Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 24 DE JUNIO DE 2013 abc. es toros TOROS 65 ALGECIRAS Apabullante firmeza de Perera El presidente le niega la segunda oreja tras una de las mejores faenas del año FERIA DE HOGUERAS PLAZA DE TOROS DE ALICANTE. Domingo, 23 de junio de 2013. Tercera corrida. Dos tercios de entrada. Toros de Alcurrucén, bien presentados y de buen juego en general. SEBASTIÁN CASTELLA, de turquesa y oro. Estocada. Aviso (saludos) En el cuarto, estocada desprendida (oreja) MIGUEL ÁNGEL PERERA, de grana y oro. Estocada (oreja y clamorosa petición de la segunda, con bronca al presidente por no concederla) En el quinto, media estocada y descabello. Aviso (saludos) DANIEL LUQUE, de azul marino y oro. Estocada (oreja) En el sexto, pinchazo hondo y tres descabellos (ovación de despedida) Manzanares, por la puerta grande José María Manzanares cuajó una buena faena al quinto de la tarde en Algeciras, al que cortó las dos orejas que le abrieron la puerta grande. Se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo (muy bueno el del triunfo del alicantino) y un sobrero, el cuarto, de Gavira. Morante de la Puebla, ovación tras aviso y bronca. Manzanares, ovación y dos orejas. Alejandro Talavante, oreja tras aviso y saludos. La plaza registró dos tercios de entrada. OTRAS PLAZAS Ponce, Padilla y El Fandi, a hombros en León Con una buena corrida de Jandilla, Enrique Ponce, una oreja y dos orejas; Juan José Padilla, dos orejas y ovación; El Fandi, dos orejas y dos orejas. Miguel Ángel Perera cuajó una obra rotunda a su primer toro ANDRÉS AMORÓS ALICANTE EFE El mayoral de Victorino, herido en el campo El mayoral de Victorino, Félix Majada, resultó cogido mientras embarcaba en el campo una corrida del hierro de Monteviejo. Sufrió fractura de varias costillas y neumotórax, mientras que su caballo murió por la brutal cornada que le propinó el toro. n el apartado de los toros, me da su abrazo habitual el entrañable Canito: con 101 años, sigue fotografiando a los diestros, en el paseíllo. Más edad tiene la Plaza de Alicante, que cumple ahora 125 años: la inauguró Lagartijo en 1888. Un libro conmemorativo recuerda su historia y la de los matadores alicantinos: el malogrado Carratalá; la competencia del Tino y Pacorro; El Caracol (al que se homenajea, en sus 50 años de alternativa) y El Inclusero; los Esplá y los Manzanares. En el Museo Taurino, que dirige Francisco Llorca, contemplo su historia. En esta Plaza fue médico el padre del escritor Fernando Claramunt, y veterinario, mi abuelo: aquí están mis raíces taurinas. Es Plaza expansiva, alegre, con el riesgo de la escasa exigencia. Los Lozano envían una corrida de digna presentación y buen juego: salen fríos pero van a más, embisten con nobleza los cuatro primeros. El que abre plaza espera en banderillas, luego mejora. La faena de Castella tiene escaso relieve; remonta algo en el arrimón final, aunque cede a la moda de los circulares invertidos. Estocada. En el cuarto, incierto, hace el poste y se lleva un buen susto: no es lo adecuado para enseñarle a embestir. Trasteo prolongado, con su habitual estatismo vertical. No nos libramos de otros dos circulares invertidos... Estocada desprendida: oreja. En esta Feria, hace un año, Miguel Ángel Perera sufrió una cornada grave y no se retiró hasta rematar la faena. Mansea a tablas el segundo; la suer- E te de varas es un trámite. Aviva en banderillas, con dos grandes pares de Joselito Gutiérrez. Aguanta Perera una colada, se dobla en un emocionante comienzo; se muestra firmísimo, manda, liga, aguanta parones. Faena de una rotundidad apabullante, aunque el presidente, incomprensiblemente, sólo le dé una: ¡absurdo! Sale suelto el quinto. Se luce Juan Sierra en banderillas. A base de firmeza y aguante, lo va metiendo Perera en la muleta, aunque el toro, el garbanzo negro de la corrida, protesta y acaba rajándose a chiqueros. No ha podido repetir el éxito anterior. Daniel Luque fue el triunfador de las pasadas Fallas. Muy suelto el tercero, la lidia es desordenada. Va largo en la muleta. Luque logra series templadas por los dos lados, un poco lige- ritas, rematadas brillantemente con su luquesina y una buena estocada: justa oreja. El sexto, incierto, lo brinda a Rafaelillo, que lleva en brazos a su niña (en Utrera, no podría) Porfiando, le saca muletazos con oficio y decisión pero pincha. Una oreja por coleta queda bonito como resultado pero no refleja en absoluto lo sucedido en la arena. Perera ha logrado una de las faenas más rotundas de la temporada aunque el presidente no se haya enterado Dentro de su estilo, está en un momento magnífico. Badajoz: triunfan Campos, Garrido y Posada de Maravillas Los novilleros Tomás Campos, José Garrido y Posada de Maravillas salieron a hombros en la Feria de San Juan de Badajoz. Con novillos de Jandilla, buenos, éste fue el balance: Campos, oreja y oreja; Garrido, oreja y dos orejas; y Posada de Maravillas, dos orejas y saludos. Fotogalería de los festejos de Alicante y Las Ventas La cornada a Ritter deja a Cerro solo ante el peligro en Madrid ROSARIO PÉREZ MADRID Una eternidad frente al túnel del miedo. Segundos que se alargaron como la sombra de un ciprés cuando el primer novillo de los Lozano Cortijillo hizo caso omiso al capote de Rafael Cerro, que aguardaba a portagayola. Cuando se arrancó, lo prendió y el pitón del serio ejemplar pareció herirlo. Por fortuna, todo quedó en un terrible susto. Quien no se libró de la cornada fue Sebastián Ritter, que mediada la faena al quince centímetros que alcanza fémur y otra de diez con destrozos en músculos isquiotibiales, menos grave El percance truncó el duelo al sol entre los dos novilleros triunfadosegundo, rebrincandito y geres en Las Ventas. La ilusionanniudo, lo caló de lleno a izte rivalidad de dos valientes quierdas. Seco golpetazo, que acabó con una tarde cuesta estalló sonoro en la plaza. No arriba para Cerro, solo ante se arredró el estoico torero, el peligro. Solventó la papeal que practicaron un tornileta con dignidad hizo una quete mientras la sangre faena sin trampa al manso barnizaba la taleguilla. Tras SEBASTIÁN RITTER tercero y trazó muletazos pasaportar a Vencedor con enjundia en el inaugupasó a la enfermería, de donde no sal- ral pero sin brillantez ni sentido de la dría, por lo que Cerro tuvo que despa- medida. Pasó un calvario con el acero char cinco toros, un trago. Ritter fue y oyó siete avisos frente a una novillaoperado de una herida en el muslo iz- da que no rompió hacia delante, aunquierdo con dos trayectorias, una de que alguno se dejó en el largometraje.