Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 26 DE JULIO DE 2013 abc. es Angustiosa espera de los familiares PRIMER PLANO 37 Tragedia en Santiago Llegó una niña con síndrome Down herida, pero sin sus padres ENTREVISTA Rafael Silva Gerente del hospital La Rosaleda CRUZ MORCILLO MADRID Los familiares aguardaron con angustia noticias que se demoraban EFE El trasiego de furgones mortuorios fue constante AFP Rafael Silva es el gerente del hospital La Rosaleda de Santiago, que ha atendido a una treintena de heridos en las últimas horas. Sin dormir y consternado atiende a ABC y admite que es la peor experiencia de su vida profesional. Entre el dolor, el desconcierto de los familiares y las pérdidas reconoce que se emocionó con la actitud de todo el personal sanitario y de los médicos extranjeros, que estaban de vacaciones en Santiago y corrieron al hospital para ofrecer su ayuda: varios del Reino Unido y un matrimonio iraní. No hizo falta porque el protocolo funcionó como un reloj perfecto. ¿Cómo se enteró del accidente? -Salíamos para el concierto del día grande de Santiago cuando empecé a oír ambulancias. Pensé que era muy raro y llamé al hospital. En ese momento me confirmaron lo ocurrido. -Y se fue a su puesto de trabajo, claro. -Naturalmente. A las 21.20 empezamos a recibir heridos. Todo el personal de descanso y de vacaciones se presentó de inmediato, médicos extranjeros... activamos el protocolo y empezamos a derivar a Urgencias, la UCI y los quirófanos. ¿Cuál fue la peor escena? -Hubo una situación tremenda. Nos trajeron herida a una menor con síndrome Down y no conseguimos localizar a sus padres. Estaba orientada, pero creemos que los padres habían muerto. Al final encontramos a unos familiares en San Fernando (Cádiz) que han llegado hace un rato (pasada la una de la tarde) ¿Y cómo está la chica? -Afortunadamente era un pronóstico menor y se encuentra bien. ¿Qué pronóstico tenían los heridos que llegaron a su hospital? -Inicialmente atendimos a 26 personas. Casi todo son politraumatismos, traumatismos craneoencefálicos... es decir, necesitaban cirugía traumatológica. ¿Y dieron abasto? -Desde las 21.30 de la noche hasta pasadas las dos de la tarde hemos tenido siete quirófanos a pleno rendimiento. Ha sido suficiente porque algunos pacientes tendrán que someterse a cirugía más tarde. También fue durísimo atender a los familia- Rafael Silva ABC res porque lo más complicado era la filiación de los pacientes. Las familias iban llamando de uno a otro hospital... fue terrible. ¿Ha habido algún fallecido, ingresaron niños? -Afortunadamente ninguno de nuestros pacientes ha fallecido. Tenemos dos graves y había cuatro ingresos pediátricos (menores) ¿Los pacientes estaban orientados, eran conscientes de la tragedia? -Había gente muy desorientada, en estado de shock; otros, no. Había un paciente contándole a un familiar que justo estaba hablando por el móvil con su mujer cuando sucedió. Le dijo que no se preocupara que llegaba a tiempo porque el tren iba muy rápido. Dijo literalmente: Le han dado bastante caña al tren Pasamos también muy mal trago con gente que es de fuera y estaba de paso: una venezolana, una americana y un ucraniano... ni siquiera sabíamos si sus parientes estaban al tanto de lo ocurrido. ¿Y usted cómo ha vivido estas horas? -Es la peor experiencia profesional de mi vida. Afortunadamente esto pasa cada 200 años porque si no no se resistiría. Pero entre tanto drama me quedo con esas decenas de personas viniendo a donar sangre, aunque este no fuera el lugar porque había que acudir al centro de donaciones. Y todos los profesionales que acudieron corriendo y dejaron todo. Esa es la gran lección de este horror.