Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Chantaje al Gobierno La oposición JUEVES, 18 DE JULIO DE 2013 abc. es españa ABC Rubalcaba ha dado 200 vueltas antes de presentar una moción a estas alturas ENTREVISTA Secretario general del PSOE extremeño Es la única opción que nos queda en un escenario en el que los ciudadanos no pueden hablar con Rajoy para decirle lo que piensan GABRIEL SANZ MADRID Guillermo Fernández Vara Guillermo Fernández Vara IGNACIO GIL A pesar de que el PP ya ha avisado de que Mariano Rajoy no va a comparecer cuando lo mande alguien desde (la cárcel de) Soto del Real el líder de los socialistas extremeños está convencido de que el presidente del Gobierno no va a dejar que se pudra la situación hasta verse obligado a comparecer arrastrado por una moción de censura de Alfredo Pérez Rubalcaba. ¿Y si Rajoy no comparece en ese escenario, como tampoco lo hizo Adolfo Suárez en la moción de censura del PSOE en 1980? -Eso ya sería tremendo. España necesita hoy liderazgo y autoridad, y eso no te lo da el BOE. Rajoy tiene que recuperar autoridad que ante una parte de la ciudadanía tiene perdida. ¿La censura no es una medida extrema, sobre todo, después de haber pactado con el PP hace un mes? -Es la única opción en un escenario tan endiablado como el que estamos viviendo, en el que los ciudadanos no pueden hablar con Rajoy para decirle lo que piensan. Si él no es capaz de darse cuenta de que es un clamor en la calle que se explique, es que no entiende nada. No es un problema de que le deba una explicación a los militantes del PP, es que nos la debe a todos los españoles. Y la única vía que tiene el jefe de la oposición para exigirle explicaciones es la moción de censura. Si no, la gente no va a entender nada. ¿Rubalcaba consultó con los barones? -Sí, nos fue llamando durante la mañana del domingo. Diciendo que es el último recurso para forzarle a comparecer. Porque a Pérez Rubalcaba lo que le preocupa, en el fondo, es la estabilidad de la instituciones democráticas. ¿No cree que está intentando reforzar su liderazgo con vistas a presentarse en 2015? -Para nada está pensando en eso... España necesita liderazgo y autoridad, y eso no te lo da el BOE. Rajoy debe recuperar la autoridad perdida ¿Tienen el lider y el proyecto que exige la moción de censura? -Nosotros solo queremos hacer comparecer a Rajoy en el Congreso para que explique las acusaciones del que fue tesorero del PP durante veinte años. El PP no entiende que no es a ellos a quien se debe Rajoy, es a todos. -Pero la propia dinámica del debate hará que el protagonismo sea de Rubalcaba, no de Rajoy... -De verdad que Rubalcaba no hace esto para ver si sale más solo o más acompañanado de los grupos de oposición. Esto tiene paralizado al país y va a paralizar otras iniciativas. Es muy difícil ponerse de acuerdo sobre aspectos esenciales de la economía, como va a haber que hacerlo dentro de unos meses, si el presidente del Gobierno no sale ahora a despejar esto. Y alguien tiene que contestar a las cosas, muy serias y graves, que ha dicho Bárcenas del presidente del Gobierno de España desde Soto del Real. ¿Tiene alguna esperanza de que Rajoy comparezca a petición propia? -Creo que cometería un gravísimo error si no lo hiciera. Porque sería un gravísimo error comparecer arrastrado por una moción de censura... Si la política estaba ya a ras de suelo en cuanto a apreciación ciudadana, ahora está ya en el subsuelo. ¿Qué quieren que haga la oposición, que toquemos las palmas? Me consta que Rubalcaba ha dado doscientas vueltas antes de presentar una moción de censura a estas alturas de su vida política. CIU, CONTRA LA MOCIÓN DE CENSURA El PSOE reconoce que no busca cambiar el Gobierno ANA I. SÁNCHEZ MADRID Por si alguien tenía dudas, los socialistas recalcaron ayer que el candidato que presentarán ante una hipotética moción de censura será indiscutiblemente el líder del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y apuntaron como único camino para evitar el uso de esta severa arma parlamentaria a la comparecencia del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, para ofrecer explicaciones sobre el caso Bárcenas. El ímpetu de los socialistas, sin embargo, sigue sin encontrar eco en el resto de los grupos de la oposición, que, de momento, prefiere callar como Izquierda Plural o rechazarla como PNV y CiU. Aún quedaba ayer una semana hasta que se celebre la Diputación Permanente que debatirá si el jefe del Ejecutivo debe o no comparecer, y la impresión de los grupos es que los socialistas van demasiado rápido. No toca hablar, todavía, de moción de censura. Los nacionalistas catalanes consideran que la situación económica de España no puede permitirse una moción de censura, mientras que el grupo vasco advierte de que este instrumento no sirve para obligar a Rajoy a dar explicaciones, dado que no está obligado a asistir. Ayer el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, afirmó además que el Gobierno tiene a su alcance evitar que el PSOE presente la moción, por lo que espera que sea capaz de hacerlo. Duran señaló que no le pa- Duran Lleida OSCAR DEL POZO rece oportuna la presentación de una moción de censura tal y como está la situación económica. Incluso UpyD, que el pasado fin de semana sondeó al resto con esta misma propuesta, hace ver su coincidencia con el PSOE, pero deja en el aire la pregunta del millón: ¿firmará la presentación de moción? ¿la votará des- pués? Eso sí, pese al afán personalista de su líder, Rosa Díez, la confirmación de Rubalcaba como candidato no será el problema. El candidato no es lo más importante para nosotros, sino reprobar al Gobierno apuntaban ayer fuentes del grupo coincidiendo con el PSOE. La moción es el instrumento de mayor dureza y mayor radicalidad para censurar al Ejecutivo, recalcó la portavoz socialista, Soraya Rodríguez. Este, sin embargo, no es el objetivo de esta herramienta parlamentaria. Según reza el artículo 113 de la Constitución, la moción persigue exigir responsabilidad política al Gobierno y elegir un sucesor para el presidente de turno. Esto es, por un lado se trata de un castigo por decisiones adoptadas como cabeza del Ejecutivo y no como líder de un partido sin embargo, es a este último ámbito al que se circunscribe el caso Bárcenas y por otro, el fin último de este instrumento es sustituir al Gobierno. Un fin al que tanto el PSOE como UPyD reconocen abiertamente que no aspiran.