Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 ABCdelVERANO CINE VIERNES, 19 DE JULIO DE 2013 abc. es estilo ABC Dany Boon protagonista de Llévame a la luna Me gusta usar mi físico para hacer reír como soy. Me gusta utilizar mi físico para hacer reír. -Coincidió con Diane Kruger en Feliz Navidad pero es la primera vez que ella actúa en una comedia ¿Cómo ha sido? -Estaba muy contenta. No ha dudado en darlo todo y no se ha preocupado ALICIA DE MENDIZÁBAL por la imagen que pudiera dar. Se ha MADRID dejado guiar por el director Pascal ChauSentado en uno de los salones de la Re- meil, que es un gran realizador. sidencia de Francia en Madrid, Dany- ¿Y para usted cómo ha sido ponerBoon, siempre sonriente y buscando se a las órdenes de Chaumeil? cualquier ocasión para hacer una bro- -Me ha gustado mucho. Tiene una mama, recibe a ABC para hablar de su nue- nera de rodar muy elegante y moderva comedia romántica Llévame a la na. Además busca la veracidad de la esluna El actor habla de la importancia cena antes de preguntarse si es graciode reír, de España y de las relaciones de so o no. Hemos viajado mucho y aunque pareja, sobre las que sentencia si hay ha sido un poco duro, hemos estado en miedo, todo está perdido Kenia y Moscú. Pero confieso que mi- -La película gira en torno a la maldi- escena favorita sucede en París. ción de la familia de Isabelle (Diane- -En el filme trabaja en la guía de viaKruger) en la que todos los primeros jes Routard y siempre graba unas primatrimonios resultan ser un fracameras impresiones de sitios a los so. ¿Es supersticioso? que va. ¿De España qué diría? -Si hablamos de matrimonio, -Hablaría sobre la D. Boon yo me he casado dos veces acogida de la gen La maldición (entre risas) Ahora en serio, te, que siempre sirve para decir la maldición es un pretexto es muy caluque la vida de pareja puede ser para hablar de que a veces rosa. Cuando complicada la vida en pareja puede ser era estucomplicada. Uno de cada dos diante, pasé matrimonios acaba en divorcio, 15 días en Eslo que no es muy alentador. paña y estuve mu- -Su personaje se pregunta cómo una cho en Barcelona chica como Diane Kruger se ha podi- viendo exposiciodo fijar en él. ¿Hay un poco de la be- nes de Dalí, Miró, lla y la bestia en la trama? Tapiés y de Picasso, -Lo que hay son personajes intere- que para mí es el santes donde se puede ver la comple- más grande. Anjidad de lo humano. Ser guapo es sólo tes, hasta sabía un regalo de los padres, pero ser bello hablar español. en el interior es una actitud que re- La plaza de toros quiere esfuerzo. Serge Gainsbourg no de Madrid es la era nada guapo, pero era magnífico y más grande (dice vivió historias de amor con mujeres en español entre muy bellas. Sinceramente, prefiero ser risas) El actor de Bienvenidos al norte estrena una comedia romántica junto a Diane Kruger -En octubre estrena la comedia Eyjafjallajökull ¿Descarta los papeles dramáticos? -Me encanta hacer reír. Cuando tienes el don de saber hacerlo hay que trabajarlo. Tampoco descarto papeles dramáticos, pero hay que encontrar un buen proyecto. Para aceptar no hacer reír en un filme, hay que estar seguros de que valga la pena. Una comedia disparatada LLÉVAME A L A LUNA Dirección: Pascal Chaumeil. Con: Diane Kruger, Dany Boon y Etienne Chicot. OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE La sorpresa de esta comedia romántica francesa no está en su desenlace, que es de catálogo, sino en su apuesta constante para que lo excéntrico, lo inadmisible, se aloje cómodamente en la sensatez del espectador. Las peripecias de una mujer de bandera (la alemana Diane Kruger) para casarse sólo un poquito con un auténtico tonto del haba (el genial Dany Boon) someten a un tercer grado al sentido común, y sólo pueden ser explicadas mediante una reunión familiar en la que sólo falta un psiquiatra o un cerrajero. El director, Pascal Chaumeil, exprime la capacidad del francés Dany Boon para desabrochar su comicidad en las situaciones más absurdas que la audiencia pueda imaginar: en Kenia, en Rusia, en el sillón del dentista... y acentúa sin pudor lo risible del romance con un punto de maldad casi salvaje. Nunca disimula su intención ligera ni su carácter extravagante, y habla del amor con la lengua disparatada de las viejas screwball comedy de Hollywood. El niño y la jirafa ZARAFA Escenas de pareja KEEP THE LIGHTS ON Dirección: R. Bezançon y J. C. Lie. Firmada al alimón por Remy Bezançon y por Jean- Christophe Lie, estamos ante una pieza de animación tradicional. Tradicional, en primer lugar, por la técnica empleada, que se aparta de la tendencia dominante de la animación por ordenador: habrá quien se fije en ello y se sienta aliviado por el respiro analógico. Tradicional también por la historia elegida y por su desarrollo: en esta época en que los dibujos compiten en ambición narrativa (y en festivales) con la ficción de imagen real, digamos que Zarafa es el tipo de película que puede ver un niño más bien pequeño y aguantar, con grado variable de aburrimiento, el adulto Dirección: Ira Sachs. Con: Thure Lindhardt y Zachary Booth. Deja la luz encendida fue premiada en numerosos festivales de cine gay y ha sido nominada a los Independent Spirit, por su vívido ejemplo de ese cine indie que algunos se empeñan en enterrar. Pero la medida de su valía o de su grandeza vendrá dada por el interés que despierte en otro tipo de espectador que su target natural: ahí es donde se revelan los méritos de esta trama homosexual de carácter confesadamente autobiográfico de Ira Sachs, quien cuenta, de primera mano o no, una love story que no sigue cánones de comedia (que se detiene cuando la pareja se encuen- consorte que acompaña al rey de la casa. El principal interés- para ese adulto- que puede tener esta historia de un niño sudanés y de una jirafa que viajan en globo a la Francia decimonónica, es ver cómo maneja el riesgo de incurrir en leso orientalismo. Así, los villanos son blancos, los gobernantes de París son una caricatura y los africanos sobre todo los animales son los héroes de la pieza. A. WEINRICHTER tra y entabla una conversación, según la genial metáfora de Stanley Cavell) ni del melodrama (que se centra en la línea de sombra de toda relación amorosa) sino del modelo bergmaniano de Escenas de un matrimonio el tiempo es el principal corrector modulador de toda enajenación, y la crónica de una década que relata Sachs es un test agridulce, cruel y real como la vida misma. A. WEINRICHTER