Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LUNES, 12 DE AGOSTO DE 2013 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS El lustre de la capital de España En tiempos de crisis es lógico que los Ayuntamientos miren con lupa cada euro que se gastan. Pero en la racionalización de partidas presupuestarias seguro que tiene que haber alguna forma de que una ciudad como Madrid, no se vea obligada a cancelar su operación asfalto Por seguridad y hasta por estética, las autoridades municipales deben encontrar la manera de que la capital siempre propensa a baches y socavones por su geología tenga sus calles en perfecto estado de revista. O al menos no con el muy mejorable aspecto que hoy presentan. La sincronizada salida de Afganistán Siguiendo un plan minuciosamente trazado y acordado con nuestros aliados, las tropas españolas están llevando a cabo un eficaz repliegue en Afganistán. En la salida de Irak en 2004, militarmente impecable, los desatinos políticos le negaron a nuestros soldados el reconocimiento a una operación de altísimo riesgo que pasó con más pena que gloria. Ahora, desde el ministro de Defensa, Pedro Morenés, hasta el último militar, verán reconocida su labor. Gibraltar, puerto franco del expolio No solo Gibraltar es un paraíso fiscal, un refugio para el contrabando de tabaco y un anacronismo histórico insostenible entre socios y aliados europeos como son España y Reino Unido. Es que además, desde hace décadas, se ha convertido en un puerto franco para expoliadores del patrimonio submarino español. Solo hay que recordar cómo uso de base el Peñón el Odyssey en su intento de hacerse con el tesoro de la Mercedes o cómo desde allí han salido otros barcos cazatesoros hacia el mar de Alborán, para ver qué rapiñaban en los pecios allí hundidos. TRIBUNA ABIERTA JOSÉ M. DE AREILZA LA ROCA DE DOVER ¿Qué harían los británicos si en el Canal de la Mancha sufriesen algo similar a Gibraltar? A caso no mucha gente conozca la Roca de Dover, el minúsculo territorio alrededor del castillo y el puerto de esta ciudad costera. En apenas unas hectáreas, los descendientes de católicos ingleses y de los soldados españoles que los apoyaron en las guerras contra los protestantes, han resistido las siempre un tanto desdeñosas invitaciones británicas y han recreado un curioso mestizaje identitario hispano- inglés. Dover es un enclave estratégico en el Canal de la Mancha, un gobierno autónomo que aspira a convertirse en un micro- Estado y funciona como puerto franco, con un régimen fiscal muy ventajoso. Ha demostrado una capacidad inusitada para atraer tráficos e inversiones de todo tipo y, últimamente, empresas de apuestas on- line. El diminuto territorio cedido por la corona británica a los defensores españoles de los renegados católicos fue ampliado por vía de hecho durante la segunda guerra mundial, gracias a la participación entusiasta de los habitantes de Dover, que ocuparon la playa adyacente so capa de instalar algunas defensas antiaéreas. Años después, los siempre belicosos católicos del Canal llegaron a levantar sobre las dunas nada menos que la única plaza de toros en el norte de Europa. España, teóricamente, ampara los derechos de las ya hoy diez mil almas del olvidado rincón y permite a su gobierno local expedir pasaportes, pero en realidad no sabe qué hacer con una reliquia histórica, que ha sabido escapar a la dudosa condición de museo para turistas. Con sentido práctico. utiliza de forma intensiva el puerto como base militar, pero a cambio tiene que subsidiar a la población en épocas de carestía y dar la cara cuando los distintos negocios que emprenden los locales llaman demasiado la atención. La visita a la villa de Dover no tiene desperdicio: guardias civiles con tricornio, tabernas andaluzas, una sucursal de El Corte Inglés y fotografías del Rey de España en todas las casas. Arriba del castillo, ondean la bandera española y el pendón de los Estuardo, contestados por los ladridos de la última colonia de focas monjes a los pies del acantilado, un símbolo de la resistencia numantina de este paraje insólito. Sin embargo, para escándalo de biempensantes ingleses, la gran mayoría de los doverianos procuran vivir en el vecino condado de Kent, donde no pagan impuestos. Eso sí, emplean la mano de obra local en los negocios de la roca. Un buen ejemplo es el alcalde- presidente, Manolo Evans, con casa de campo en Canterbury, aficionado a la caza de faisanes y socio de un pujante despacho de abogados. Después de intentarlo de mil maneras, Londres ha dado con un firme aliado para retomar la soberanía de Dover o Duvres, en el español de siglos atrás, a la que considera una mera colonia, como le reconocen en repetidas ocasiones las Naciones Unidas. Inquieta por la reciente solicitud de un referéndum de independencia en las Hébridas, prepara con las poderosas casas de apuestas de la capital, muy irritadas por la competencia de las empresas on- line, la construcción de una réplica de la villa, New Dover, justo en la frontera, con sus mismas ventajas fiscales, con el fin de hundir este floreciente emporio bilingüe. JOSÉ M. DE AREILZA CÁTEDRA JEAN MONNET- ESADE CARTAS AL DIRECTOR Artur Mas sí tiene dinero para propaganda Que los medios de comunicación públicos catalanes no son imparciales y están al servicio del proyecto de ruptura con el resto de España de Artur Mas, lo sabemos todos. Solo hay que ver TV 3 y escuchar Catalunya Radio unas horas para convencerse de que su objetividad política brilla por su total ausencia. Y por si fuera poco, a ello ahora debemos añadir el coste desmedido de sus estrellas como el de la independentista Mónica Terribas, que puede llegar a cobrar a partir de septiembre la cantidad escandalosa de 400.000 euros anuales a costa de nuestros impuestos. ¿Pero no habíamos quedado que la Generalitat no tenía ni para pagar escuelas ni hospitales? ¿Que no había dinero para lo más básico? Pues, por lo visto, para la propaganda política y el bolsillo de los amigos, Artur Mas tiene dinero de sobra. CARMEN B. FERNÁNDEZ TARRAGONA En Andalucía no devuelven ni un céntimo El PSOE, partido que se dice progresista, se aferra en Andalucía a la Izquierda Unida más recalcitrante. Tras el desfalco de los ERE fraudulentos, ellos deciden quién será el que sustituya a Griñán, que se va sin devolver el dinero que se han llevado. Chaves, Magdalena Álvarez, Zarrías y Griñán dicen dar explicaciones a la juez Mercedes Alaya, pero con ese dinero se crearían puestos