Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es cultura CULTURA 77 Moscardó a Alfonso XIII: El mérito se lo debo a Vuestra Majestad El 8 de diciembre de 1936, Moscardó escribe desde San Sebastián al Rey Alfonso XIII con ánimo de acreditarle el mérito de su resistencia durante el asedio al Alcázar de Toledo, en el que ha ofrendado gustoso e incluso alegre la vida de dos de sus hijos, la prisión y proceso de su mujer y otro de sus hijos, penalidades e incluso la pérdida de su modesto ajuar. El mérito que en ello pueda haber- -dice- -lo debo en gran parte a V. M. que me enseñó e inculcó las virtudes militares y que habían de sostenerme. Gracias por ello, Señor, y con mi respetuoso saludo recibe el cariño y admiración de su antiguo Capitán de Cazadores que como siempre está El Rey le contesta desde Roma el 30 diciembre con una sentida y emotiva carta que guardó siempre entre sus papeles personales y que dice: ¡Mi querido Moscardó! Puedes creer que con tu cariñosa carta me has proporcionado una verdadera satisfacción y por los sentimientos que en ella manifiestas te quedo muy profundamente agradecido. Conociéndome, no dudarías un momento cuando me dirigías tus inspirados renglones, que habrían de ser leídos por mí con emoción vivisíma, no solo por los gratos recuerdos que evocas, sino también por proceder de uno de los heroicos defensores del inmortal Alcázar Toledano, que han sabido hacerse dignos de universal admiración, de la gratitud de España, y que con nueva epopeya, contribuyendo a aumentar los seculares prestigios de nuestro Ejército. Esperando poder darte un dia personalmente un fuerte abrazo recíbelo hoy de tu affmo. Alfonso R que se niega a rendir el Alcázar a pesar de saber que ello pone en peligro su vida. Es, sin duda, una aportación irrepetible para conocer y entender su estado de ánimo y las decisiones que tomó en esas difíciles horas y un complemento imprescindible a la carta de varias hojas que escribió por entregas también por esas fechas a su esposa, Marichu, ante las dudas que le asaltan sobre que su heroica empresa tuviera éxito. Esta carta, consultada ya por algunos historiadores, tiene un tono mucho más personal y el original, nunca expuesto públicamente hasta ahora, se encuentra también en el legado custodiado a partir de este momento por el Archivo General Militar de Ávila, uno de los cuatro archivos del Ejército de Tierra español de carácter nacional. María Teresa López Fernández, su directora técnica, que ha tenido la amabilidad de mostrar los documentos en exclusiva a ABC a pesar de que todavía están trabajando con ellos, reconoce que es una extraordinaria aportación para el archivo. Estamos terminando su digitalización para poder preservar los documentos originales y a la vez po- Carta de Franco lanzada por avión (1936) Le pide a Moscardó resistir a toda costa y le promete que pronto llegará en su auxilio Con la División Azul en Leningrado (1941) El general Leeb reconoce que estamos a la altura de cualquier División alemana nerlos a disposición del público lo antes posible, previsiblemente después del verano explica. de fondos documentales y objetos suyos que habían encontrado entre sus pertenencias personales. La donación fue realizada por sus nietos, José Luis Moscardó Morales- Vara del Rey y Fernando Esquivias Moscardó, en nombre de todos los herederos, y aprobada por el Ministerio de Cultura el pasado 7 de mayo. El Ministerio de Defensa, a través del Instituto de Historia y Cultura Militar, decidió asignarlos al Archivo de Ávila, actualmente bajo la dirección del coronel José María Saez, que inmediatamente se puso a trabajar en su catalogación. Los fondos, calificados por los expertos como de indudable valor histórico por la importancia de su figura, ocupan nueve cajas, dos libros, 19 planos, 39 fotografías y varias libretas o blocs de notas. Contienen documentos autógrafos, cartas y demás oficios de toda su carrera militar, desde los campos de batalla de Marruecos a finales del siglo XIX hasta su última correspondencia. Una rápida revisión del legado constata su relevancia. Moscardó tenía la estimable costumbre de escribir mucho y aquí encontramos sus anotaciones diarias de casi toda su carrera militar y los borradores de mucha de su correspondencia asegura María Teresa López Fernández para explicar a grandes rasgos la colección. Destacan, sobre todo, las libretas de apuntes de las campañas de Tetuán (192639) el asedio al Alcázar e incluso sobre el viaje que realiza a Rusia en noviembre de 1941 y de su encuentro con el general Leeb, que le reconoce que la División Azul está a la altura de cualquier División alemana Es curioso que también guardase entre sus papeles más queridos dos cartas: la primera comunicación que le envía el entonces jefe del Ejército de África y del Sur, Franco, que firma simplemente como el general durante el asedio no lleva fecha, pero sabemos que se produce el 23 de agosto en la que les pide resistir a toda costa y les anima diciendo que pronto llegarán. La segunda es de Mola, que le hace llegar otra comunicación de su puño y letra siete días después, pero esta vez firmada como vuestro general En ella, les rinde respeto y cariño, les pide entusiasmo y la firma con el corazón de viejo infante para los gloriosos defensores de la cuna de la Infantería española Fidelidad a Franco Otra de las carpetas destacadas se refiere a la relación de Moscardó con la Monarquía. Incluye el intercambio de misivas que lleva a cabo con Alfonso XIII y las comunicaciones relacionadas con la carta que un grupo de generales presenta a Franco en 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, solicitándole que permita el regreso del Rey. El general Kindelán, su promotor, le envía a través de su secretario, el capitán Gallo, una copia a Barcelona, donde es capitán general, para que la firme. Después de pensarlo, Moscardó declina: El documento es una coacción innecesaria, ya que reconozco en el Generalísimo máximas cualidades de gobernante, para resolver esta grave situación del modo más beneficioso para nuestra Patria. Tratárase de ofrecerle nuestra adhesión incondicional y el propósito firme de acatar sus decisiones, sean las que fuesen, formando el Ejército a su alrededor un bloque compacto y yo lo suscribiría con toda fe Proceso de donación La familia del general Moscardó que después de resistir el asedio del Alcázar durante dos meses y por la que obtuvo la Cruz Laureada de San Fernando, la más alta condecoración española al valor, fue nombrado, entre otros puestos, jefe del Cuerpo de Ejército de Aragón con el que tomó Cataluña, jefe de la Casa Militar del general Franco y capitán general de Cataluña decidió el año pasado proceder a la donación