Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURA José Luis Garci y el cine DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es cultura ABC Cinco filmes por cinco razones Futuro Ahora me voy a dedicar a escribir, a ver películas y a hablar de ellas Articulista Quiero ser corresponsal de ABC en El Retiro, porque el mundo está en El Retiro... Holmes Watson... Tuve que rodarla en la mitad de tiempo. Pero salió adelante y le tengo cariño porque no se nota Canción de cuna Está sostenida en el aire con apenas nada, unas monjitas, una emoción... Y me permitió ir a Sundance El crack Todo el mundo la ve como su favorita. Landa decía que el segundo era mejor que el primero que lo cruzan diariamente, comentar los cambios que experimenta, porque el mundo está en El Retiro... Por ejemplo ahora veo que los abuelos (y no las abuelas) están allí con sus nietos, la gente que va a comer allí, y se lleva su propia comida... A mí, El Retiro siempre me ha parecido puro Chejov y me encantaría hacer mis crónicas de él, un poco en el estilo en el que las hubiera hecho González Ruano, o mejor aún, Edgar Neville. Y este rumiarse a sí mismo como articulista le proporciona la ocasión de celebrar su amistad de cuarenta años con el mejor de todos, Manuel Alcántara, y subrayar la más reciente con David Gistau, al que califica como el nuevo Damon Runyon, aquel cronista que le abrió las ventanas a Broadway como Joan Fontaine a Manderley ante la mirada turbia de la señora Davers. Pedirle a Garci su momento de la historia del cine es como pedirle a John Huston su mejor sorbo de destilado. Más fácil sería pedirle doscientos. Pero no, un solo momento Uno. Y lo caza. Y lo cuenta casi con las mismas palabras con las que lo ha descrito en su monumental libro Noir sobre eso, las películas con crepúsculo, todo ese cine negro en el que la frase lo es todo tienes una moneda donde otras mujeres tienen el corazón y la atmósfera lo demás: James Stewat, al volante de su coche verde, siguiendo a Kim Novak por las calles de San Francisco... Sus manos al volante... Por una ciudad que parece oriental... y reparo en el parabrisas y lo veo entrar luego en una floristería por la puerta trasera. La música wagneriana de Bernard Hermann, la textura del color, del vestuario, el rojo del restaurante Ernie s, y entonces me digo: eso es cine. La grabadora hace ya mucho tiempo que hizo crack y esa batería de dry martinis es ya historia, agua pasada. El bar del Palace es a esta hora un lugar en el que se empieza a notar la ausencia del humo y de Julio Camba en cualquier rincón. Garci ha desmenuzado esa sensación que Cormac McCarthy contaba en un libro titulado No es país para viejos sí, pero creo que detrás de ella hay otra más profunda, más verdadera, y que debe aparecer en el titular de todo esto: No voy a hacer más cine, pero, en cuanto pueda, hago una película Tengo más cariño a mi última película No me resulta fácil elegir sólo unos cuantos títulos de mi filmografía y decir que son mis favoritos, porque a cada una de mis películas las he cogido un aprecio especial, o por ser la primera, o por ser la última, o porque tuvo más éxito o fue mejor vista, o por la época en que la rodé... A pesar de eso, he de confesar que le tengo un particular cariño y que la miro con otros ojos a Holmes Watson. Madrid Days y no sólo por ser la más reciente sino porque creo que esta no tuvo las mismas oportunidades que las anteriores. Todas mis películas han tenido lo suyo, han ido a la Universidad, pero esta pobre ni siquiera ha podido ir al colegio. A pesar de lo cual, ha salido adelante, me ha salido lista a pesar de haber nacido en época de complicaciones y escasez. Tuve que rodarla en la mitad del tiempo previsto (por ejemplo, El Abuelo necesitaba doce semanas de rodaje y tuvo doce semanas de rodaje) en tan sólo seis semanas. Y le tengo tanto cariño porque consigue que no se le note, gracias al enorme trabajo de todo el equipo, que además ni siquiera cobró la mitad de lo que se merecía por él... Pero, ahí está la película, probablemente la más sencilla que he hecho, con la Estación de Delicias tal cual era en la época, con la de Goya, que ya ni siquiera existe, con escenas rodadas en Lhardy (quienes, por cierto, ni me cobraron por ello) en el Teatro Español... Y por supuesto tengo que poner entre mis películas preferidas Canción de Cuna que está como sostenida en el aire, con apenas nada, unas monjitas, una emoción... y que me proporcionó la alegría de ir a Sundance, la primera película española que fue a ese festival. No puedo dejar fuera de la lista a El crack y eso que yo nunca he sabido ver esa condición que ha alcanzado y que la ha convertido en, por decirlo de algún modo, una película de culto. Casi todo el mundo suele elegir El crack como su película preferida de Garci, y eso la sitúa en ese lugar más próximo a mí. Además, recuerdo que Landa siempre decía que el segundo Crack era mejor que el primero, que Germán Areta estaba mucho mejor, pero la película, también. O sea que tengo que elegir los dos Crack como si fuera uno. Es imposible que no coloque en esta media docena de elegidas Volver a empezar sería estúpido por mi parte. Fue la película del Oscar y un motivo de orgullo para mí porque era la primera en lengua española y así quedará para la historia. Y luego, Tiovivo c. 1950 que es la película en la que he puesto más de mí mismo, en la que he empastado los recuerdos del niño que yo era, mi mundo en el Banco, mis compañeros... Sí, es mi película más personal, que más tiene que ver conmigo. El Abuelo también una de mis favoritas, la considero en realidad más de Galdós y de Fernán Gómez. Tuve la suerte de contar la historia maravillosa de Galdós, con este actor fabuloso y con Fernando Guillén, Rafael Alonso, Cayetana Guillén, que le plantó cara al gran Fernando de un modo impresionante... El abuelo También esta es una de mis favoritas, aunque la considero más de Galdós y de Fernán Gómez Tío Vivo c. 1950 Es la película en la que más de mí he puesto, los recuerdos de niño, mi vida, mis compañeros...