Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 6 DE AGOSTO DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 17 La Guardia Civil controlaba a Galván en Torrevieja Sus compañeros de la Universidad de Murcia afirman que nunca vimos en él nada raro A. NEGRE E. M. MURCIA Daniel Galván Viña pasó por la Universidad de Murcia (UMU) de puntillas. El pederasta trabajó durante más de seis años en esa universidad como integrante del área de Relaciones Internacionales, pero lo hizo con la mayor discreción. Fuentes de la universidad explicaron que algunos de sus compañeros recuerdan a este iraquí, de 63 años y nacionalizado en España, como una persona totalmente normal aunque nunca reveló muchos aspectos de su vida personal. Como es lógico, dijeron sentirse muy sorprendidos ante las noticias aparecidas en los últimos días y los delitos de pederastia por los que fue condenado a 30 años de cárcel, porque nunca vimos en él nada raro les en este centro docente. Galván Viña se dedicaba principalmente a coordinar proyectos de cooperación con países de habla árabe. Trabajaba de 9 a 15 horas. Durante su estancia en el centro, el pederasta nunca reveló a sus compañeros detalles de su vida personal ni de su actividad durante épocas anteriores. Jamás dijo nada de que hubiera pertenecido al ejército iraquí explican. En 2002, la UMU convocó unas oposiciones para cubrir las plazas eventuales, como la que Galván Viña ocupaba, y éste optó por no presentarse. Nadie volvió a tener noticias de él hasta esta última semana. Barrio deprimido Pese a trabajar en la UMU, el pederasta Daniel Galván Viña residía en la localidad de Torrevieja donde estaba controlado por la Guardia Civil. Estableció su vivienda en las afueras del centro urbano, en la zona de la Plaza de las Islas Canarias, muy cerca del Colegio Acequión. A pesar de que contaba con el salario del centro universitario, escogió un barrio deprimido de Torrevieja, en un bloque de viviendas que el Ayuntamiento había entregado hace años a familias con escasos recursos económicos. El Instituto Armado tenía controlado a Galván, pero no consta ningún arresto por delitos sexuales ni de cualquier otro tipo. No obstante, los agentes no le perdían la pista durante los años que residió en Torrevieja hasta que se trasladó a Marruecos, donde presumía de ser un profesor jubilado. Galván Viña se instaló hace unos ocho años en la localidad de Kenitra, al norte de Rabat, y se presentó ante sus vecinos como un profesor de la universidad murciana jubilado. Tras ganarse la confianza del vecindario, comenzó a organizar fiestas infanti- Inmueble de Torrevieja en el que residíó el pederasta FRANCISCO REYES Origen kurdo Viña nació el 1 de julio de 1950 en Corna Basora (Irak) y es de origen kurdo. Licenciado en Biología, accedió a la UMU principalmente por su dominio de varios idiomas, entre ellos el árabe. Trabajó como becario en el área universitaria de Relaciones Internacionales entre el 9 de enero de 1996 y el 30 de enero de 1998, y posteriormente fue contratado como personal de administración y servicios en esta misma área entre el 25 de febrero de 1998 y el 1 de septiembre de 2002. Sus comienzos en la UMU coincidieron prácticamente con el arranque del área de Relaciones Internaciona- Su trabajo en España En la universidad se dedicó a coordinar proyectos de cooperación con países de lengua árabe Bajo la lupa En España no le constaba delito alguno, pero a pesar de ello no se le perdía la vista les en su hogar. La excusa perfecta para captar a sus víctimas. Fue arrestado en diciembre de 2010, después de encontrarse en su poder un cedé y dos llaves USB con fotos y vídeos pornográficos en los que aparecía abusan- do de niños de ambos sexos. Fue juzgado y condenado a 30 años de cárcel y al pago de indemnizaciones de 50.000 dirhams (unos 4.400 euros) para seis de las víctimas de sus abusos. Se trata de la pena más dura pronunciada hasta la fecha por un delito de pederastia en Marruecos. La sentencia fue confirmada en apelación y en casación, pero el pasado martes salió en libertad sin cargos tras el indulto colectivo de 48 presos españoles, que el Palacio Real marroquí presentó como una respuesta a una petición en este sentido de Su Majestad el Rey Juan Don Carlos I. El Rey Mohamed VI revocó, a última hora de la tarde del domingo, el indulto por los errores que han marcado este proceso, la gravedad de los crímenes cometidos y al respeto a los derechos de las víctimas