Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es cultura CULTURA 75 Emocionante despedida a Miguel Narros sobre el escenario del Teatro Español Numerosos actores acudieron a la capilla ardiente del director fallecido ABC MADRID FOTOS: EFE Despedida Imagen de la capilla ardiente, ayer en el madrileño Teatro Español, que Miguel Narros dirigió durante diez años, para recibir el último adiós de sus seres queridos. Allí acudieron Nuria Espert, Concha Velasco y Aitana Sánchez Gijón, entre otros. La actriz María Barranco recibe consuelo a su llegada al teatro El viudo de Narros (con gafas) junto al compositor Víctor Manel (de perfil) y la actriz Concha Velasco La actriz Charo López Nuria Espert saluda a Ana Belén La actriz Aitana Sánchez Gijón Un silencio con sabor a emoción llenó ayer por la mañana el escenario y el patio de butacas del Teatro Español. Allí se despidió a Miguel Narros, quien fuera su director durante dos etapas, de 1966 a 1970 y de 1984 a 1989. Se despedía también a uno de los hombres más buenos y más sabios que ha tenido la escena española en las últimás décadas; un maestro por el que en el mundo del teatro se sentía cariño y admiración a partes iguales. Y por eso ayer se escuchó con frecuencia la palabra maestro en un acto conmovedor, tras el cual los restos del director fueron trasladados, para su incineración, al cementerio de Tres Cantos, en Madrid. En ese escenario que tantas veces pisó y desde el que dirigió a tantos actores se instaló el féretro de Miguel Narros, fallecido el viernes tras un paro cardíaco en el hospital Quirón de Madrid, donde se encontraba ingresado por una neumonía. Telegramas de los Reyes y los Príncipes de Asturias, informa Efe, expresando su pesar por la muerte del director de escena y su reconocimiento por una vida dedicada al teatro; del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y decenas de coronas de flores fueron llegando a lo largo de la mañana a la capilla. Hasta el Teatro Español acudieron numerosos amigos y admiradores. Ana Belén, que siempre ha reconocido que su carrera no hubiera sido igual sin la figura de Miguel Narros, apenas podía hablar, envuelta en lágrimas. Las mismas que llenaban el rostro de María Barranco, a quien Narros dirigió en Móvil Las trataba de contener Celestino Aranda, su viudo y su mano derecha, que recibía los abrazos de quienes llegaban al Español. Entre ellos, visiblemente tristes, Mario Gas, Blanca Portillo, Aitana Sánchez- Gijón, Marisa Paredes, Carmelo Gómez, Alicia Hermida, Julieta Serrano, Emilio Gutiérrez Caba, Ana Marzoa, Carlos Hipólito, Tina Sainz, Manuel Galiana, Helio Pedregal, María Adánez, Silvia Marsó, Concha Velasco, Verónica Forqué, Charo Lòpez, Natalia Menéndez, Natalio Grueso, Miguel Ángel Recio o Nuria Espert, que tuvo unas elegantes y sentidas palabras, en las que resumió, seguramente, el sentir de todos los presentes: Fue uno de los grandes hombres del teatro del siglo XX y XXI; pero, sobre todo, una de las mejores personas que he conocido en toda mi vida