Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 6 DE AGOSTO DE 2013 abc. es opinion OPINIÓN 15 COSAS MÍAS Por el bien de los que siguen en Cuba El apoyo del PP a las libertades en Cuba, con las que Ángel Carromero se implicó como dirigente de Nuevas Generaciones, está fuera toda duda. Pero este debería tener más cuidado con sus declaraciones a los medios. Lo de menos es si el color del coche que provocó el accidente en el que murieron Payá y Cepeda varía según el diario al que concede la entrevista; lo importante es no poner en riesgo a los que aún defienden allí los derechos humanos, y olvidar el esfuerzo diplomático realizado para traerle de vuelta. Rosa Díez y sus olvidos Antes de volcarse con absoluto empeño en el injusto intento de hacer astillas la honorabilidad del presidente del Gobierno por el caso Bárcenas, la líder de UPyD debería recordar su actitud cuando, siendo consejera del Gobierno vasco y líder del PSE- PSOE, mediados los 90, negaba tajantemente que hubiese pruebas de la implicación de cargos socialistas en el caso de los GAL. Confiar en quien no lo merece es tan humano como equivocarse. Y ella lo sabe bien, aunque cuando le interese, lo olvide. EDURNE URIARTE ¡MENTIROSA! El liderazgo político o el periodístico se basan, en primer término, en la coherencia O Ángel Carromero EFE nuestros pensamientos, aún los más íntimos. Gracias a la palabra adquirimos y transmitimos el rico acervo cultural de la humanidad. La palabra nos permite expresar conceptos con precisión, comunicarnos, interrelacionarnos... Aunque advierte el refrán: No es oro todo lo que reluce porque una palabra, en apariencia verdadera, puede ser mentira. Esto no es excepcional: se falsea aquello que es valioso. Lo extraño es que se persigan todo tipo de falsificaciones, y sin embargo, la mentira sea aceptada como moneda de curso legal, e incluso proclamada como si fuese un derecho. Que extraña resulta la expresión: derecho a mentir que encontramos en las noticias, a propósito de las declaraciones de imputados en delitos. En realidad se trata del derecho a no autoinculparse, que ampara la Constitución española (24,2) pero debido a que en las declaraciones de los imputados la mentira no está sancionada, estos pueden mentir... y mienten. Parece que no somos conscientes de los daños que engendra la mentira: quiebra la necesaria confianza entre las personas; y a nivel colectivo, se convierte en el mayor sabotaje contra la comunicación. Así se origina la confusión y el caos que imperan en tantos aspectos del devenir cotidiano. Tenemos pendiente enmendar la legislación para que las leyes salvaguarden las garantías procesales de las personas concernidas en un juicio, pero sin que sea a costa de que la mentira circule impunemente. JOSÉ MURILLO BERGES ZARAGOZA Ellas nos emocionan con sus victorias Ya, en los pasados JJOO de Londres 2012, sucedió que las atletas españolas consiguieron hacerse con la mayor parte de las medallas que entonces obtuvo nuestra delegación. Recientemente, en los Mundiales de Natación celebrados en Barcelona, hemos podido comprobar que ha sucedido más de lo mismo. Ellas son las que nos han emocionado con sus éxitos (en especial con la medalla de oro obtenida en waterpolo) Ellas han logrado, con el brillo de los metales cosechados, que el deporte femenino avance en cuanto a la consideración y reconocimiento por parte de todos nosotros y crezca además sin pausa en busca de la merecida equiparación que nunca ha tenido con respecto al deporte masculino. Ellas rompen con su fortaleza el mito infundado de la debilidad de la mujer- -enarbolando la bandera de la constancia y el esfuerzo sin límites- Ahora, para que su brillo no sea meramente pasajero, debemos equiparar a mujeres y hombres en posibilidades. DAVID PÉREZ TALLÓN MADRID Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. es Lo más leído Gibraltar y su recorrido por 300 años de expolio ha causado gran interés por parte de los lectores de ABC. es, que no han dejado de informarse de cómo los turistas se hacen fotos en sus recorridos veraniegos y las captan con sus cámaras de la forma más divertida. Hoy, en nuestro web Puedes enviarnos tus fotos de veraneo a ABC. es, a través de nuestras cuentas en las redes sociales, porque recopilaremos las mejores en un atractivo collage estival. Además, seguiremos atentos a las novedades del accidente de tren en Santiago, puesto que el juez ha ordenado más inspecciones. CURRIÓ en un plató de televisión. Debatíamos sobre lo mismo que en todo el último mes, es decir, Bárcenas. Un conocido periodista progresista y seguidor entusiasmado de todas las acusaciones de Luis Bárcenas había soltado una larga perorata sobre las gravísimas culpas de Mariano Rajoy y, por supuesto, exigido su dimisión. Tras lo cual comencé mi reflexión con un ejemplo, Dorribo versus José Blanco. Si yo defendiera la veracidad de que Dorribo le entregó varios miles de euros a José Blanco... Pero no pude terminar la frase porque el periodista progresista saltó como un poseso: ¡Mentirosa! ¡mentirosa! ¡mientes! ¡sabes que mientes! Seguía rojo de ira y repitiendo enloquecido sus descalificaciones cuando pude recuperar mi turno de palabra y acabar la frase que había comenzado: si yo dijera que Dorribo le entregó miles de euros a José Blanco, mentiría puesto que el Tribunal Supremo ha absuelto a Blanco de esa y otras acusaciones. De ahí que el caso Dorribo versus Blanco fuera un mero ejemplo hipotético para poner en evidencia la terrible incoherencia que afecta a la clase periodística y a la política. Los mismos que han defendido la presunción de inocencia de Blanco son algunos de los que ahora exigen la dimisión de un presidente que ni siquiera está imputado como sí lo estuvo Blanco. Como el periodista progresista que tuvo el estallido de furia en el plató de televisión. Y luego están los políticos. Como una diputada comunista que en otro debate televisivo sobre el mismo asunto hizo un encendido discurso sobre la regeneración ética de nuestro país frente al grave problema de corrupción del PP y que, por supuesto, lideraría IU. Y a la que pregunté por los ERE y la participación de su coalición en el Gobierno andaluz acusado de la distracción de unos cuantos cientos de millones de euros, asunto que no le provocó un estallido de ira como al periodista progresista sino unos cuantos balbuceos seguidos de la afirmación de que IU estaba en este Gobierno para lograr el decreto anti- desahucios. Lo anterior es un resumen de lo que hicieron una buena parte de los partidos de la oposición en la comparecencia del presidente del Gobierno. Algunos estallidos de ira progresista junto a pretensiones de liderazgo de la regeneración democrática montados a lomos de casos de corrupción, cuentas opacas, condonaciones bancarias de abultadas deudas y ríos de hipocresía. Todo lo que explica la supuesta indiferencia de los españoles ante la corrupción a la hora de votar. Se trata de una cuestión de incoherencia. Incoherencia política y periodística, además de incoherencia ciudadana, por supuesto, la de aquellos que se escandalizan por los pagos en B, por ejemplo, y engañan sistemáticamente a Hacienda unos cuantos, dadas las cifras del fraude fiscal. De ahí la sensación de impotencia con la que salió la oposición de la comparecencia presidencial del otro día. O la ineficacia de los periodistas progresistas como el del estallido de ira cuando exigen responsabilidades a Rajoy. Y es que el liderazgo político o el periodístico se basan, en primer término, en la coherencia.