Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 DEPORTES Ciclismo Tour de Francia El decisivo Alpe d Huez Gap m 2.000 1.500 1.000 500 0 km 50 100 172,5 JUEVES, 18 DE JULIO DE 2013 abc. es deportes ABC ETAPA 18 Alpe- d Huez- 1 Alpe- d Huez- 2 2 2 E E 3 2 El desnivel del Alpe D Huez que tienen que escalar los ciclistas hoy es el equivalente a la suma de las alturas de la Catedral de Burgos (79 m. el Empire State (443 m. Torre Espacio (230 m. y la Torre Eiffel (324 m. Todos ellos suman aproximadamente 1.076 metros, casi los mismos que tiene de desnivel este espectacular puerto 1.124 metros El Alpe d Huez, que hoy se sube dos veces, inauguró los finales en alto del Tour y la televisión en directo Alpe d Huez FRANCIA Cumbre 1.850 metros 1 3 5 4 Huez 6 8 2 Las 21 curvas de la montaña mágica J. GÓMEZ PEÑA CHORGES 1.000 Catedral Cate B de Burgos Las 21 curvas de la subida 7 9 10 11 12 13 14 16 15 La Garde 17 21 19 18 20 Torre Espacio p Empire E State l Alpe d Huez fue al Tour 1952 lo que los Lagos de Covadonga a la Vuelta a España 1983. De repente, el ciclismo podía verse en directo por la televisión. A mediados del pasado siglo, en Francia había unos 30.000 televisores. Por ahí se metió el Tour para llegar hoy a 190 países a través de la pantallas. Y todo empezó en el Alpe d Huez, la cuesta de las 21 curvas que hoy tiene doble sesión. En 1952, como bautizo, ganó Fausto Coppi. En la cúspide de su carrera. Pero no fue el único culpable del éxito de esta cima. Hay otros, menos conocidos. Como Jean Bartaglia, un pintor de Bourg d Oisans, el pueblo situado en la falda del puerto. De él es la pregunta que lo originó todo: ¿Y por qué no traemos el Tour aquí? A un hostelero, Georges Rajon, se le encendió la luz. Alpe d Huez era una estación de esquí que empezaba. Había que ponerla en el escaparate. Reunió los francos necesarios- -unos 3.000 euros- -y convenció a la dirección del Tour para estrenar el puerto. Una cuesta nueva, a la sombra del Tourmalet, el Galibier y el Izoard. Fue algo más: era el primer fi- E 5,5 La Ferriere To Torre Eiffel Ei 0 5 %8,5 13 9 2 3 4 5 6 L Alpe D Huez al detalle Distancia: Altitud: Desnivel: Pend. media: Pend. máxima: 1 13,8 km. 1.850 m. 1.124 m. 8,1 %14 11,5 %6,5 Metros 1.800 1.700 1.600 1.500 1.400 1.300 1.200 1.100 1.000 12 %12 12 8,0 7 9,5 %7,5 8 9 11 12 13 10 Los cinco últimos ganadores 2011: 2008: 2006: 2004: 2003: Pierre Rolland (FRA) Carlos Sastre (ESP) Frank (LUX) Lance Armstrong (EE. UU) Iban Mayo (ESP) 8,1 %9 %8,5 14 %12 13 12 11 10 9 8 7 6 5 Las ascensiones más rápidas Pantani Pantani Pantani 1995 1997 1994 10 19 18 20 21 2 1 14 15 16 17 4 3 36 50 36 55 37 15 37 36 37 40 38 05 900 800 700 600 10,1 Kilometraje total de la subida: 13,8 0,0 Pendiente media de cada tramo Número de curva Tramos con pendiente máximas P. SÁNCHEZ ABC Armstrong 2004 Ullrich 1997 kms. 0 Armstrong 2001 nal en alto del Tour y, además, el primero que se iba a ver en directo a través de la televisión. Si a este cóctel se suma la victoria de Coppi, el éxito era seguro. El público pudo verlo, casi tocarlo desde sus casas. Allí estaba el pobre Andrea Carrera, el líder que lloraba, el gregario más entregado a Coppi. Por una fuga y sin querer se había vestido de amarillo. Carrera se lo reprochaba a sí mismo. Los aficionados italianos le silbaban por haber profanado la túnica sagrada de Coppi. Y Fausto, claro, le defendía. Y le hizo un favor: ese mismo día le quitó el liderato en Alpe d Huez. Tardó 45 minutos y 22 segundos en esos 14,5 kilómetros. El vuelo. Luego, muchos años después, otro ciclista trágico, italiano también, dejó el récord en 37 minutos y 35 segundos. Era Marco Pantani. En 1997. En el Alpe d Huez se resume la historia moderna del Tour. La leyenda, las traiciones, las trampas y la gloria. Todo en 21 escalones hacia una estación de esquí que cada verano es un imán para cicloturistas de todo el mundo. El Alpe d Huez tiene una buena nómina de vencedores: Coppi, Kuiper, Agostinho, Herrera, Bugno, Hinault, Etxabe, Pantani, Mayo, Armstrong, Sastre... hasta Rolland, en 2011. Aún más vibró Francia en 1986. En el Tour que no fue el sexto de Hinault. Había prometido a su delfín, Greg LeMond, que si le ayuda a ganar en 1985, él le escoltaría en la siguiente. Y ya se sabe, el número uno lo es por su ambición, su codicia. Hinault convirtió el Tour 1986 es una campo de batalla. No esperó. Atacó en el primer puerto del Tour, el alto de Burdingurutzeta. Hinault subió al podio, líder ya. Desatado. LeMond no lo podía creer. Los miedos del americano se confirmaron un día después: Hinault volvió a atacar, a lo loco en el descenso del Tourmalet. Trepó por el Aspin y el Peyresourde. Solo. Con Francia en las cunetas. Dios galo. Pero lo pagó en Superbagneres. LeMond, pura rabia, le cogió, le pisó y allí le dejó. Hinault entró casi K. O. en la meta, pero aún era el líder. Los Alpes inclinaron el Tour hacia LeMond, más joven, más fuerte ya, más enfadado. Hinault volvió a arrancar en el Galibier. LeMond, con ayuda de Cabestany, le cazó. Se sentía traicionado, pero el Tour era suyo. Sólo quedaba Alpe d Huez, donde escenificaron una paz mentirosa. Cuenta Hinault que aquellas trabas tenían como objetivo preparar a LeMond para soportar en el futuro todo tipo de presión. Dos versiones. Dos manos unidas en la meta de Alpe d Huez.