Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 MADRID MARTES, 6 DE AGOSTO DE 2013 abc. es madrid ABC Un empresario compra 110 kilos de coca oculta entre langostinos El alijo venía de Argentina para una firma fuenlabreña a través de testaferros. Hay tres detenidos M. J. ÁLVAREZ MADRID Móstoles: un coche a la fuga escondía 76 kilos de hachís La comisaría de Móstoles se ha incautado de 76 kilos de hachís tras una persecución de más de 10 minutos por la localidad. El arrestado se dio a la fuga tras detectar un control policial, rebasó varios semáforos en rojo y circuló en dirección contraria, hasta embestir a dos coches patrulla. El alijo estaba en el maletero, distribuido en 765 tabletas, guardadas en el interior de bolsas de deporte. El arrestado, de 31 años, está acusado de delitos contra la salud y la seguridad vial, daños, lesiones y atentado. empresa, con sede social en una vivienda particular de Fuenlabrada, para recibir los envíos de pescado en los que camuflaban importantes cantidades de cocaína. Poco después, los agentes arrestaron a tres de los cuatro miembros de la organización (dos en Madrid y uno en Valencia) y realizaron varios registros domiciliarios en los que intervinieron 17 telefónos móviles, 600 euros en efectivo, un Ipad y dos vehículos de alta gama. La operación continúa abierta con objeto de la localización y detención del cuarto miembro de la red, encargado de buscar los clientes. Operación conjunta En Argentina no se ha producido ninguna detención por el momento, según indicaron a ABC fuentes de la Dirección General de la Policía. La operación la han llevado a cabo agentes pertenecientes a la Brigada Central de Estupefacientes y la Brigada Central de Crimen Organizado de la Udyco Central, junto a las de Madrid y Valencia, en colaboración con Vigilancia Aduanera y la Policía Federal Argentina. Cocaína congelada oculta en langostinos procedentes de Argentina. Ese era el modus operandi de una trama con base en el país austral que se dedicaba a empaquetar el marisco con el estupefaciente camuflado en los envases de una misma marca para introducirlos en nuestro país, vía marítima, en contenedores de pescado. De ese modo, trataban de eludir los controles policiales. Ya en España, operaba la segunda parte de la red. Los envíos iban dirigidos a una sociedad tapadera radicada en el municipio de Fuenlabrada; es decir, una firma que no tenía actividad comercial alguna, salvo la de recibir los contenedores que transportaban el estupefaciente y distribuir después la droga procedente de Suramérica a los traficantes por diversos puntos del país. Tres de los cuatro integrantes de la trama han sido detenidos en España, entre ellos, el dueño de la falsa empresa que adquirió un container con 110 kilogramos de droga que no llegó a salir del puerto de La Plata, en donde fue detectado por las autoridades argentinas el pasado mes de junio. Sociedad tapadera La sustancia la recibía una empresa que se encargaba de recibir los contenedores y distribuir la droga Se busca a un fugado Junto a él, también se ha arrestado al testaferro de la empresa receptora y a su cómplice, residente en Valencia. El cuarto se ha dado a la fuga. A partir de la incautación del contenedor adquirido por la empresa tapadera, arrancó la operación, desarrollada por la Policía Nacional española, la argentina y la Agencia Tributaria. Los agentes del país austral comunicaron a sus compañeros españoles que otros seis contenedores, susceptibles de contener droga, se habían escapado al control policial de su país. Estos envíos habían sido empaquetados en la misma compañía que el anterior e iban dirigidos al mismo destinatario, por lo que los agentes sospechaban que podrían contener estupefacientes. Los paquetes fueron localizados poco después en el puerto de Valencia, pero los registros revelaron que, en esta ocasión, no contenían ningún tipo de droga. En cuanto a los cuatro integrantes de la trama en nuestro país, entre ellos el dueño y el testaferro de la empresa receptora de los contenedores, se supo que ellos crearon expresamente una Las llamas afectaron a una superficie de olivares alejada de viviendas y carreteras EFE CAMPO REAL Un incendio arrasa una zona agrícola repleta de olivares M. J. Á. MADRID Los incendios en la región no dan tregua. A la veintena que se han registrado en apenas 15 días atribuidos a la acción de un pirómano que ya está entre rejas y al fuego que se desató este sábado en Cebreros (Ávila) que amenazó a la Sierra Oeste, hay que sumar el que se registró sobre las 14.30 horas de ayer en Campo Real. Las llamas, cuyo origen en principio parecen accidentales, comenzaron en el kilómetro 2 de la M- 209, en una zona agrícola de olivares próxima a una zona forestal desarbolada por la que se fue extendiendo. El fuego se produjo fuera del casco urbano. Eso sí, los vecinos de la urbanización Montehermoso permanecieron al principio recluidos en sus viviendas por causa del humo, según el 112. Las elevadas temperaturas, el vien- to cambiante y la orografía abrupta, dificultaron las tareas de extinción. Por ello, la Comunidad activó el nivel 1 de alerta del Plan de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales (Infoma) Cinco horas después, el incendio estaba controlado. En esa tarea trabajaron 17 dotaciones de Bomberos, y brigadas forestales, siete helicópteros y tres hidroaviones. A ellos, se sumó Protección Civil de Campo Real, Loeches y Arganda. A las 21.00 horas ya se activó el nivel 0, si bien se mantuvo un retén en la zona. La Guardia Civil investiga las causas del siniestro.