Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 5.7.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.619 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL VERANO, TODOS LOS VERANOS Panticosa VISTO Y NO VISTO Brillante joya del Pirineo El norte de Huesca es una de las zonas más bellas y singulares de España. Y el Valle de Tena es una parada imprescindible. Lo escribe uno de Bilbao IGNACIO RUIZ- QUINTANO MUJERÍO Pensemos, como el Séneca, que cada vez que callamos no defraudamos a la sabiduría, sino a la tontería E llo enclave oscen Panticosa, 1957. El be ío. caser cuando apenas era un se, 2013. En la ac tualidad, sigu conservando e su especial at ractivo. Panticosa ANTONIO BASAGOITI A tiro hecho Qué comer La gastronomía del Valle de Tena se caracteriza por una buena materia prima elaborada con las costumbres de la zona, haciéndola natural y apetecible. Migas con huevos, longaniza, trucha, setas, conserva, ternasco, quesos, vacuno, etc. bien acompañado por los excelentes caldos del vecino Somontano. l Pirineo aragonés es uno de los lugares más singulares y bellos de España. Sus espacios naturales, la gastronomía, la riqueza cultural que almacena y, sobre todo, sus gentes hacen que esta zona tenga un atractivo especial. Conozco esos valles y montañas de mis excursiones y estancias en la comarca del Alto Gállego, y de las visitas a las vecinas Jacetania o Sobrarbe. Somos muchos vascos los que viajamos hasta Huesca para disfrutar de sus riquezas. Incluso he visto por esas tierras a convecinos de Vizcaya o de Guipúzcoa, de los que reniegan de todo lo que sea rojo y amarillo, deleitándose con esa parte pirenaica tan española. Aunque algunos lo nieguen incluso a bombazo limpio, como el asesinato de los guardias Irene Fernández y José Ángel de Jesús, en el año 2000, en Sallent de Gállego, a los que quiero recordar en este artículo ser español y sentirte orgulloso del Gorbea, de La Concha, Monte Perdido o Peña Telera no tiene precio. E Dónde alojarse Panticosa tiene un balneario de aguas termales situado a casi 1.700 metros de altura, en un entorno idílico con sus bosques y caminos, embalse incluido. sets- Maladeta, los macizos, los bosques, los ríos, o todo el Valle de Tena, que es una de las zonas de todo el Pirineo que más brillan. El Valle de Tena está ubicado en la zona norte del Alto Gállego y transcurre desde Sabiñanigo a Portalet, en el que se cruza con la frontera francesa. Tiene localidades que merecen la pena, como el propio Sallent, Hoz de Jaca, Piedrafita, Tramacastilla, Lanuza, el Pueyo o Panticosa. En todas estas localidades se puede disfrutar del paisaje, de la tranquilidad de sus calles y del carácter hospitalario de sus gen- Tiempo para conocerlo El capital del Pirineo oscense comienza por su riqueza natural y paisajística. Es cuantiosa y se requiere tiempo para conocer los parques naturales de los Valles Occidentales, Ordesa, Po- tes. Para estar a la altura del Valle de Tena, poder alimentarse y dormir bien existen posibilidades infinitas. Desde el senderismo, la bicicleta, el esquí, a los deportes de aventura, e incluso darse unos buenos baños. Esas actividades, y muchas otras, pueden realizarse en todo el valle, pero creo que lo que es del todo imprescindible es pararse en Panticosa. El municipio de Panticosa dispone de una estación de esquí que en invierno da servicio a familias y esquiadores en un clima de máxima amabilidad, con unas pistas muy bien atendidas y con la posibilidad de esquiar por caminos entre árboles hasta el propio pueblo. En verano ofrece excursiones a los ibones de Panticosa y Sabocos, bicicleta, montañismo, etc. Y Panticosa también está compuesta por un núcleo de población como el Pueyo de Jaca, con vistas al embalse de Búbal, a Peña Telera o a la propia estación de esquí de Panticosa, en un entorno de calles y casas de clásico diseño pirenaico. Todo el municipio de Panticosa está acompañado por una buena hostelería y un comercio cercano y atractivo Por todo esto y mucho más, creo que merece la pena el norte de Aragón. Huesca es una riqueza de España, donde el Valle de Tena es parada imprescindible. Y para mí, lo decía antes, Panticosa es la joya del Pirineo. Y lo escribe uno de Bilbao. MAÑANA, Vivero l futuro de la política será la mujer o no será. María Soraya y María ¡ceja Turner! Cospedal a derechas, María del Carmen Chacón y Susana Díaz a izquierdas, y en el centro, en el papel de tía Bisagra, Rosa Díez, mujer de armas tomar, o, como diría Azorín, zahareña, que nada tiene que ver con vestirse de Zara. ¿Cómo ha dicho usted? ¿Sareña? Zahareña. Sí, sí, zareña. No, no, amigo zahareña. Comprendido: azahareña. Permítame usted: za... ha... reña, es decir, arisca. El de Azorín era un suizo de habla alemana que se estableció en Madrid por amor a España. Claro que zahareñas son todas nuestras políticas, aunque esto sólo lo vamos a saber bien cuando nos falte Mariano, que es Montaigne encerrándose en su cuarto, Erasmo huyendo a Basilea, Descartes refugiándose en Holanda: un castor de la prudencia paladeando en solitario la Verdad, que yo no sé cuál es. La política es hablar, y en los bares muy de derechas dicen que esta circunspección mariana obedece a una consigna masónica ¡la consigna masónica del silencio! aunque en los restaurantes más progres se sospecha que esa actitud es imposición del Gran Capital, enemigo de los ruidos. Al final el marianismo será como el silencio mismo, que en cuanto se habla de él se le niega. Por ese lado, viniendo de la charlatanería del zapaterismo, se agradece este marianismo en lo que calla. Pensemos, como el Séneca, que cada vez que callamos no defraudamos a la sabiduría, sino a la tontería. Me gustas cuando callas porque estás como ausente aprendimos en el Sepu de la poesía. ¡Ah, esta música callada del marianeo! ¡Cómo la vamos a echar de menos! Porque después del marianismo silencioso vendrá el mujerío zahareño. Eso, o el ex juez de guardia, con el niño bonito (y laureado) de Franco y Solís leyendo como en silabario el enésimo manifiesto de Búfalo y Vil contra Trento y el fascismo.