Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 PRIMER PLANO Tragedia en Santiago VIERNES, 26 DE JULIO DE 2013 abc. es ABC El conductor, imputado El maquinista se jactó hace un año de la velocidad en Facebook Confirmó por radio al centro de control que circulaba a 190 km; el juez ya tiene el audio CRUZ MORCILLO MADRID Dice que entró en shock Cuando me bajé no entendía ni lo que me preguntaban C. M. MADRID La Policía detuvo a las ocho de la tarde de ayer a Francisco José Garzón Amo, el maquinista del Alvia 151 descarrilado el miércoles por la noche en el que han muerto 80 personas, según fuentes policiales. Garzón, que resultó herido en el accidente y ayudó a rescatar a algunas víctimas, pasó todo el día en el Hospital Universitario de Santiago custodiado por los agentes, pero a la hora citada se le leyeron sus derechos en base al atestado policial instruido hasta el momento. Está previsto que esta mañana (también pernoctará en el centro sanitario) preste declaración ante la Policía como imputado y, por tanto, en presencia de abogado, y a continuación lo haga ante el juez. Las dos investigaciones en marcha, la judicial y la de la Comisión de accidentes de Fomento, no han hecho más que empezar por lo que habrá que determinar qué responsabilidad tuvo el maquinista en la tragedia, pese a que reconoció en los primeros momentos que el convoy circulaba a 190 kilómetros por hora en un tramo donde la limitación es de 80 kilómetros. Francisco José Garzón explicó ayer a su compañero de sindicato ferroviario, Manuel Rodríguez, que lo visitó en el Hospital de Santiago (aún no estaba detenido) que entró en estado de shock al bajar de la cabina. Fue consciente del descarrilamiento del tren, pero no de la tragedia que acababa de producirse. Cuando me bajé de la cabina y miré alrededor no entendía ni lo que me preguntaban relató Garzón a Rodríguez que es secretario de Seguridad y Formación del sindicato Semaf y ha conducido trenes hasta 2005. Según él, el ferroviario que sufrió heridas y magulladuras está muy desorientado y cons- ternado, pero no ha recibido asistencia psicológica. No obstante, en los primeros momentos, según algunos testigos colaboró con las decenas de personas afanadas en rescatar a las víctimas atrapadas. Además, contó por radio a la central lo que había ocurrido y habló de modo informal con varios policías. Sus compañeros insisten en que eso no significa que el maquinista reconozca error. No había bebido Los agentes le practicaron la prueba de alcoholemia y dio resultado negativo Menuda multa para Renfe Qué gozada sería ir en paralelo con la Guardia Civil y pasarles haciendo saltar el radar. Je, je, menuda multa para Renfe Je, je Comentarios inapropiados Los agentes consideran inapropiados las imágenes y los comentarios que publicó en la red Francisco José Garzón, en una foto de su perfil ya cerrado En Renfe desde 1982 Según fuentes de la investigación, por radio comunicó a la central oficial de Renfe que iba a 190 kilómetros. Esa grabación fue entregada a la Policía Judicial horas después del suceso y ya está en poder del juez. Más tarde, se lo reconoció al propio delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, e incluso hizo varias llamadas en las que todo apunta a que habría admitido también que el convoy circulaba mucho más rápido de lo que estaba permitido. Los agentes de Policía Judicial le practicaron la prueba de alcoholemia, cuyo resultado fue negativo. Según fuentes policiales, todo apunta a un error humano. Sin embargo, compañeros del maquinista reiteran que en un accidente nunca hay un solo factor y suman varias posibles causas concatenadas. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha explicado también que el magistrado encargado de la causa ha ordenado a la policía la custodia de la caja negra del tren, así como que recabe documentos e informes que arrojen luz sobre el siniestro. Garzón tiene 52 años y es natural de Monforte de Lemos (Lugo) aunque reside en La Coruña donde estaba destinado desde el año 2010. Lleva desde 1982 en Renfe, según explicó el presidente de la compañía, Julio GómezPomar, y desde el año 2000 estaba trabajando como maquinista; primero como ayudante de maquinista, y desde el año 2003 como maquinista. Venía operando en esta línea prácticamente desde que se pusieron en marcha estos trenes híbridos (diésel y catenaria) el modelo 730, que entró en funcionamiento en junio de 2012. Y, por lo tanto, llevaba más de un año operando esta misma línea indicó Gómez- Pomar. El otro conductor, al margen El miércoles dio el relevo a su compañero, el ferroviario que había partido de Madrid y que condujo el Alvia hasta Orense. A partir de ese punto, el primer conductor ocupó un asiento como un pasajero más (no tiene ninguna responsabilidad a partir de ese momento) y Francisco José Garzón se situó solo en el puesto de cabina, tal y como establecen las normas. Por lo tanto, el maquinista ahora imputado tenía no solo una amplia trayectoria como conductor, sino que además conocía la vía. De ahí, lo inexplicable de esa velocidad que habrá de confirmar la caja negra del tren (podría estar analizada en un par de días) pero que él reconoció de forma verbal. Los agentes están tomando ya declaración a algunos de los supervivientes y testigos del siniestro para comenzar el atestado policial. Tanto los fun- El ferrocarril español, de los más seguros de la UE El riesgo de accidente ferroviario en España está muy por debajo de la media europea, según datos de la Agencia Ferroviaria Europea. El peligro de que haya víctimas mortales en un siniestro por millón de kilómetros es de 0,16 en España, frente al 0,31 que registra de media la Unión Europea. El accidente producido este miércoles en el tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol a las afueras de Santiago de Compostela es el más grave ocurrido en la Unión Europea en los últimos 15 años, según las estadísticas de la agencia ferroviaria europea. El siniestro más reciente con un número mayor de víctimas tuvo lugar en Alemania en junio de 1998, cuando fallecieron 101 personas y 88 resultaron heridas.