Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ECONOMÍA JUEVES, 18 DE JULIO DE 2013 abc. es economia ABC Fernández de Sousa dimite reconociendo que hubo errores El consejo acepta por unamidad su renuncia y convoca a los accionistas para el próximo 12 de septiembre E. P. RODRÍGUEZ- SOMOZA VIGO (PONTEVEDRA) Ha llegado el momento de dar un paso atrás admitía ayer Manuel Fernández de Sousa, quien deja la presidencia de la empresa que fundó su padre y en la que desde hace 37 años ocupó distintos cargos. Lo hace reconociendo que hubo errores toda vez la administración concursal ha informado que su intención es que Pescanova no sea liquidada según confirmó el empresario gallego. Una decisión meditada e irrevocable, que comunicaba y hacía constar por escrito a los miembros del consejo reunidos en la sede de la multinacional en Chapela (Pontevedra) que aceptaron su renuncia sin salvedades y por unanimidad La noticia, adelantada ayer en exclusiva por Abc. es, es consecuencia del desgaste al que ha estado expuesto quien se mantiene como máximo accionista del grupo. No deseo que mi permanencia en la presidencia de Pescanova pueda suponer un obstáculo para la administración concursal, de cara a las negociaciones que han de llevar a cabo los acreedores del concurso señala el empresario en la carta de dimisión que entregó al consejo y a la que tuvo acceso este diario. Las conclusiones del informe foren- sic que la compañía encargó motu proprio a KPMG, en el que se recoge un agujero patrimonial de 927 millones, una deuda de 3.218 y unas pérdidas de 1.387 millones- -quiebra técnica- -y que desvela que la cúpula de Pescanova manipuló las cuentas durante años, le ponían en el disparadero, máxime cuando varios de los consejeros y accionistas de la pesquera (representantes de Damm y Luxempart) llevaban desde marzo pidiendo su dimisión. Colaboración con KPMG Al respecto del análisis que la auditora hace de la situación real de la firma pesquera, De Sousa deja constar cierta disconformidad con algunas de sus conclusiones, puntualizaciones que- -anota en su escrito- -explicaré en el momento oportuno Si bien, indica que el informe fruto de un ejercicio de transparencia que yo mismo promoví y con el que todos los directivos han colaborado activamente en sus tres meses de trabajo describe una realidad que he contribuido a poner de manifiesto y cuantificar El empresario, suspendido de funciones ejecutivas desde el pasado 25 de abril y al que Deloitte, administrador concursal, decidió retirar su salario hace dos meses sin que tuviera opción a percibir indemnización alguna, El expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa ERNESTO AGUDO Viabilidad de Pescanova Tomo la decisión, toda vez que Deloitte ha confirmado su intención de que la firma, viable, no sea liquidada ha estado colaborando estrechamente con la investigación forensic, un documento que, en opinión de Sousa y así lo hace saber en la carta, supone el final de la etapa de clarificación de las cuentas Números que la banca acreedora viene reclamando desde que el pasado 12 de marzo Fernández de Sousa informara a la CNMV de la existencia de discrepancias contables entre la Sociedad y la deuda bancaria El consejo acordó a su vez poner fecha a la junta de accionistas que tendrá lugar el próximo mes de septiembre, el día 12 en primera convocatoria y 13 en segunda, y que será presidida por quien proceda según la ley concursal o los estatutos de la multinacional. En ella está previsto, según ha podido confirmar ABC, que dimita el consejo en bloque para dar paso a la renovación. PEDRAZ PROCESA A 14 DIRECTIVOS DE LA FILATÉLICA El juez cifra la estafa de Afinsa en 1.928 millones de euros N. VILLANUEVA MADRID El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha procesado a 14 altos directivos de Afinsa por un negocio ruinoso e inviable que ha causado un perjuicio económico de 1.928 millones de euros. El magistrado asegura que en el momento en el que se interpuso la querella, en abril de 2006, la compañía contaba con 190.022 clientes, y se encontraba en una situación de absoluta insolvencia, conocida por los responsables, que, además, se esforzaron en ocultarlo para mantener la continuidad y el fraudulento negocio Pedraz procesa al expresidente de Afinsa Juan Antonio Cano Cuevas y a los altos cargos Albertino de Figueiredo Nascimento, Carlos de Figueiredo Escribá, Vicente Martín Peña, Emilio Ballester, Francisco Guijarro, Joaquín José Abajo, Francisco Blázquez, Ramón Egurbide, Esteban Pérez, Gregory Manning, Ramón Soler Antich, Juan Domingo Brualla y Jordi Domingo Brualla por los delitos de estafa cualificada, insolvencia punible, falseamiento de cuentas anuales, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública. Además, procesa como partícipes a título lucrativo a otras seis personas. El magistrado concreta que ha cuantificado el daño patrimonial en los mencionados 1.928 millones de euros por el importe de déficit patrimonial de la compañía cantidad menor que la del pasivo exigible por los contratos de inversión en mayo de 2006, que alcanzó los 2.574 millones, debido a que esta última suma se ve aminorada por los activos de la empresa. Pedraz da a los procesados un plazo de 24 horas para depositar esos casi 2.000 millones de euros y advierte que en caso de no hacerla efectiva, embargará sus bienes. En el auto, de 59 folios, el instructor refleja el modus operandi de la compañía, que carecía de sentido económico y de apoyo legal Durante toda la vida de la empresa sus administradores fueron conscientes de que, para mantener la actividad, resultaba esencial controlar tanto el precio de los sellos como su revalorización. Así, la apariencia empresarial era de una actividad lícita de contrato de compra de sellos por el particular, depósito de los mismos a cargo de la ven- dedora y mandato de venta o compromiso de recompra por la misma, que se configuraba como una opción para el comprador. Sin embargo, ni los sellos valían lo que se pagaba por ellos, ni se revalorizaron en la medida que se retribuía al ahorrador dice el juez. Artificios contables La insolvencia de la compañía, según el juez, se ocultaba a terceros mediante artificios contables avalados por el auditor. Pese a sus pérdidas, Afinsa mantenía su actividad- -reflejando beneficios en sus cuentas- -gracias a que incrementaba de forma piramidal el capital invertido por los clientes y considerando que el capital nuevo que entraba cada año producía unos beneficios irreales. A costa del déficit patrimonial creciente, el aumento de sus ventas entre 1998 y 2006 permitió mantener el negocio, cuya inconsistencia e inviabilidad está fuera de toda duda