Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 SOCIEDAD SÁBADO, 17 DE AGOSTO DE 2013 abc. es sociedad ABC 1 El usuario lleva u uari le ri ev pue pu sto un puesto un b biosensor, como nsor com si fuera un si fuera un fue par he parche. a ar 4 La caja de control se conecta por teléfono con una centralita de un sistema de emergencias. Para distinguir falsas alarmas, el sistema está equipado con un software de fusión de datos que permite analizar la naturaleza de la caída (con o sin impacto) y la postura del paciente. 3 2 Se colocan varios sensores inalámbricos en las paredes de la casa, muy similares a los utilizados en los sistemas de alarmas. Si el usuario sufre una caída, los sensores detectan la ausencia de movimiento y, de forma inalámbrica, envían una señal a la caja de control central que también se encuentra en la casa, similar a una antena de wi- fi. 5 de la centralita tra ra a intenta intentará conectar en c con el usuario l usu s por teléf or teléfono. Desarrollan un parche anticaídas que podría evitar 40.000 muertes Una empresa española participa del proyecto financiado por la UE Sólo en España se registran más de 25.000 caídas de personas mayores al año ANERIS CASASSUS MADRID Los sensores infrarrojos se localizan en las paredes como si se tratase de un sistema de alarma. Una antena, similar a la de una red de Internet wi- fi, capta los movimientos de la persona que transita por el interior del hogar. Eso es posible porque lleva en su brazo un pequeño parche que emite señales de movimiento a esa central. Así, si la persona se encuentra sola en la casa, se cae y queda inconsciente, la caja de control se conectará automáticamente por teléfono a un sistema de emergencias que podrá llegar a auxiliarla. De eso se trata Vigi Fall, un detector de caídas financiado por la Unión Europea pensado para personas mayores que cuenta en su desarrollo con la participación de la empresa española Inspiralia. La idea surgió de una universidad y una start up francesas que querían desarrollar un dispositivo para caídas que se pueda llevar en forma permanente. Ya existen pero son muy aparatosos e incómodos para las personas. Entonces el desafío fue diseñar uno que se pudiera llevar en la piel cuenta a ABC Ana Abril, coordinadora técnica del proyecto por parte de Inspiralia. La empresa española fue convocada para crear la tarjeta elec- trónica en miniatura que permite la comunicación inalámbrica entre el sensor de detección de caídas y el dispositivo de llamada a los servicios de emergencia, así como la pantalla que muestra el estado de la batería. Cambia de color cuando se descarga para que el usuario sepa cuando tiene que recargarla explica Abril. Este mecanismo se puede usar en la ducha y se alimenta con baterías de alto rendimiento. Una vez que el usuario se coloca el parche en la piel puede hacer una vida normal, pero siempre con la seguridad de que si se produce una caída la ayuda estará inmediatamente en camino. Para distinguir entre caídas reales y falsas alarmas, el sistema está equipado con un software de fusión de datos que permite analizar la caída (con o sin impacto) y la postura del paciente. La comodidad también ha sido una cuestión importante que hemos tenido en cuenta. El parche no es intrusi- vo, tanto desde el punto de vista físico como psicológico. Nuestros pacientes lo toleran bien dice la profesora Anne- Sophie Rigaud, jefa de geriatría en el hospital Broca en París, entidad que participó en las pruebas. 6 Si nadie contesta, la familia o un equipo de emergencia se pondrán inmediatamente en camino. ABC Ilustraciones: JAVIER CARBAJO Epilepsia y fiebre El proyecto empezó a gestarse en 2006. En 2007 se consiguió la financiación de casi dos millones de euros de la Comisión Europea y en 2008 comenzó a ejecutarse. Si bien de momento está enfocado a la detección de caídas, en el futuro el dispositivo también podría alertar sobre ataques de epilepsia o temperatura corporal de la persona. Segunda piel Una vez colocado se puede hacer una vida normal, incluso se puede utilizar hasta en la ducha En Europa la población envejece cada vez más. Pero la gente quiere ser autónoma y estar en su casa. Por eso es muy útil para monitorear a personas mayores que viven solas. Pensamos que es una tecnología que puede funcionar muy bien en España explica Abril. Se estima que este detector de caídas podría conseguir evitar 500.000 hospitalizaciones y 40.000 muertes prematuras causadas por caídas en Europa cada año. En España cada año se registran 25.000 caídas de personas mayores anualmente, lo que genera un gasto de más de 420 millones. RANKING DE SHANGHÁI Sin universidades españolas entre las 200 mejores del mundo ABC MADRID El top ten Los centros de Estados Unidos y Reino Unido lideran los diez primeros puestos, por este orden: Universidad de Harvard (EE. UU) Stanford (EEUU) MIT (EE. UU) Universidad de California, Berkeley (EEUU) Cambridge (Reino Unido) Instituto de Tecnología de California (EEUU) Princeton (EEUU) Columbia (EEUU) Universidad de Chicago (EEUU) y Oxford (Reino Unido) Las universidades españolas nunca han aparecido en los primeros puestos del ranking de universidades de Shanghái, el que valora cuáles son las mejores universidades del mundo. Los centros españoles suelen aparecer a partir del puesto número 200 y en el último informe no ha habido sorpresas. En el ranking de 2013 apa- recen diez centros españoles entre las 500 mejores del mundo, aunque a partir del puesto 201. Este año además se ha caído de la lista la Universidad de Vigo. Entre los puestos 201 y 300, figuran la Autónoma de Barcelona, la Autónoma de Madrid, la Complutense y la Universidad de Barcelona. En el tramo 301- 400 están la Universidad de Valencia, la Politécnica de Valencia, Granada y la Pompeu Fabra.