Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 12 DE AGOSTO DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 47 EL PATO MAREADO JOSÉ MANUEL CUÉLLAR CABEZAZOS CONTRA UN MURO Rafael Nadal no para de volver. Vuelve tanto que sus rivales tienen la sensación de chocar contra una roca ebe ser una tortura china. De hecho lo es. Dentro y fuera de la cancha. Llega el bueno de Djokovic a la cima con mil esfuerzos, tras años de entrenamientos y de repartir pizzas, de sacrificios, de esperar a que el dominio del mejor de todos los tiempos (Rogelio) afloje la mano para poder subir al trono. Y cuando por fin llega tu hora, resulta que el otro, el arapahoe balear, sigue revoloteando dando la tabarra, sin ceder un centímetro. Llega un momento en el que te crees libre porque las rodillas le mandan a la cuneta, pero luego levantas la vista y ya lo tienes encima, como una avispa cojonera que no te deja ni a sol ni a sombra. No contento con eso, va y te gana en tu casa, te rompe la dinámica de victorias en el face to face y ya te hace dudar. Porque el tipo que tanto molesta e incordia se llama Rafael Na- D dal, que son palabras muy mayores. Por eso ya sabes que aunque tenga las rodillas como globos no se va a rendir y siempre va a volver. Es como darse de cabezazos contra un muro de granito. No es usual. Un tenista normal habría bajado el pistón porque su temporada ha sido bestial. Venció en seis torneos y ganó Roland Garros después de estar siete meses parado (algo insólito en la historia del tenis) culminando así una racha brutal y declarando su dominio en la arena de los gladiadores. Pero eso de ir a Montreal pista rápida rapidísima, dura durísima, paraíso de los pegadores con el perfil de Nole y ganarle, haciéndose además con el torneo, es rizar el rizo. Además, casi le rompe la cara con un bolazo que si se va pelín arriba lo mismo le arregla el tupé al serbio, algo que, por cierto, necesita con suma urgencia. Y luego ¿qué? Pues ancha es Castilla porque Rafa se lesionó en Wimbledon el año pasado y ya no jugó más, así que no tiene puntos que defender y sí muchos que ganar. Federer se viene abajo, Ferrer parece agotado y Murray está al alcance de un buen resultado en Cincinnati. Y aún le quedará el US Open. Pero más allá de los puntos, que es pan para hoy y hambre para mañana, están las sensaciones, esas que te dicen que este tipo está hecho de otra pasta. Dicen que los grandes campeones siempre vuelven, pero con campeones como este la sensación es que, en realidad, nunca se van. Nadal saluda agradecido a los aficionados tras su victoria en Montreal EFE Raonic felicita a Nadal por su triunfo al término de la final EFE