Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LUNES, 12 DE AGOSTO DE 2013 abc. es españa ABC Rajoy pasará sus vacaciones entre las rutas de los molinos y los restaurantes que frecuenta desde hace una década Guisos de callos, chocos y footing E. P. RODRÍGUEZ- SOMOZA RIBADUMIA (PONTEVEDRA) P rimera parada en el Bar la Rotonda Mario Pesqueira, uno de sus camareros, tiene entradas de primera fila. El establecimiento se encuentra en un lugar privilegiado, sobre la carretera que lleva a Ribadumia. Debían ser las seis de la tarde cuando pasó la comitiva de los coches oficiales hacia arriba señala a ABC. Es la salida de la rotonda que lleva a la parroquia de Besomaño donde el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, descansa junto a su familia. En la zona se nota poco movimiento. El que no está en la playa, a estas horas- -señala mirando el reloj- -está tomando una siesta Fuera, en la terraza, un grupo de vecinos disfruta de una timba de cartas. No han visto pasar ningún coche oficial desde que se han sentado, está todo muy tranquilo apunta uno de ellos. Su compañero toma la palabra y de forma espontánea anota: Nosotros estamos encantados con que Rajoy esté aquí, es gallego y de Pontevedra, a dónde iba a ir si no Sí se nota su presencia, en cambio, a pocos metros de este bar, en el camino que lleva desde Lois a Besomaño hasta A casa de Alicia el establecimiento de turismo rural que estos días alquila la familia Brey- Fernández. Cerrado a cal y canto no se oye más que el ruido de los coches cuando pasan. Uno de los agentes en la puerta confirma la presencia del presidente en su interior. Un lugar tranquilo, rodeado de casas familiares. En esta parroquia no se superan los cien habitantes y en su mayoría son labradores que se dedican a la uva albariña. Y tranquilidad es lo que buscaba el presidente del Gobierno con su elección. Un lugar apartado, modesto y en su tierra. Una zona que nada tiene que ver, pese a su cercanía, con Sangenjo, donde solía pasar sus días de asueto y que a buen seguro será de nuevo visita obligada. Aparcada la agenda institucional por unos días y apenas unas horas después de su llegada, Rajoy se dejaba ver por primera vez en la mañana del domingo en compañía del marido de Ana Pastor. Junto a José Benito Suárez Costa, presidente de la Autoridad Portuaria de Marín, salía a hacer footing por la llamada ruta de Los Molinos, en la comarca del Salnés. Una larga caminata que le llevaba de vuelta a la residencia de piedra, donde le esperaban su mujer, Elvira Fernández, y sus dos hijos. Restaurada hace tres años y de estilo rústico, dispone de tres habitaciones con baño, salón y cocina. Un pequeño refugio que la familia del presidente alquiló por consejo del titular de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán. Su mayor aliciente son sin lugar a dudas los 3.200 metros cuadrados de finca, dos amplias terrazas y una piscina con vistas a la Ría de Arosa. No es casualidad que Rajoy haya elegido este enclave, más allá de por razones de seguridad. La casa está en uno de los entornos preferidos por el presidente para pasear, cercano a la ruta de la Piedra y del Agua, que discurre entre los molinos de Barrantes y el monasterio de Armenteira. Una zona que conoce casi al dedillo, pues durante años, cuando todavía era ministro, descansaba en un pazo en Ribadumia, que le cedía el fallecido Luis Carlos Boullosa, registrador de la propiedad, con quien compartía amistad y carrera. Pedidos a domicilio Con el restaurante O Tío Benito a tiro de piedra de la casa rural, en Barrantes, Saladina e Irene- -madre e hija- -esperan a Rajoy, que aún no se ha dejado ver este año, con sus guisos de callos y chocos en su tinta, sus favoritos desde hace una década. No descartan en el restaurante un pedido especial a domicilio si así lo prefiere el presidente. Es el mejor sitio de la zona irrumpe uno de sus clientes. En la terraza están sentados Pablo y Alejandra. Viven muy cerca de A casa de Alicia y los dos coinciden en que salvo algún helicóptero, la presencia policial es muy discreta. En la mesa de al lado, Antonio y Manuela, de Santiago, cuentan cómo el año pasado coincidieron con Rajoy. Estaba sentando en esta misma mesa en la que nosotros estamos comiendo hoy, junto a su mujer y un matrimonio amigo apunta él; ella, recuerda que eran las 12 de la noche y al día siguiente estaba en Madrid a primera hora de la mañana Al parecer, según cuentan en la zona y delatado por la comitiva de seguridad, Rajoy prefirió ayer el Hotel San Marcos, en la vecina localidad de Cambados, para su primera comida estival. Hotel San Marcos en Cambados Rajoy, según cuentan en la zona, disfrutó ayer de una comida familiar en Cambados O Tío Benito Es visita obligada para el presidente en sus vacaciones. En este restaurante de Barrantes, esperan en la cocina los platos que más gustan a Rajoy SOMOZA