Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
116 GENTESTILO LOS DOMINGOS DE... Joan Roca DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es estilo ABC riódicos con tranquilidad También es el único día en que tiene tiempo de hacerse un zumo de naranja natural para el desayuno, que suele completar con una pieza de fruta, una tostada de pan integral con los magníficos embutidos de la zona y, a veces, cereales directamente en el café... solo, sin leche. Se autodefine como una persona muy curiosa, porque a su juicio un cocinero tiene que serlo. A él no le amedrentan las recientes recomendaciones de la FAO de lanzarse a comer insectos o hasta medusas. Yo he probado hormigas, escarabajos, gusanos de los manglares del Amazonas... Si alguien se lo come o se lo ha comido, podemos probarlo sentencia. Aunque pícaro añade: Otra cosa es que te queden ganas de repetir Ausencia de divismo Le comentamos lo agradable que es su ausencia de divismo, y él parpadea divertido, recordando que le costó convencer a su tutor en EGB de que, con sus buenas notas, no era ningún disparate ir a la Escuela de Hostelería de Gerona en lugar de a la Universidad. Cuando yo tenía entre dieciséis y dieciocho años, decías en la discoteca que eras cocinero y no ligabas nada; ahora es todo lo contrario, pareces el rey INÉS BAUCELLS Joan Roca pasea con su bicicleta por uno de los puentes que cruzan el río Onyar, en Gerona del mambo se ríe. De la fama a él sólo le interesa la energía que puedes canalizar, por ejemplo hacia actividades solidarias No es de los que gustan de hacerse millones de fotos cuando ayudan a alguien. Para él la generosidad no es un tic social, sino un imperativo asimilado desde niño, cuando veía a su madre, Montserrat Fontanet, abrir la puerta trasera del restaurante familiar original, Can Roca, para dar comida gratis a quien no la podía pagar por la puerta delantera. El restaurante de mis padres era un restaurante de barrio, de un barrio obrero formado en los Se dice a menudo de alguien que es encantador, pero años sesenta por la inmigración andaluza; los primeros clientes de Can pocas veces eso es tan verdad como en el caso de Solidaridad Roca fueron trabajadores, pero ha Ser cocinero es ser Joan Roca, del Celler de Can Roca, ya oficialmente el bía quien no tenía trabajo, y mi generoso. Yo me mejor restaurante del mundo. madre estaba tan contenta de acostumbré desde pequeño a poderles dar la comida a ellos ver a mi madre dar por la como de poder venderla por el otro lado, los cocineros tepuerta de atrás del restaurante cursiones de todos los sábados al mernemos que ser muy conscomida preparada a quienes no cado de la Plaça del Lleó de Gerona, cientes de que vivimos en tenían con qué comprar para acompañado de su hija pequeña, Mauna sociedad donde todavía POR ANNA GRAU comer. Los cocineros no podemos rina. Vamos al mercado a ver qué pasa, hay gente que pasa hambre olvidar que vivimos en una si ya han llegado los senderuelos, si evoca. sociedad donde todavía e comento que todos los hay espárragos de margen, si hay ceVolviendo a sus domingos, mucha gente pasa chefs estrella a los que he rezas; a Marina todo esto la entusiasdespués de una comida princihambre entrevistado abominan de ma porque además ella tiene una virpal copiosa, sea en casa o sea fuelos fogones domésticos, y tud muy especial, tiene una capacidad ra, se impone una cena ligera... y él, muy educadamente, fli- impresionante para retener olores, de una vuelta por el caso antiguo de Gepa. Y me lo razona así: En repente va y te dice, aquí huele a piña... rona en bicicleta. Joan Roca se aficioel restaurante somos 35 cocineros, eso ¡madura! A veces me recuerda al pronó a la bici para combatir la ansiedad es una gran orquesta que yo dirijo, les tagonista de El Perfume saca pecuando dejó de fumarse ese cigarritengo especializadísimos en tareas muy cho de cocinero y de padre. llo que me apetecía tanto al acabar el concretas. Yo casi no toco fuego direcPero también hay domingos que la servicio Y ahora ya no entiende la tamente como lo tocan ellos. O sea que familia Roca aprovecha para comer vida sin sus excursiones sobre ruedas cuando cocino de verdad es cuando co- fuera, mayormente en la costa, un buen por la ciudad. Pedaleando saluda a este cino yo solo, para mi familia Así lo hace arroz o pescado. Ese día Joan suele ley aquel todos le conocen o se para a casi todos los días de diario a la hora de vantarse alrededor de las nueve. Lo ver el sol sacándole un brillo siempre cenar y muchos domingos a la hora del primero que hace es ir a comprar la nuevo a la catedral. La vida puede llealmuerzo. prensa y degustarla, porque sólo en gar a ser muy hermosa incluso fuera Parte del secreto reside en sus ex- domingo tengo tiempo para leer pede la cocina. Antes decías que eras cocinero y no ligabas, ahora es al revés L