Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN VIERNES, 19 DE JULIO DE 2013 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Disparo fallido con munición estropeada La ofensiva organizada a partir de la munición proporcionada por Bárcenas no conoce límites, ni siquiera éticos. Ayer le tocó el turno al presidente del Tribunal Constitucional, pretendidamente deslegitimado por los pagos que realizó (37,14 euros) como afiliado del PP. Francisco Pérez de los Cobos puede militar donde le plazca y más le cuadre, por mucho que los voceros de Bárcenas traten de confundir a la opinión pública y hacer pasar por juez a quien es un catedrático elegido como magistrado. Así está la ley. Lo demás son trampas. Maniobras oscuras para apartar a Ruz Las últimas maniobras que se van conociendo en el seno del CGPJ a la hora de decidir si se prorroga o no a partir de otoño la presencia del juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional no cumplen mínimamente los requisitos de transparencia exigibles en una democracia. Se trata de elaborados y opacos manejos de difícil comprensión, porque la profesionalidad demostrada por Ruz está más que acreditada. Miguel Carmona, un juez afín al PSOE y hoy vocal del CGPJ, es el titular de la plaza judicial que antaño ocupara Baltasar Garzón y que ahora tiene Ruz. En otoño vence el mandato de Carmona en el CGPJ y tomará posesión del juzgado que investiga los papeles de Bárcenas Apear a Ruz para que Carmona asumiera una investigación ya en marcha tendría muy difícil explicación. Y más si se trata de un juez con tan acreditada hoja de servicios en favor de la causa de la progresía. Se vislumbra desde muy lejos su interés por despojar a Ruz y asumir la instrucción de este caso. Lo sospechoso ahora es que Moliner avalado en su día por Ruiz- Gallardón como presidente del CGPJ, y confidente de Carmona no ponga coto, e incluso aliente, una maniobra tan sospechosa. POSTALES JOSÉ MARÍA CARRASCAL MOCIÓN DE IMPOSTURA Se intenta montar una encerrona a Rajoy en el Congreso, con absoluto desprecio de las normas constitucionales C OMO los padres de nuestra Constitución se empeñaron en sembrarla de equívocos para suplicio de sus hijos y nietos, a las nacionalidades que tantos disgustos nos han dado, unieron las mociones de censura que no son de censura sino de candidatura a la presidencia de gobierno. Para ello se exige al aspirante presentarse a una especie de examen ante la Cámara, exponer ante ella su programa y contar con los votos necesarios para ser elegido. Ninguno de esos requisitos los cumple Rubalcaba, que, sin embargo, parece dispuesto a presentar esa moción: no aspira al cargo, sino que propone, ¡agárrense! nada menos que a Soraya Sáenz de Santamaría. No va, por tanto, a presentar programa de gobierno y ni siquiera en el hipotético caso de lograr el apoyo de toda la oposición, reuniría los votos para que la moción pasase, dada la mayoría absoluta del PP. Y contar con los críticos internos de Rajoy es demasiado suponer, incluso para un hombre tan desesperado como él. Entonces, se preguntarán ustedes ¿qué pretende Rubalcaba? Según nos dice, defender la dignidad del Congreso al que Rajoy ha ofendido no explicándole su papel en el caso Bárcenas. Bonita manera de defender el honor de la Cámara es ig- norar lo que la Constitución dispone en estos casos. Pero así entiende la izquierda la democracia y sus normas: adaptándolas a su conveniencia, en vez de adaptarse ella a la normativa constitucional. Lo hace desde siempre, invocando un derecho casi de pernada: la superioridad moral, que le permite hacer lo que le dé la gana, Recuerden la nacionalización de Rumasa y el Montesquieu ha muerto Funcionó en los primeros años de la Transición, pero a estas alturas, sabemos que, de superioridad, nada y de moral, menos. El caso de que hablamos no hace más que confirmarlo. Lo que ahora pretende no es defender la dignidad del Congreso, sino montar una encerrona al presidente, violando el espíritu y las normas de la convocatoria, para saetearlo a sus anchas, disminuir su prestigio y sacar los máximos réditos políticos y electorales. Un claro ejemplo de oportunismo político y de deslealtad constitucional. Son ellos quienes ofenden al Congreso con esta iniciativa, que recuerda el Pacto del Tinel, para excluir al PP de la escena política catalana, y el Tripartito, que ahora sería Cuatri, Quinti o Sexapartito, con los nacionalistas exigiendo que se incluya el derecho a decidir para unirse al envite, otro chantaje descarado, esta vez a sus colegas. Lo que pueda decir Rajoy les importa poco. Ni siquiera van a escucharle. Van sólo a denunciarle, como ellos mismos reconocen, y desprestigiarle, valiéndose de testimonios llenos de contradicciones de un encarcelado y de una tergiversación desvergonzada del procedimiento constitucional. Ante tales hechos, Rajoy haría bien en no caer en la encerrona. Nos debe una explicación de por qué siguió en contacto con Bárcenas. Pero no en los términos que éste y sus conmilitones políticomediáticos intentan imponerle, sino en los que considere oportunos para él y su partido. Cualquier otra cosa sería atropellar no ya el derecho a la legítima defensa- -la Constitución ni siquiera le exige asistir a la sesión, al ser un examen del aspirante a su cargo- sino el sentido común, que parece haber desaparecido últimamente de España. CARTAS AL DIRECTOR Leyes para el bien de los asesinos Cuando al etarra Urrusolo Sistiaga, condenado a 449 años de prisión, acusado de dieciséis asesinatos y dos secuestros, obtiene un permiso penitenciario para salir de la cárcel, queda patente que la ley en este país no funciona, ya que debería apoyar y resarcir en la medida de lo posible a las familias de las víctimas, y no dejar libres a los verdugos de sus familiares asesinados. Tener que presenciar algo tan descabellado sin duda aumentará el dolor de las víctimas, pero sobre todo acentuará la incomprensión de la sociedad hacia los jueces que dejan libres a los asesinos de sus familiares. Me pregunto qué pensaría Cicerón si levantara la cabeza, cuando sentenció que las leyes se han hecho para el bien de los ciudadanos Queda patente que el bien en este caso es para el asesino y verdugo, no para las víctimas y el resto de ciudadanos. BORJA DE BORBÓN MATEOS MADRID Ahora nadie sale en defensa del catalán La consellera de Educación, Irene Rigau, ha presentado una propuesta llamativa: que asignaturas que ahora se dan en catalán pasen a darse en inglés. De esta forma se quitarán cinco horas semanales de enseñanza en catalán. Ante este evidente ataque al catalán no he oído