Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN HORIZONTE PUEBLA JUEVES, 18 DE JULIO DE 2013 abc. es opinion ABC RAMÓN PÉREZ- MAURA PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN Cuando Luis Bárcenas acabó ante el juez Ruz, Javier Gómez de Liaño se fue a un domicilio EMOS sostenido reiteradamente que que el llamado periodismo de investigación en España consiste, casi sin excepción, en esperar a que alguien deposite en tu buzón algún documento comprometedor para un tercero y cuya difusión beneficia de una u otra forma al remitente. Afortunadamente, en el caso Bárcenas esto es tan escandalosamente evidente, que el pudor ha triunfado al fin y el supuesto periodismo de investigación no ha sido invocado en este caso. Vergüenza torera, se llama la figura. Los hechos son testarudos y desmienten los papeles sin apenas necesidad de investigar: Un tesorero que repartía dinero negro cuando ya no tenía ningún cargo en el partido, o que cuando era gerente demostraba un deslumbrante europeísmo, rayano con el Alcide de Gasperi, pagando en euros cuando la moneda no estaba en circulación todavía. O que hacía entregas en marzo y julio de 1993 a José María Robles Fraga con destino a Severo Moto por un montante de 700.000 pesetas... Explica el propio Robles, hoy alejado de la política, que a él le consta que Moto, entonces presidente del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial, formación hermanada con el PP, recibía una modesta ayuda de entre 15.000 y 20.000 pesetas al mes para subsistir en su modesta vivienda de Fuenlabrada. Esas ayudas jamás pasaron por sus manos. Y menos 700.000 pesetas en cuatro meses, cifras con las que Moto no podía ni soñar. Pero cuando se tiene una estrategia establecida, no permitas nunca que la verdad te estropee un buen titular, que decía un hipócrita fungiendo como periodista. Una vez que ya se ha conseguido colocar a un abogado de confianza llevando el caso, lo que urge hacer es sacar el mayor rédito posible a la posición de ventaja adquirida. ¿Qué prioridades manifiesta la estrategia de defensa emprendida por Javier Gómez de Liaño en el caso Bárcenas Sus movimientos al respecto son harto relevantes. Cuando el pasado lunes terminó a las cuatro de la tarde la declaración de Luis Bárcenas ante el juez Ruz, Javier Gómez de Liaño no volvió a su despacho o se fue a su casa. No. Se fue a la calle Cardenal Marcelo Spínola, al domicilio de uno de los más altos cargos de la redacción de un diario, que tuvo que bajar personalmente a franquearle el acceso a la finca ante la ausencia del portero. Hay testigos de estos hechos. Con unas fuentes tan relevantes, y aunque sean una mijita parciales, se construye una verdad incuestionable. La palabra de Bárcenas, aunque haya hechos que la descalifican abrumadoramente, tiene más valor que la de los que él quiere imputar. Y lo tiene porque es el ariete que algunos necesitan para derribar este Gobierno. Que es lo único que en verdad cuenta. Porque a algunos la verdad les importa una higa. H EXTERIOR DARÍO VALCÁRCEL LA CANCILLER ANTE EL 22 DE SEPTIEMBRE La victoria de Merkel puede no ser aplastante. Los alemanes han aprendido a desconfiar de las victorias abultadas E L 22 de septiembre Alemania votará: complicada elección. Son los diputados del Bundestag, cámara baja, los que han de elegir al futuro o futura canciller. La ventaja de Angela Merkel sobre su primer rival, el economista socialdemócrata Peer Steinbrück, es de 20 puntos. Y sin embargo la inquietud crece cada día en la CDU, democracia cristiana. La victoria de Merkel puede no ser aplastante. El siglo XX enseñó a los alemanes a desconfiar de victorias electorales abultadas. En 1948, el presidente Harry Truman negoció la llegada de Konrad Adenauer a la cancillería de la república federal: consiguió el apoyo no solo de los cristianodemócratas sino de los socialdemócratas del SPD. Adenauer tenía 73 años. Fue un prodigio de sensatez mezclado con la capacidad de decidir y ejecutar lo decidido, combinación que desde Pericles ha acompañado a los hombres de Estado. Hoy, la cota de respaldo popular de Merkel es del 72 por cien. Adenauer aparte, en la historia de la república federal no se han conocido casos comparables. El modo de escrutinio vigente deja un amplio margen al colegio electoral, es decir a los diputados recién elegidos. La suerte, hoy, no está echada. Varias combinaciones serán posibles. La suma de los socialdemócratas del SPD (22) Los Verdes (14) y los izquierdistas de Die Linke (9) representaría un 45 por cien del voto popular frente al 41 por cien de la CDU. La traducción de esta hipótesis en votos del Bundestag es arriesgada. Merkel querría seguir gobernando con los liberales del FDP, pero eso puede pertenecer al reino de los deseos (nadie sabe si el FDP entrará en el parlamento: necesitará para ello más del 5 por ciento de los votos) Todos estos cálculos nuestros podrían resultar imaginarios. O no. Nos encontramos pues con la pata del elefante que asoma de nuevo por la puerta, la gran coalición en la que ambos, Merkel y Steinbrück, han colaborado ya entre los años 2005 a 2009. Es un difícil desafío: los dos jugadores de póker solos, frente a frente. Habrá problemas, de acuerdo, pero también grandes ventajas. Estamos ante dos viejos corredores: dos verdaderos mujer- hombre de estado. Los dos- -Merkel, 58 años; Steinbrück, 66- -conocen los intereses de Alemania. Ni uno ni otro tienen dudas existenciales sobre, perdonen, la inseparabilidad entre esos dos conceptos, Alemania y Europa. Viejos, averiados, pero lúcidos, dos cancilleres sobreviven, Helmut Kohl y Helmut en sus sillas de ruedas, grandes e incómodos testigos. Algunos analistas, Frankfurter Allgemeine, Spiegel, Süddeutsche Zeitung, han descrito la vuelta a una gran coalición: sería una doble derrota para Merkel y Steinbrück, escriben. Pero esto son solo tonterías o, para decirlo en el lenguaje de 1950, pamplinas. Europa no acaba de salir de la crisis. Si se sale, en los próximos diez o quince años habrá que reconstruir buena parte de sus instituciones. Si esta labor titánica fuera confiada a dos titanes, Merkel y Steinbrück, quizá llegara el milagro. Dos experimentados responsables comparten la idea de lo que la Unión Europea podrá intentar en 2014 ó 2015. Posiblemente sean los dos, Merkel y Steinbrück, los más capacitados para hacer frente al cambio comunitario, empezando por la afirmación del eje franco- alemán. En él, ¿cuenta Francia con el 33 por cien? ¿Alemania con el 66? Francia sigue siendo una potencia con fuerza nuclear, con un puesto permanente en el Consejo de Seguridad. Alemania carece de esas dos bases, militar y diplomática.