la Cuesta de la Vega, junto a la cripta de la Catedral de la Almudena. Han sido integrados en el parque de Mohamed I, llamado así en referencia a Mohamed I de Córdoba, considerado el fundador de la ciudad. La muralla, que abarcaba una extensión de nueve hectáreas, tenía tres puertas, además de un portillo que se ha descubierto recientemente en las excavaciones cercanas a la Plaza de la Armería, dentro del Palacio Real. Formaba parte de una fortaleza (dentro del sistema defensivo de atalayas que se extendía a lo largo del valle del Tajo) alrededor de la cual se fue desarrollando el núcleo urbano de Madrid. La huella árabe en la región Enclaves más importantes Los principales asentamientos árabes de la región se encuentran en la capital, Alcalá la Vieja y Talamanca del Jarama El origen de Madrid La historia de Madrid comenzó en una atalaya, alrededor de la cual se desarrolló el núcleo urbano Algunos nombres de origen musulmán revelan, en la toponimia madrileña, la presencia islámica en la región: Ajalvir poco ancho Almodóvar cerro redondo Aldovea la aldehuela Daralcalde casa del juez De la dilatada presencia árabe en la región se han conservado abundantes vestigios materiales, tanto en los asentamientos más importantes como la ciudad de Madrid o Talamanca del Jarama como en lugares habitados de carácter rural de menor entidad, situados preferentemente en los valles de los principales ríos madrileños. Hay que destacar, además, el notable conjunto de atalayas conservadas en los valles del Jarama y Guadarrama, integrado por las construcciones de El Berrueco, Torrelaguna, Venturada, El Vellón, Hoyo de Manzanares y Torrelodones. En el subsuelo de la ciudad también han pervivido parte de las infraestructuras de abastecimiento de agua construidas en época islámica. Son los qanates o viajes de agua, un sistema originario de Oriente Medio utilizado para la captación y el transporte de agua hasta los núcleos de población. La muralla de Madrid es quizá la construcción más antigua de la capital Los árabes se establecieron en la región, allá por el siglo VIII, siguiendo el curso del río Jarama, una de las vías de comunicación más importantes con el norte de la península, a lo que seguirían los asentamientos en los valles de los ríos Guadarrama y Henares. Del poblamiento disperso de los primeros momentos se pasó, a partir de la segunda mitad del siglo VIII, a la creación de núcleos de población de mayor entidad, como Qal at Abd al Salam (Alcalá La Vieja) o Qal at Jalifa, situada en las proximidades de Villaviciosa de Odón. Estos conviven con pequeños asentamientos de carácter rural ubicados en distintos puntos de la provincia, algunos ya ocupados en época visigoda. Mayrit La ciudad de Madrid (Mayrit, en árabe) tiene su origen en una atalaya en el valle medio del río Manzanares (siglo IX, donde hoy está el Palacio Real) que el emir Mohamed I ordenó construir, junto con las de Talamanca del Jarama y otros lugares del valle del Henares. Fortaleza de Alcalá La Vieja