Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABCdelOCIO VIERNES, 5 DE JULIO DE 2013 abc. es ABC C ine Niño rico, niño pobre HIJOS DE LA MEDIANOCHE Dirección: Deepa Mehta. Con: Robert de Niro, Diane Keaton... ANTONIO WEINRICHTER La directora y el autor de Hijos de la medianoche en el festival de cine de Toronto REUTERS Salman Rushdie Escribo cerrando los ojos y proyectando mi propia película El escritor y Deepa Mehta analizan juntos Hijos de la medianoche DAVID MARTOS a versión de la premiada novela homónima de Rushdie (que aporta su propia voz al comentario en off) plantea algunos de los viejos problemas de la adaptación entre los dos medios: la película se hace demasiado larga; y no funciona la idea de hacer dialogar al protagonista con todos los demás niños nacidos el día en que India se independizó de Gran Bretaña, como no suelen hacerlo los recursos del realismo mágico En la novela, esta suerte de asamblea de las almas era un recurso alegórico para hablar de la identidad india tras las sucesivas particiones; en la versión fílmica más interesada por el melodrama o las pequeñas historias queda como un recurso desangelado. El balance no es negativo: la película está lejos de estar mal rodada y cumple de sobras la cuota exótica de permitir asomarnos a una cultura ajena. L E l libro que Salman Rushdie publicó en 1981 y que retrata a su propia generación, la de los niños nacidos en torno a la independencia de la India, estuvo a punto de llegar al cine en dos ocasiones: una, tras el éxito arrollador de Gandhi la otra, como base para una miniserie frustrada de la BBC. Había renunciado a la idea de que Hijos de la medianoche se convirtiese en una película, pero Deepa Mehta apareció con tanta pasión... que le dije que sí confesaba el escritor el pasado mes de septiembre en el Festival de Toronto. Nos encontramos con él y con la directora en uno de los sótanos del hotel Intercontinental. La cineasta, de origen indio y canadiense de adopción, tuvo claro al leer la novela que debía ser una película épica. La escala tenía que ser gigantesca. Una parte de mí, la que buscaba inspiración en El gatopar- do de Visconti, sabía que tenía que tener esa textura clásica de las historias a toda pantalla contaba Mehta durante su charla con este diario. La genealogía de Saleem, que se va entrelazando con la historia política de su país gracias a una multitud de personajes y de tramas, era perfecta para una narración de esas proporciones. Pero reducir un libro tan extenso a la duración habitual de una película no fue tarea fácil. Hay secuencias que a mí me encantaban y que hemos tenido que de- jar fuera reconocía Rushdie. Como el capítulo de la jungla Deepa decía que no lo necesitábamos, discutimos mucho sobre ello. En la narración clásica siempre hay un descenso a los infiernos, y ese capítulo lo era. Ahora veo la película y no lo echo de menos decía riendo. Trabajar con Salman ha sido una experiencia increíble aportaba la directora. Cuando estábamos ensayando le escribía mensajes sugiriendo cambios en sus diálogos... y él respondía siempre que sí. Después de varios mensajes me dijo: ¡Para de con- sultarme! Es tu película, haz lo que quieras Y esa es una magnífica señal de confianza, porque podría haberlo estropeado todo El rodaje tuvo lugar en Sri Lanka, y fue interrumpido durante tres días por las protestas de un grupo iraní (país opuesto a Rushdie desde la publicación de Los versos satánicos Simplemente... ¡juzgad la película! ¿A quién le importa la controversia? Lo único que hacemos es alimentar a gente que no debería tener publicidad. Son fundamentalistas exclamaba Mehta. Rushdie considera que su novela estaba destinada a la gran pantalla a pesar de las dificultades: Mi forma de escribir es cerrar los ojos, proyectar la película de lo que quiero escribir... y escribirlo. Me ha sorprendido ver cómo se parecen algunos pasajes a la película que yo veía en mi cabeza Costuras italianas L A MEJOR OFERTA Dirección: Giuseppe Tornatore. Con: Geoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks, Donald Sutherland. FEDERICO MARÍN BELLÓN uenta Tornatore que tardó años en encontrarles historia a dos personajes fabulosos: una joven con agorafobia y un maestro de subastas capaz de convertir Sotheby s en un teatro. C Él mismo acabó escribiendo el guión de La mejor oferta que se ha convertido en la película del año en Italia y ha vuelto a poner de moda al director de Cinema Paradiso Con un impecable e indefinido aire internacional, más que italiano, es un placer sentarse ante una obra inteligente y ambiciosa, con unos actores, incluidos los jóvenes, capaces de hacer digeribles diálogos de longitud mankiewicziana. Hay una intriga sin detectives y la promesa de una relación amorosa en la que no intervienen la vista ni el tacto. El reto es morrocotudo y Tornatore lo afronta con amor y conocimiento. Incluso logra escamotearle al espectador el funcionamiento del mecanismo secreto de su película. Los engranajes no chirrían. ¿Por qué no le sale entonces una obra maestra? Es cuestión de gustos, pero algo artificial flota en el ambiente, tan bien fotografiado. A los personajes, en verdad fascinantes, se les adivina el tubo de ensayo. La ficción no se arranca a respirar.