Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 SOCIEDAD LUNES, 24 DE JUNIO DE 2013 abc. es sociedad ABC Tardé 30 años en convencer al mundo de que la obesidad podía ser genética ENTREVISTA Douglas Coleman Padre de la leptina Identificó la hormona que regula el apetito y ofreció las primeras pistas genéticas de la obesidad. Ya no era gula, sino una enfermedad ANTONIO VILLARREAL MADRID n 1969, Douglas Coleman unió los cuerpos de un ratón obeso con uno normal mediante un procedimiento llamado parabiosis. Días después, el ratón normal moría de hambre. Algo le había quitado las ganas de comer. Aún hubo que esperar casi 30 años para que aquello que Coleman llamó entonces factor de saciedad revelara su verdadera naturaleza. En 1994, Jeffrey Friedman y su equipo, asesorados por Coleman, identificaban al fin la hormona leptina. Era oficial, la obesidad tenía un trasfondo genético. La semana pasada, Coleman estuvo en Madrid para recoger, junto a Friedman, el premio BBVA Fronteras del Conocimiento en Biomedicina por aquel hallazgo. El investigador cederá los 400.000 euros del premio al desarrollo de la ciencia. Ya no necesito el dinero. Soy demasiado viejo, a mis hijos les va bien y la vida ya no tiene sentido sin mi mujer; estuvimos juntos durante 55 años ¿Recuerda bien la primera vez que Friedman se puso en contacto con usted? Creo que era 1988 cuando empezamos a colaborar. Alguien de la Rockefeller University contactó conmigo para ver si podíamos clonar genes relacionados con la diabetes y la obesidad. Entonces Jeffrey me llamó para pedirme alguno de mis modelos sobre ratones para el experimento, había que hacer un cruce con dos cepas diferentes de ratones para llegar al gen que queríamos estudiar. Y ofrecí mis servicios como asesor. ¿Ellos seguían en Nueva York y usted en Maine? Así es. Cada año nos reuníamos para hablar de los resultados. Él dijo que tardaría 3 años en completarlo y pasaron 6. Le dije que así no iba a conseguir más financiación para investigar. Al séptimo año, en la cena, le pregunté de qué gen se trataba. Él me dijo al fin es el gen del ratón obeso. Todo lo que dijiste era cierto Entonces su factor de saciedad pasó a ser conocido universalmente como leptina E En aquella época no había un solo trabajo sobre lo que yo llamaba factor de saciedad ya que la leptina no existía como tal. Dos años más tarde, pregunté a alguien cuántos trabajos había sobre leptina y me dijo que unos 5.000. Eso son muchos papers Hace un par de años, Jeffrey me dijo que ya había más de 200.000 referencias a la leptina. En cierto modo, ha alterado por completo el paradigma sobre obesidad o metabolismo. Siento que cuando hice el descubrimiento, en 1969, ya había hecho todo mi trabajo. Yo dije que existía un receptor, un factor de saciedad, en el hipotálamo. Pero el mundo no lo aceptaba en absoluto, decían que no había evidencia. Intenté medir este compuesto, pero no había técnicas en aquella época para detectarlo. Tardé 30 años en convencer al mundo que la leptina existía y la obesidad podía ser genética. Decepción Pensé que la leptina podría ser algo heroico como tratamiento contra la obesidad. Ahora no es así, en el futuro quizá lo sea Efecto en cascada Con niveles inadecuados de leptina, se produce una cascada de efectos en diez o más hormonas relacionadas con la fertilidad Contra la diabetes La leptina podría ser efectiva contra la diabetes juvenil. La farmacéutica Amgen ha intentado producirla, pero no fue rentable Donará el premio Ya no necesito el dinero, soy demasiado viejo y a mis hijos les va bien FIRMA FOTO Así se regula el apetito Leptina, la hormona que produce saciedad adiposo 1 El tejido leptina produce y se secreta al torrente sanguíneo Grelina, la hormona del hambre Cerebro 2 La leptina provoca reacciones en el hipotálamo: 1 La hormona gástrica grelina se secreta a la circulación sanguínea Cerebro 2 En el cerebro, la actúa grelina también sobre el hipotálamo: A Suprime la actividad de las neuronas NPY, que producen el apetito A Estimula la actividad de las neuronas NPY, que hacen sentir hambre NPY LEPTINA Estómago NPY GRELINA NPY POMC B Y mejora la actividad de las neuronas POMC, que dan la sensación de saciedad B Además, las NPY inhiben la actividad de las POMC y eliminan la sensación de saciedad RESULTADO: SACIEDAD Fuente: Clarín RESULTADO: HAMBRE ABC