Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 PRIMER PLANO Tragedia en Santiago VIERNES, 26 DE JULIO DE 2013 abc. es ABC La zona cero Escenario de la tragedia con las dos grandes grúas que subieron algunos de los vagones a la carretera para ser inspeccionados Dos enormes máquinas movieron con extremo cuidado los vagones durante la madrugada en busca de las víctimas Cadáveres entre grúas y crujidos A. COCO SANTIAGO S on las siete de la mañana en la zona de la catástrofe ferroviaria. Aún se continúa buscando cadáveres. Envueltos en sudarios, siguen saliendo restos humanos y ya está amaneciendo. Dos enormes grúas llevan desde las cinco de la madrugada moviendo los vagones de la parte trasera, los que han quedado en peor estado tras el descarrilamiento, con extrema delicadeza. Se sabe que dentro siguen quedando víctimas, aunque los bomberos no han podido acceder a su interior. La Policía Nacional pide a la prensa que se retire de la zona que ha estado habilitada para poder informar durante toda la noche: se van a remolcar dos de los convoyes. Todo empieza a crujir, como revolviendo en las tripas de la tragedia. El primero en ser elevado- -en una escena tan imponente como aciaga- -es la cafetería. Se corresponde con el que en las imágenes de televisión aparece más elevado que el resto sobre las vías. Uno de sus extremos es un total amasijo de materiales metálicos, plástico, madera... Un equipo de emergencias integrado por ocho personas del parque de Padrón- -un pueblo cercano a Santiago- -se dispone a acceder a él. Está en la zona Santiago Villanueva, director general de Emergencias de la Xunta, que desde primera hora de la noche se ha encargado de coordinar todo el dispositivo. De hecho, ya a las 22.45 había aparcado un camión del Gobierno autonómico equipado para todo este operativo. Ojea la zona con Rafael Louzán, presidente de la Diputación de Pontevedra, uno de los muchos dirigentes políticos que ha pasado por la zona esta noche. está volando desde el país galo. Los primeros en acampar han sido los vecinos portugueses, que forman juntos un pequeño grupo. Unidades móviles, antenas parabólicas, directos... Entran los bomberos, provistos de mascarillas, en los restos de un vagón en el que aún se acierta a leer la numeración: 907 177 30 125 2 TC 7 706 012. La labor se extiende más de veinte minutos. Con linternas, van escudriñando la que tiene dos ventanas completamente rotas: sacan una maleta intacta, una mesa y demás mobiliario, elementos metálicos que pudieran ser el horno o el frigorífico que se lleva a bordo para atender a los clientes. Maletas y una bicicleta A las 7.40 se eleva un segundo convoy. Se trata de uno de clase turista. Dos de las ruedas que ayer- -el miércoles- -lo sostenían, penden ahora y amenazan con caer en cualquier momento. Se suelta la carcasa de una ventana. Todo a punto de descuajaringarse en el aire. Uno de los lados está en un estado mucho más lamentable que el otro: con el exterior rajado. De nuevo acceden los bomberos y en cadena humana sacan asientos en infinidad de formatos: respaldos sueltos, bases, estructuras vacías... Por la ventana, uno de ellos le entrega a otro una cartera rosa. Lleva en la mano varios monederos de los pasajeros. En mitad de las vías, queda una bicicleta y maletas. Un vecino pasea en caballo muy cerca. Relincha una y otra vez el equino. Registro del juez Taín No hay nuevos cadáveres en este caso. Mejor fortuna que en la anterior inspección, donde aparecieron hasta ocho nuevos cuerpos que habían elevado la cifra de muertos de 65 a 77. Todavía faltarían tres más hasta lo 80. Es el turno entonces de la investigación judicial. El popular juez José Antonio Vázquez Taín- -conocido por sus grandes operaciones contra el tráfico de drogas y afamado tras la resolución del robo del Códice Calixtino hace justo ahora un año- -entra en el vagón para el registro. Es el juez de apoyo que ha acudido a la zona. Dirige las pesquisas el titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Santiago, que era el que se encontraba de guardia en el momento de los hechos y se encargó de cada levantamiento de cadáver y de confirmar las identificaciones en el pabellón Fontes do Sar, donde desde las ocho de la mañana se realizaban au- Medios desde China Vuelven a escaparse lágrimas entre los pocos que observan la maniobra. Está amaneciendo en Angrois y la zona ya está levantando la expectación de los medios internacionales: dos reporteras de la Televisión Central de China (CCTV) graban con su cámara, France Press ya tiene a una redactora y una Totalmente destrozados Al elevar por el aire parte del tren, algunos elementos caían. Era un enredado amasijo de materiales