Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 DEPORTES Ciclismo Tour de Francia JUEVES, 18 DE JULIO DE 2013 abc. es deportes ABC Chris Froome no se arruga ante la ofensiva española El líder doblega por un suspiro a Contador y Purito en la última contrarreloj, y hoy le espera tormenta en Alpe D Huez, que se sube dos veces J. GÓMEZ PEÑA ENVIADO ESPECIAL A CHORGES Lo voy a seguir intentando Enfrentado al desafío aparentemente inalcanzable de derrotar a Chris Froome, Alberto Contador no se rinde. Lo voy a seguir intentando decía ayer después de terminar la contrarreloj que se le escapó en el último tramo, después de hacer cumbre en el segundo puerto. Se la llevó el británico. Froome está muy fuerte, pero me siento cada día mejor y puedo contar con un equipo que me va a ayudar prometía Contador, que no se conforma con haber subido un escalón en el podio: Hacerme con el segundo puesto no cambia mucho en mi mente, porque la ambición es subir a lo más alto del pódium. Lo más importante es tener buenas sensaciones, es una buena señal para los próximos días Los próximos días son, desde hoy, los Alpes. Mientras Chris Froome, metido en su burbuja, pedalea sobre el rodillo antes de tirar hacia la rampa de salida, la televisión francesa emite un reportaje sobre él. Filmado en África. Se le ve en chándal y sentado en el suelo. Parece un masái albino. Cara traviesa. Juega con un cachorro de león que le pasa la lengua, que le tapa la cara con sus zarpas. Froome es África. Y África manda en este Tour. Lleva en su bicicleta un símbolo tribal. Lanzas de caza. Froome es un león, el rey de la jungla en este Tour. Nadie tiene su motor. Al final, el ciclismo se reduce a eso. El líder ganó ayer, por nueve segundos sobre Contador y 10 sobre Purito, la última contrarreloj, enrevesada y difícil de descifrar. Había ambiente de Fórmula 1 en la salida de Embrun. Todos se espiaban, se copiaban. Condicionados por un recorrido con dos subidas y por una meteorología caprichosa, los mecánicos se volvieron locos con las bicicletas. ¿Bici normal o de crono? ¿Rueda lenticular o no? ¿Acople en el manillar? ¿Cambio de montura en el último puerto? Tecnología, ordenadores, cifras. En África no suena la Fórmula 1. Allí sólo rugen los leones. Froome acabó con las preguntas y dejó claro otra vez que nadie en esta selva tiene sus piernas. Y en eso le dan la razón los números: tras batir ayer a Contador, Purito, Kreuziger (cedió 23 segundos) Valverde (30 s) Quintana (1: 01) y Mollema (2: 09) que se hundió y cedió su plaza en el podio, es más líder que nunca: tiene 4 minutos y 33 segundos sobre Contador, el que menos lejos le sigue. Froome es el mejor reconoció Contador. Pero yo ya soy segundo- -reacciona Contador- -y es la mejor posición para atacar al primero A su revólver de Pistolero apenas le queda munición. No alcanza para darle a Froome ni contra el cronómetro ni en los duelos cuesta arriba. Sólo le queda disparar con los ojos cerrados. Tirarse a tumba abierta en los descensos o a lo loco y ciego lejos de la meta. Asustar al león. Acorralarle. Hoy, en las subidas o en la bajada que enlaza los dos pasos por Alpe ra de su rival. A Contador le da igual: ¿Qué quiere? Que vaya a rueda Hoy continuarán la charla. Ayer, en la contrarreloj de Chorges, 32 kilómetros que esquivaban la calma del lago para trepar por dos puertos, Contador salió mejor, dientes al aire. Marcó la plusmarca en el primer repecho, con Froome a dos segundos, Purito a 17 y Valverde a 20. En el segundo tramo, que incluía un descenso y toneladas de vértigo en las curvas, el madrileño alejó 13 segundos al líder. Cambio de montura Contador, buen comienzo El madrileño marcó el mejor tiempo en el primer y el segundo tramos y se vio superado en el último Guerra contra Froome Pese a que el líder es el más fuerte, los españoles prometen batalla en las etapas de los Alpes d Huez, desenfundará. Y dice el cambiante parte del tiempo que va a llover. A los felinos no les van los baños. A Froome no le gustó el ataque de Contador el martes en el descenso del col de Manse, cuando, kamikaze, se la jugó y acabó por los suelos. Le criticó: Casi paso por encima de tu cabeza. Ten un poco más de cuidado. No hay que correr riesgos inútiles Le irrita la locu- Contador y Kreuziger habían partido con una bicicleta normal, con acople para los codos en el manillar y con rueda lenticular, la que más pesa, la que más tira. Decidieron no cambiar. Fueron casi los únicos. Froome y el Movistar de Valverde y Quintana se subieron a un cabra en la cima del segundo puerto. Suponía perder unos veinte segundos. A Froome le valió la pena. Estoy seguro de que esa bici, más rápida y con un desarrollo mayor, me ha ayudado a ganar dijo el líder, sorprendido. No esperaba esta victoria. No iba a arriesgarme a un caída. Creía que podía perder casi un minuto Y ganó. El descenso hacia la meta fue su trampolín. Pero tenía trampa, resbalaba. Llovía y dejaba. Nubes y sol. Era una tarde loca de verano. Con el bochorno previo a la tormenta. A Froome, el último, le cayó más agua. Frenó. También Contador, que protegió su rodilla dañada. Delante, Valverde y Purito pedaleaban sobre la mejor contrarreloj de sus vidas, anuncio de que se les espera en los Alpes. Igual que a Quintana, de nuevo espléndido. Iré a por una etapa y a por el podio se atreve. Nadie, ni Contador esta vez, jugó a la ruleta rusa. Sólo uno, Peraud, puso su cabeza sobre la mesa. Su clavícula. Se la había fisurado al caerse en el calentamiento. Aun así, salió. Disecado. Daba las curvas cuadriculado. Y patinó en la última, barnizada por cuatro gotas traidoras. Cayó sobre el mismo hueso roto. Lloró encogido sobre el pecho de su mujer. Peraud, el duro Peraud, el ingeniero nuclear que casi muere de agotamiento en la cima del Ventoux por conservar su puesto entre los diez primeros, se quedó sin Tour. El doloroso Tour. Él se fue y Froome batió a los biomecánicos. El ciclismo, como la Fórmula 1, es una cuestión de motor. El resto cuenta menos. Es un extraterrestre definió Purito cuando aún creía que podía ganar la contrarreloj. El líder está impresionante asumía Contador. Lo mismo piensan Valverde y Quintana. Suena a renuncia. Aún no. No pueden con él con el reloj de por medio, ni en la última cuesta. Pero nadie se arrodilla. Anuncian tormenta para hoy en Alpe d Huez. Lluvia fría en la subida y catarata de miedo en el descenso. Si tengo que arriesgarme en las bajadas, estoy preparado contestó ayer Froome. Galería con las mejores imágenes de la jornada del Tour de Francia