Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL LUNES, 24 DE JUNIO DE 2013 abc. es internacional ABC El exjuez Garzón vive en el filo de la navaja. Odiado y amado en la misma medida, a nadie deja indiferente El nuevo abogado de pleitos pobres S. E. MADRID B altasar Garzón, exjuez de la Audiencia Nacional y expulsado de la carrera por sus decisiones como instructor del caso Gürtel, parece no estar dispuesto a desaparecer de los medios de comunicación. Ese afán justiciero, que sin duda fue de enorme eficacia en la lucha contra ETA- -basta recordar, solo como ejemplo, que fue uno de los artífices del final de la trama empresarial que alimentaba las finanzas de la banda- también le ha llevado a involucrarse en otros asuntos del ámbito internacional. En 1998, siendo magistrado de la Audiencia Nacional, su nombre saltó a la prensa mundial por dictar una orden internacional de detención contra el dictador chileno Augusto Pinochet, aprovechando que había viajado al Reino Unido para recibir tratamiento médico. Le acusaba de 94 denuncias de tortura de ciudadanos españoles y del asesinato en 1975 del diplomático Carmelo Soria. Más de un año duró aquel pleito, que planteó un serio conflicto diplomático entre Chile, Reino Unido y España, y en el que intervino Estados Unidos en favor del expresidente chileno. Finalmente, tras 503 días de arresto domiciliario, el ministro de Exteriores británico, Jack Straw, decidió no conceder la extradición a España del dictador por razones médicas y pudo volver a su país. Garzón, a pesar de no lograr su objetivo, ganó un enorme prestigio internacional como defensor de los derechos humanos. Más errática, en opinión de muchos, ha sido su trayectoria después de salir de la Audiencia Nacional. Se le reprocha, por ejemplo, su cercanía a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner en un momento en el que el Gobierno de ese país ha tomado decisiones de una legalidad más que dudosa y contrarias a los intereses españoles, como fue la expropiación de Repsol YPF y como consecuencia de ella del importantísimo yacimiento petrolífero de Vaca Muerta. El cuerpo de uno de los alpinistas extranjeros llega a Rawalpindi EPA Once alpinistas muertos en un ataque talibán en Pakistán Los asesinados en el primer atentado de este tipo son nueve extranjeros y dos guías MIKEL AYESTARAN Garzón, sin embargo, no solo ha ignorado este tipo de polémicas, sino que además ha decidido exponerse más asumiendo la defensa de personajes cuestionables y mediáticos, como es el fundador de Wikileaks, Julian Assange, y, posiblemente a instancias de este, del excontratista estadounidense Edward Snowden, que hacía trabajos para la CIA y que está acusado de espionaje por Estados Unidos. En el primero de los casos las gestiones de Garzón no han logrado su objetivo de que Assange pueda abandanonar la Embajada de Ecuador en el Reino Unido, donde lleva casi un año asilado, aunque tampoco ha sido entregado a Suecia, que lo reclama por delitos sexuales, ni detenido por los norteamericanos. En cuanto a Snowden, algunas informaciones aseguran que le aconsejó refugiarse en Rusia, donde está desde ayer. Habrá que esperar a los nuevos pasos del polémico exjuez. Los talibanes amplían su lista de objetivos en Pakistán. Once personas perdieron la vida en el primer ataque directo de la insurgencia contra un grupo de montañeros que se disponía a ascender a una de las cinco montañas de ocho mil metros del norte del país asiático. Entre los fallecidos hay nueve extranjeros cinco ucranianos, tres chinos y un nepalí y dos guías locales, según difundió el Ministerio del Interior paquistaní, que informó de que un miembro de la expedición de nacionalidad china sobrevivió y fue trasladado en helicóptero a Islamabad junto con los cuerpos de sus compañeros. Fuentes oficiales consultadas por la cadena BBC anunciaron también el envío de más helicópteros para evacuar de la zona al resto de montañeros presentes, unos 20 o 25. El ataque se produjo en la noche del sábado en el campo base del Nanga Parbat, y el ministro del Interior, Chaudhry Nisar, aseguró que los talibanes, disfrazados con uniformes de los paramilitares locales, cuerpo denominado Gilgit Scouts, lograron llegar a esta zona remota tras haber secuestrado a dos guías a quienes obligaron a punta de pistola a llevarlos hasta la expedición. Uno de los guías murió en el tiroteo, pero el segundo se encuentra en manos de la Policía, que trata de obtener más información sobre los atacantes. El campo base del Nanga Parbat, la novena montaña más alta del mundo, con 8.126 metros, se encuentra en el distrito Diamer de la remota provincia de Gilgit Baltistán, un paraíso para los amantes de la alta montaña, ya que allí confluyen las cadenas del Himalaya, Karakórum y Hindukush. Una zona que en los últimos años ha sufrido la violencia sectaria entre las comunidades chiíes y suníes, pero en la que nunca se había producido una acción de estas características contra montañeros, la mayor fuente de ingresos en la zona. La noticia sorprendió al alpinista lemoarra Alex Txikon camino del K 2, el ocho mil más alto de Pakistán y la segunda montaña más alta de la tierra tras el Everest. He estado más de diez veces en el Nanga Parbat y en unos días estaré en Gilgit Baltistán. En primer lugar es una mala noticia por los once muertos, un ataque que hará mucho daño a todos los que viven de la montaña en la zona. Si hasta ahora íbamos pocos, después de esto se cancelarán muchas más expediciones aseguró Txikon vía Facebook desde India. Venganza insurgente Un portavoz de Tehrik e Taliban Pakistan (TTP) movimiento de los talibanes en Pakistán, Ehsanula Ehsan, reivindicó la acción en declaraciones al diario Dawn Es la venganza por la muerte de Waliur Rehman (número dos de la insurgencia en el país) en un ataque de un avión no tripulado de Estados Unidos declaró Ehsan, quien adelantó que seguirán matando a extranjeros. Un problema más para la larga lista de los que se ha encontrado el recientemente elegido primer ministro Nawaz Sharif.