Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 6 DE AGOSTO DE 2013 abc. es estilo GENTESTILOABCdelVERANO 61 SE PUBLICAN LAS CARTAS DE ADOLESCENCIA DE ISABEL II He conocido a un joven devastadoramente atractivo que ha hecho palpitar mi corazón La Casa Real pone a la venta una colección de 400 cartas y fotografías privadas de la Soberana ANA MELLADO LONDRES Acabo de conocer a un joven devastadoramente atractivo que ha hecho palpitar mi corazón, yo creo que a mi hermana Margaret también le ha hecho tilín firmado Llilibet. La autora de estas palabras tan desenfadadas y cercanas hacia su prima Diana Bowes- Lyon no es otra que una jovencísima Isabel II que, a sus 19 años, como cualquier otra chica de su edad, pasaba buena parte de su tiempo libre intercambiando cotilleos con sus amigas sobre pretendientes, fiestas y bodas. Hablaba, en su misiva, de un apuesto oficial de protección de la Familia Real. El lado menos conocido de la Reina de Inglaterra acaba de salir a la luz tras ponerse a la venta unas 400 cartas y fotografías de cuando Isabel era sólo una niña, para celebrar el nacimiento del primogénito de los Duques de Cambridge, Jorge Alejandro Luis. La colección, Dos siglos de bebés reales también reúne documentos más antiguos de la entonces Princesa escritos tras la celebración de su décimo cumpleaños, como una fotografía de Isabel con sus perros o una carta donde le relata a una amiga lo contenta que está con su pony Snowball, que salta maravillosamente bien. Lilibet, su apodo familiar, a pesar de estar recibiendo una educación muy severa para asumir la Monarquía, no tiene ningún reparo en escribir sobre bailes y eventos sociales. CORDON PRESS Primer baile. Isabel, en 1946, baila con el Capitan Lord Rupert Nevill de la Marina, en el Hotel Dorchester ante la atenta mirada de la prensa. Debajo, una de las cartas enviada a su prima y con su hermana Margaret Salidas y fiestas Las cartas datan de los meses posteriores al fin de la segunda Guerra Mundial, siete años antes de subir al Trono. En una de las epístolas reconoce que no se lo está pasando nada mal en sus salidas y fiestas, encontrando en Balmoral el escenario perfecto para socializar y conocer a apuestos chicos de su edad. En otra de las cartas, también dirigida a su prima que por aquel entonces, se encuentra en Alemania trabajando como enfermera para el Ejército, Isabel escribe: Te lo debes de estar pasando genial rodeada de generales comenta con picardía y desenfado en noviembre de 1945. La por entonces Princesa también adopta su papel de incisiva comentarista en la boda entre Johnny, cuarto conde de Kimberley, y Diana Legh, afirmando que se trata de un gran asunto Debió de haber al menos 500 personas. Llegó a estar tan lleno que no se podía pasar sin escuchar a alguna vieABC ja hablando de lo que le dijo a un hombre que acababa de conocer En ese momento, la joven Isabel se había enamorado de Felipe Mountbatten, con quien se casaría dos años más tarde, aunque ella no parecía quitarles el ojo a otros pretendientes. Volver a empezar Adoptando un tono más serio, Elizabeth reflexiona sobre la dificultad de adaptarse a la vida en el extranjero y comentando la estancia de su prima en Alemania reconoce que deberían estar avergonzados de sí mismos quejándose de todo en Reino Unido, a la vez que aprovecha para pedirle un regalo de allí. De un lugar como Alemania se agradece cualquier cosa Además la joven Princesa se lamenta de que sus amigos estén siendo destinados en el extranjero: Es una lástima que tantas personas que uno apenas llegó a conocer tienen que partir hacia Palestina o Alemania, por lo que uno tiene que empezar de nuevo. Las cartas y fotografías que integran la colección Dos siglos de bebés reales presentan un precio de entre 1.750 y 5.750 libras y el catálogo se encuentra disponible en sophiedupre. com.