Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ABCdelDEPORTE Fútbol Copa Confederaciones ASÍ JUGARON VALDÉS, un seguro Sobrio, colocado y decidido en las salidas. Rapidez, visión y calidad LUNES, 24 DE JUNIO DE 2013 abc. es deportes ABC ARBELOA, eficaz Defendió con la eficiencia de siempre. Es el espartano de Vicente del Bosque PIQUÉ, balón jugado Con él, España juega al toque desde la zaga. Clase desde atrás. Se dolió de un golpe S. RAMOS, un muro Potencia, experiencia y determinación. Se tuvo que emplear a fondo J. ALBA, el arte Sello de calidad y regate en el 1- 0 y de velocidad y desmarque en el 3- 0. Soberbio BUSQUETS, práctico Lo hace fácil; aseguró el balón y cortó el fútbol ofensivo del rival España se sobrepone a la asfixia reinante Enredada por el calor y la humedad, y auxilada por Jordi Alba, la selección espera a Italia el jueves en la semifinal JOSÉ MANUEL CUÉLLAR P artido tramposo, muy de engañifa. En todo: en sensaciones, en resultado y en lo que se refería al fútbol en sí. Fue culpa de todo, pero sobre todo de la temperatura. Un calor infernal y una humedad matadora llevaron a pensar en la situación exacta de España: clasificada sí o sí, primera sí o sí y de ahí a echar el freno todo fue uno. Mucho más si un arranque brutal de Jordi Alba (arranque que se mantendría en solitario durante todo el encuentro) daba ventaja a los campeones, que lo vieron todo hecho. Nigeria, visto lo visto, hizo lo que ninguna. Ni cerrojazo ni nada parecido. Tres tipos arriba, delanteros puros y a presionar y mover el balón hasta que el cuerpo aguantara. Y como su cuerpo era el doble que el de los españoles, pusieron muy feo el partido. Con el juego que tiene España, si se para y se pone a andar lo tiene peor que mal. Nigeria estaba partida, pero le daba igual. España se rompía en dos, o en tres, y aquello era un caos porque si los de Del Bosque no juegan unidos lo pasan mal. Claro que esa apuesta de los africanos era un riesgo exagerado. Ellos tuvieron dos o tres, pero a cambio de que España llegara el doble de ocasiones. ESPAÑA Valdés Arbeloa Piqué S. Ramos Jordi Alba Busquets Pedro (74) Xavi Cesc (53) Iniesta Soldado (59) Silva (53) Torres (59) Villa (74) 3 NIGERIA Enyeama Ambrose Omeruo (12) Oboabona Echiejile Mikel Ojude Mba (64) Ideye Akpala (70) Musa Ekwueme (12) Ogu (64) Muhammad (70) 0 GOLES 1- 0, m. 3: Jordi Alba. 2- 0, m. 61: Torres. 3- 0, m. 87: Jordi Alba. EL ÁRBITRO Joel Aguilar (El Salvador) gañoso. Difícilmente España jugaría así ante Italia y menos frente a Brasil, más exigidos en un partido de responsabilidad ante cualquiera de los dos frentes abiertos. Sin embargo, lo que tocaba ayer era un compromiso falso, una especie de amistoso, de esos que tanto enfangan al equipo español. Aun así, si alguien mereció romper el choque fue España, que tiró al poste y dispuso de tres uno contra uno que debería haber dejado a las águilas con el pico roto y las alas cortadas. Si el encuentro se había disputado con aire cansino en la primera parte, en la segunda se paró totalmente. Andaban todos asfixiados como nunca por el calor, que les dejaba con trote de camello y la mirada perdida. La buena noticia para España es que Nigeria ya no estaba para nada, y entre una España sin pulmones y una Nigeria sin aire, los de Del Bosque tenían las de ganar. Siguieron teniendo más ocasiones. Cambios oportunos Del Bosque maniobró con sabiduría y buen ojo, con mucha cintura táctica. Metió a Silva para dar veneno arriba (mareado Cesc) y a Torres, para dotar de pegada, la que no había tenido Soldado. Y fue llegar y besar el santo. La combinación Silva- Pedro acabó con un centro de zurdo del barcelonista que remató en plancha Torres. Casi fin de la historia porque Nigeria no daba más de sí y España, con mucha más serenidad y tranquilidad en su juego se dispuso a dormir el partido, aún más de lo que estaba. Para colmo, las pocas ocasiones de los africanos las desperdiciaron con una ingenuidad increíble, ratificando lo que ya habían insinuado en la primera parte, que tienen mucho físico y nula maldad. Ni que decir tiene que nada de esto contaba para Jordi Alba, un portento no solo físico, sino de actitud y arrojo. En una galopada más por su banda tras un centro medido, sprint de gacela, regate al portero y nuevo gol en el morral para cerrar el partido. España ganó con comodidad, pero con excesivo desgaste. Soldado desaprovechó dos grandes ocasiones ante los nigerianos Las imágenes del partido entre España y Nigeria LA FIGURA Jordi Alba En un partido en el que todos se ahogaban, él salió, subió, bajó, robó y marcó. LO MEJOR El trajín de Jordi Alba. Las cosas de Iniesta. La serenidad de los españoles. LO PEOR El calor, que disfrazó el partido pues nadie pudo jugar a su nivel normal. ESTADÍSTICAS España 16 10 14 6 4 39 52 58 Remates Remates a portería Asistencias Fueras de juego Faltas cometidas Balones recuperados Balones perdidos Posesión Nigeria 7 3 12 1 9 38 59 42 Mala puntería Si no liquidó el partido en esos minutos fue porque Soldado tuvo la de casi siempre: tiró al muñeco una y otra vez, hasta estropearle el traje de tanto disparo a la casaca de guerra. En condiciones normales, aquello iría 5- 2 o 4- 1 al descanso, pero el partido era un choque anormal, lejos de lo que suele verse en esta clase de eventos. España no hilaba más que a la contra, en un fútbol desconocido. Nigeria llegaba porque su rival no tenía el balón (asunto aún más extraño) y el partido se jugaba en un terreno desconocido para los campeones. Eso sí, en todo momento daba la sensación de que si la situación o el momento exacto hubieran exigido algo más a los españoles, estos habrían respondido con la contundencia exacta, pero no era así. Nigeria, desordenada, caótica y alegre, contagiaba el descontrol y en esa marea continua en la que se jugó el choque lo mismo amenazaba con llevarse a uno u a otro. Ni que decir tiene que todo era en-