Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 26 DE JULIO DE 2013 abc. es ENFOQUE 5 Un país sobrecogido Cuatro imagénes del momento del horrible accidente en el que perdieron la vida ochenta personas AFP Duelo nacional El Camino de Santiago JAIME GONZÁLEZ Todos los sentimientos el amor, la alegría, la tristeza, el desencanto, el odio, el fracaso, la libertad, el deseo, el miedo, el dolor, la angustia o la esperanza pueden expresarse a través de la imagen de un tren, metáfora infalible cuando nos quedamos sin palabras. La vida es un tren avanzando a toda prisa; la memoria es un tren de regreso; el futuro es un tren cruzando el horizonte; el pasado es un tren desvencijado; el desamor es un tren que se aleja en la distancia, y la infamia es un tren en la estación de Atocha. Todo lo que tenga que ver con el corazón y el alma cabe en un tren: el misterio es un tren entre las brumas; la paz es un tren de vía estrecha; la solidaridad es un tren de afectos, y el amor es un beso apasionado en las escalerillas de un tren. Las ganas de vivir se pierden cuando el último tren pasa de largo y la muerte es un tren descarrilado. Si todos los sentimientos pueden expresarse a través de la imagen de un tren, el suyo y el mío es un tren que se ha quedado varado en la garganta de un país que hoy desparrama su pena a media asta. Todos tenemos un tren particular, pero ese tren que ya no llegará nunca nos puso en hora los relojes para que nos subiéramos al tren que partió nada más conocerse la tragedia. Y ahí estamos todos, compartiendo un mismo vagón, guardando el mismo minuto de silencio. ¿Por qué somos solidarios? Porque son nuestros muertos. Es esa sensación de pertenencia la que ha activado las defensas del pueblo. Por mucho que se esfuercen en que vivamos de espaldas, nos giramos cada vez que el horror llama a la puerta. La imagen de un tren es una metáfora infalible cuando nos quedamos sin palabras, pero cada vez que nos quedamos sin palabras nos subimos a un tren con idéntico destino. Todos tenemos un tren para expresar un sentimiento el amor, la alegría, la tristeza, el desencanto, el odio, el fracaso, la libertad, el deseo, el miedo, el dolor, la angustia o la esperanza pero los muertos de ese tren son nuestro Camino de Santiago.