Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA VIERNES, 5 DE JULIO DE 2013 abc. es españa ABC Don Juan Carlos, ayer en la reunión del Consejo Económico y Social con la ministra Fátima Báñez y el presidente de este organismo, Marcos Peña EFE El Rey no tiene cuentas en el extranjero y las de Don Juan se cancelaron a cero en 1995 Zarzuela no está preocupada por los abucheos a la Familia Real, pero sí molestan por la mala educación ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID El Rey no tiene cuentas en el extranjero. Las cuentas de su padre, Don Juan de Borbón, fueron canceladas a cero antes de 1995. Y la Casa del Rey tiene el convencimiento de que los albaceas del testamento del Conde de Barcelona pagaron los impuestos, aunque no dispone de los documentos que lo prueben Así lo afirmaron ayer fuentes del Palacio de La Zarzuela en un encuentro informativo con periodistas en el que se abordaron otras cuestiones. Según precisaron, la Casa del Rey lleva tres meses tratando de esclarecer el destino del dinero que supuestamente Don Juan dejó en herencia cuando falleció, hace veinte años. En concreto, el Conde de Barcelona habría dejado 6,6 millones de euros a sus herederos, 4,3 de los cuales se encontrarían en cuentas en bancos de Suiza. A Don Juan Carlos le habría dejado 2,25 millones de euros. Sin embar- go, Zarzuela se ha encontrado con muchas dificultades para obtener esta información, ya que los bancos de Suiza en los que el Conde de Barcelona tenía supuestamente cuentas ya no existen y tampoco se conservan los archivos de dichos bancos porque han transcurrido más de diez años. En concreto, se trataba del banco Société de Banque Suisse, que desapareció y fue sustituido por UBS. El dinero fue transferido entonces a Societé Generale Alsacienne de Banque, que posteriormente también fue absorbido por otro banco y este tercero por otro. Pero esas cuentas fueron canceladas antes de 1995, porque ese año ya no exisistían agregaron las fuentes. Y canceladas esas cuentas, el Rey no tiene ninguna cuenta en el extranjero Zarzuela ha podido comprobar que las cuentas se liquidaron a cero entre 1993 y 1995 y que ese dinero se debió destinar al pago de obligaciones y deudas contraídas por los Condes de Barcelona La Casa del Rey también ha estado tratando de recuperar alguna prueba documental que demuestre que se pagaron los impuestos correspondientes a la herencia, e incluso, ha pedido información a Hacienda. Sin embargo, no ha conseguido esa documentación. Tengo la convicción de que los albaceas que se ocuparon de la ejecución testamentaria de Don Juan terminaron su función distribuyendo la masa hereditaria y liquidando los impuestos añadieron las fuentes. La persona que se ocupó en su día de distribuir la herencia del Conde de Barcelona fue Luis Ussía y Gavaldá, conde de los Gaitanes, que falleció en 2005. Muy próximo a Don Juan, fue miembro del Consejo Privado y asumió en los tiempos del exilio en Estoril y después en Madrid, la intendencia general de la Casa del Conde de Barcelona. exprese de manera divergente y nos parece bien que haya divergencia. Pero nos molesta en la medida en que (tras los abucheos) hay un componente de mala educación En la Casa del Rey no parece un gesto noble tener a una persona bajo un techo, que no puede echar a correr y pegarle cuatro gritos, máxime cuando ha sido invitada La Casa del Rey calificó de muy minoritarias estas protestas y acusó a determinados medios de comunicación de destacar a cuatro que gritan frente a 400 que aplauden Imagen de la Corona Preferencia de la Monarquía a la República Abucheos a la Familia Real Son muy minoritarios En la misma reunión, las fuentes afirmaron que en Zarzuela no preocupan los abucheos que puedan sufrir los miembros de la Familia Real, pero sí molestan. Es legítimo que la gente se Las mismas fuentes agregaron que, según sus encuestas de uso interno, hace meses que se tocó fondo y se está produciendo una mejoría de la imagen de la Corona, aunque la simpatía hacia la Monarquía es superior en las personas mayores que en las jóvenes. Agregaron que hay una apreciación muy sostenida de la figura del Príncipe y que, en el caso del Rey, es más baja pero con tendencia ascendente. También hay una línea sostenidísima sobre la preferencia de la Monarquía sobre la República