Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 26 DE JULIO DE 2013 abc. es estilo ABCdelVERANO 93 Del rock al folk PRIVATEERING TOUR El retorno del hombre tranquilo MARK KNOPFLER Lugar: Poble Espanyol, Barcelona. Fecha: 25 de juio. DAVID MORÁN DIRE STRAITS DIRE STRAITS El debut de la mítica banda liderada por Knopfler, en 1978, ya contenía uno de los más grandes himnos de su carrera, Sultans of Swing DIRE STRAITS BROTHERS IN ARMS La consagración definitiva del grupo llegó con este disco de 1985, un súperventas planetario en el que sonaban hits como Money for nothing MARK KNOPFLER GOLDEN HEART Tras disolver a los Dire Straits, este fue su primer trabajo solista dentro del género rock, pues ya había publicado varias bandas sonoras. MARK KNOPFLER KILL TO GET CRIMSON Aquí fue donde empezó a asomar el nuevo Knopfler, con un disco de sonido sixties que fue el puente hacia su regreso al folk. Mark Knopfler, igual que ocurre con Eric Clapton y todos aquellos músicos que se han adentrado en la edad adulta haciendo bandera de la discreción y el sosiego, no necesita alzar la voz para hacerse escuchar. De hecho, a cada nuevo disco y a cada nueva visita, el escocés parece virar cada vez más hacia el susurro, ya sea reforzando su perfil íntimo o saltando de grandes escenarios como el Sant Jordi a espacios algo más recogidos como el Poble Espanyol. Quizá esto último no sea más que la consecuencia directa de lo primero, pero en su regreso a Barcelona, el ex líder de Dire Straits siguió a lo suyo y volvió marcar perfil propio alternando confortable serenidad con riffs pirotécnicos y puliendo con esmero su catálogo de folk, blues algodonado, country de alta fidelidad y técnica impoluta. A muchos, es cierto, todo esto les sonará a eufemismo de bostezo de mandíbula desencajada, pero hace mucho que los fans de Knopfler, los mismos que anoche agotaron todas las entradas del Poble Espanyol, decidieron dar por bueno el camino emprendido por el autor de Local Hero llegando incluso a apodarle The Quiet Boss Bienvenido sea pues, una vez más, el hombre tranquilo del rock. Es más: el de Glasgow ni siquiera necesitó abusar de retrovisor si el de anoche no fue el concierto con menos temas de Dire Straits, apenas cuatro y ni rastro de Sultans Of Swing poco le faltó para meterse al público en el bolsillo desde los primeros compases y también los primeros solos de guitarrs, violín y flauta de What It Is Empezó algo más brioso que de costumbre, dejándose llevar por el vaivén de Corned Beef City pero no tardó en recuperar la impertubabilidad con Privateering canción que da título a su último disco y bisagra para adentrarse en un universo de estilizados solos de guitarra, ritmos añejos, pinceladas celtas y, en fin, canciones de ejecución impecable y rictus impenetrable. Así, siguiendo sus propia huellas, Knopfler fue pasando por sus discos de la última decada, se encontró con una Romeo And Juliet muy celebrada por el público y fue acelerando o frenando según tocaba exhibirse a cuenta del blues agreste, atravesar oceános para rescatar Postcards From Paraguay o dejarse mecer por los violines de una Marbletown alargada más allá de lo razonable. Al final, acabó jugando la carta Dire Straits y desenterró entre vítores y público, Telegraph Road So Far Away y Going Home Y todo sin inmutarse. El hombre tranquilo. Una vez más.