Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA SÁBADO, 17 DE AGOSTO DE 2013 abc. es españa ABC David Cameron pide la mediación El primer ministro británico telefonea al presidente de la Comisión Europea para reclamar observadores en la Verja Durao Barroso tiene previsto hablar con Mariano Rajoy sobre los controles aduaneros al entrar y salir del Peñón A. MELLADO E. SERBETO L. AYLLÓN LONDRES BRUSELAS MADRID E l primer ministro británico, David Cameron, solicitó ayer al presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, el envío urgente de observadores de la Unión Europea a la Verja de Gibraltar. En una breve conversación telefónica mantenida entre ambos mandatarios, Cameron trasladó a Barroso su seria preocupación por los controles introducidos por el Gobierno español en Gibraltar, a los que se refirió como desproporcionados y de origen político Nosotros creemos que la Comisión Europea, como guardiana de los tratados, debería investigar estos asuntos manifestó un portavoz oficial del primer ministro británico. Barroso se comprometió con el premier británico a hacer todo lo posible dentro de sus competencias y aseguró que impondrá las leyes vigentes de la Unión Europea para tratar de resolver la disputa sobre los controles en Gibraltar. Preguntado por la petición de Cameron para que Bruselas envíe urgentemente observadores al Peñón, un portavoz del Ejecutivo comunitario señaló que la Comisión sigue el caso de forma continua y sobre esa base seguirá el curso de acción apropiado El portavoz, que no confirmó que estuviera previsto el envío de un equipo de investigación a Gibraltar, añadió que Barroso espera que este asunto sea tratado por los dos países concernidos de manera que se corresponda con su pertenencia común a la UE Conversación con Rajoy El presidente de la Comisión tenía previsto hablar ayer en la noche con el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, según indicaron fuentes gubernamentales, que insistieron en que España considera los controles irrenunciables Una conversación que al cierre de esta edición aún no se había producido. Previsiblemente, Rajoy comentará a Barroso que esa vigilancia es necesaria al no formar parte Gibraltar del espacio Schengen de libre circulación y que los controles son proporcionados, además de expresar su preocupación por el daño al medio ambiente que pueden provocar las últimas actividades de los gibraltareños. También en España, el secretario para la Unión Europea del PSOE, Juan Moscoso, afirmó, tras conocer la llamada de Cameron a Barroso que tanto para el tema de fondo, la recuperación de la soberanía española de Gibraltar como en la resolución de los elementos de convivencia y los relacionados con la pesca, la evasión fiscal y la gestión de la frontera, apuesta por el diálogo dentro de Europa. El Gobierno británico, aprovechó además la llamada de Cameron a Barroso para anunciar que está reuniendo pruebas para demostrar que los citados controles son ilegítimos. La Comisión Europea ya había tratado de mediar hace días en el conflicto proponiendo a las autoridades españolas el envío en el mes de septiembre a Gibraltar de una misión técnica para analizar sobre el terreno las quejas recibidas por parte de ciudadanos y diversos eurodiputados. Esta propuesta sustituía a un primer intento de convocar una reunión en Bruselas, también de carácter técnico con autoridades españolas entre los meses de septiembre y octubre. Desde las instituciones europeas han recordado en varias ocasiones que, dado que Gibraltar no pertenece al área Schengen, España tiene el derecho de imponer controles, aunque debe hacerlo de manera proporcionada Londres continúa aferrado a la teoría de que los exhaustivos registros que han llegado a provocar colas de automóviles de hasta siete horas en la Verja constituyen una represalia por parte de España ante la maniobra de Gibraltar de lanzar 70 bloques de hormigón en las aguas que rodean el Peñón impidiendo David Cameron, primer ministro del Reino Unido faenar a los pescadores españoles. Aunque tanto desde el Ministerio de Asuntos Exteriores como desde la Embajada de España en Londres defienden la obligación de realizar registros en Gibraltar para evitar tráficos ilícitos, como el contrabando de tabaco, el Ejecutivo británico continúa insistiendo en que se trata de unos controles políticamente motivados y totalmente desproporcionados joy para expresarle su gran preocupación por la situación en el Peñón, se ha podido comprobar que, contrariamente a lo que anunció el primer ministro, la vigilancia aduanera en la Verja no se ha reducido. Tanto el primer ministro como el ministro de Asuntos Exteriores (William Hague) han llamado a sus homólogos españoles para tratar de encontrar una forma de allanar el problema inciden desde Downing Street. Pero las conversaciones no han logrado atemperar la escalada de tensión diplomática entre ambos países, activada por el lanzamiento por Gibraltar de bloques de hormigón con pinchos en los caladeros habituales de los pesqueros españoles en aguas cercanas al Peñón. Tampoco lo han hecho, la demostración de poderío naval británica, al decidir que varios buques de guerra toquen en el puerto de la colonia, camino de unas maniobras en el Mediterráneo; ni la construcción de un nuevo espigón ganando terreno al mar en la costa este de Gibraltar, en una zona declarada por España de especial conservación. Firmeza española Tras cuatro fines de semana en los que se han producido las colas de vehículos para entrar o salir del Peñón, el Reino Unido subrayó que preferiría resolver este problema a través del diálogo político si bien esta semana ya advirtió de que evaluaba emprender acciones legales contra España, en lo que sería un paso sin precedentes El Gobierno británico ha contemplado cómo todas sus maniobras para paralizar los controles en Gibraltar han caído en saco roto, ante la firmeza del Ejecutivo español. Dos semanas después de que David Cameron se pusiera en contacto con Mariano Ra- Leyes de la UE Bruselas se compromete a asegurar que se respeten las leyes vigentes en la Unión Europea Libre circulación España insiste en que los controles son irrenunciables por no ser Gibraltar del área Schengen