Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 18.7.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.632 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL VERANO, TODOS LOS VERANOS Ribadeo VISTO Y NO VISTO Más que una ría majestuosa Contemplar el paisaje desde el Puente de los Santos, pasear por sus acogedoras calles y disfrutar del buen comer es una forma de vida muy especial IGNACIO RUIZ- QUINTANO CHOPIN Bárcenas, que parecía una mezcla de Paulie Gualtieri y Didier Deschamps, sólo es un clase media, como Roldán hopin en el Museo del Prado. Al piano, el argentino Horacio Lavandera. Entre el público, con runrún de popularidad justicialista ¿los Liaño? ¡los Liaño! cuchichea el pueblo) abogados de los Bárcenas. Valses, polonesas, nocturnos, fantasías, baladas, estudios... Y de propina, la Marcha fúnebre Chopin era tuberculoso, y con eso ya se acercaba a la cadaveridad mon cher cadavre le decía su Georges Sand) pocos intérpretes han sabido librarse del morbo de desmayar y arrastrar las cosas que Chopin tocaba sencillamente. ¡Hasta Querol se permite en la parte central de la Marcha fúnebre arrastres con pegajosa miel en las yemas de los dedos! refunfuña Gerardo Diego, que está con Gide en el reproche a Cortot de esas inadmisibles delicuescencias. Es la mejor pianista que he oído dijo de Cortot el poeta de las décimas. ¡Pobre Chopin, víctima de la mala literatura y de la peor musicalidad de los virtuosos de gabinete burgués que matan al Chopin vigoroso y genial de las polonesas y estudios para quedarse a solas con el melancólico soñador de valses y nocturnos! Chopin es el poeta del piano, el poeta y el músico de la clase media... y también el preferido de las muchachas. Un cursi, o algo así, dicho por Baroja. Chopin multiplicando en pianos y corazones su bálsamo consolador y su confidencia sentimental. Es la música de esta España titánica (por su anhelo de Titanic ¿Y Berlanga? La historia dice que Chopin conseguía que el piano cantase con voz de tenor o de soprano con pausas para respirar. Es la defensa francamente chopinesca que Liaño ha de interpretar al piano de Bárcenas, el hombre que parecía Paulie Gualtieri y Didier Deschamps y sólo es un clase media española, como Roldán. En el atril, nueve carpetas como nueve musas: cuatro azules, dos amarillas, una sepia, una verde y una lila. España es tocar a Chopin y que salga Jaime Ostos. Y la verdad: donde esté Ostos, que se quite Chopin. C Ribadeo, 1930- 1940. En Guimarán y Dársena mplan los barrios de conte la imagen se ría del Eo, fron Perspectiva del puerto de sde la tera natural con Asturias Ribadeo, 200 2. LEOPOLDO CALVO- SOTELO MARQUÉS DE LA RÍA DE RIBADEO A tiro hecho Paseo Empezando en la capilla de San Miguel, un camino lleva al antiguo cargadero de mineral de hierro y al fuerte de San Damián, con bonitas vistas sobre la ría, y continúa hasta el faro de la Isla Pancha. S i un europeo del norte o un norteamericano preguntaran por lo que nos distingue a los españoles, ¿qué contestaríamos? Yo saldría del paso diciendo que los españoles tenemos primos y además un pueblo, aunque no vivamos en él. La prueba de que esta intuición no anda descaminada es que, con frecuencia, esos dos elementos constitutivos de nuestra biografía los primos y el pueblo confluyen en un sustantivo tan español que no encuentra buena traducción en otros idiomas: veraneo. Veranear es más que irse de vacaciones, es una forma de vida especial que, muchas veces, y sobre todo en los años jóvenes, compartimos con nuestros primos en un pueblo que la familia considera como su sede espiritual. Pues bien, mi pueblo es Ribadeo, en la mariña de Lugo, a orillas de una maravillosa ría astur- galaica, y mientras escribo sé que allí es pleamar, con lo que todavía quedan dos horas para que en la mitad de la ría emerja esa isla de arena que los ribadenses llamamos el Tesón, y para que empiecen a ensanchar bajo la luz del poniente las playas de la orilla asturiana... En fin, empiezo a hablar de Ribadeo y enseguida me puede el pai- Excursión La playa de las Catedrales es el más célebre de los paisajes ribadenses. Hay que mirar bien la tabla de mareas, porque sólo se puede visitar en bajamar. Comer Cruzaremos la ría para ir a Peñalba, en Figueras, donde Fina y Avelino siguen ofreciendo una de las mejores cocinas de la región. saje, pero es que Ribadeo se impone por la belleza de su ría. ¿Y no será que, además del paisaje, me puede también la pasión ribadense? Quizá más es una pasión asistida de razones: es verdad que hay muchas rías en el Cantábrico, todas bonitas, pero ninguna tiene cuatro pueblos asentados en su ribera para alegrar la vista del viajero: Ribadeo, Castropol, Figueras y Vegadeo. Es ese diálogo de los campanarios sobre las ondas del Eo, descrito por mi abuelo Leopoldo hace muchos años, el que hace única a nuestra ría. Aún hay más. La ría de Ribadeo es un paisaje que, desde el lugar adecuado el Puente de los Santos o el mirador de Santa Cruz se abarca con un golpe de vista y se incorpora así a la memoria y a esa galería interior de imágenes que nos acompañan siempre. Las rías bajas, igualmente bellas, nos abruman, sin embargo, con su dimensión majestuosa de grandes fiordos y por eso quienes las cantan se tienen que fijar en una parte Ay, Sálvora, boca da ría... Pero quizá es llegado el momento de que el lector deje de leerme y compruebe mis palabras, yendo a Ribadeo, paseando por sus calles acogedoras, disfrutando de su buen comercio y, con suerte, de un concierto de la Coral Polifónica, que interpreta como nadie las habaneras y gallegadas que componen la banda musical de la película veraniega ribadense. Después habrá que tomar la difícil decisión hay tanto para elegir de dónde comer, y por la tarde una primera aproximación a la ría debe empezar bajando por cuestas empinadas a Porcillán, para encontrarse allí con un espectacular (pero no ostentoso) puerto deportivo y, a su lado, una vieja dársena y un bajorrelieve de bronce, homenaje de Ribadeo a mi padre, que a mí me enseñó todo esto que les he contado. MAÑANA, Albufereta- San Juan