Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es cultura CULTURA 73 El dierctor José Luis Garci (derecha) durante la entrevista en el Hotel Palace JOSE RAMON LADRA en la catedral que había de proyectarlas, cuando el cine no era el séptimo arte sino el primero del siglo XX, porque ningún otro arte ha dado como el cine miles de obras maestras... Esa época de Hollywood es irrepetible, una experiencia única, con tal pléyade de genios coincidiendo en un lugar y en una idea... sólo es comparable al Siglo de Oro o al Siglo de Pericles. Lang, Ford, McCarey, Wilder... los más grandes escritores, los mejores fotógrafos, artistas... y en una industria mejor engrasada que la de los coches en Detroit. Y además, por ejemplo, un genio como Billy Wilder no hizo cine en los últimos veinte años de su vida... ¡Wilder! ¡Veinte años además de absoluta lucidez! Si yo hubiera sido futbolista, a las treinta y pocos años se me habría acabado el rollo de película, y cualquier jugador joven me habría señalado la puerta de salida; pues en esto, aunque después, también te retira un cine más joven, más rápido, que se hace ya con teléfonos móviles... Habrá que buscar sitio en el banquillo como entrenador o directamente en la grada. Lo irrebatible de su visión da paso a ese destello anunciado cuando entreabre la puerta de algunos sentimien- tos al hablar de alguna de sus películas: La muerte de Alfredo Landa ha sido un golpe muy duro, pero es que hace muy poco se murió Fernando Guillén y me ha afectado mucho más de lo que sé expresar... Y miro, por ejemplo El Abuelo y veo que ya no están ni Fernando Fernán Gómez, ni Rafael Alonso, ni Agustín González, ni María Massip... y pienso en Carlos Larrañaga... De no estar hablando con José Luis Garci, el jubiloso, el vitalista, el hombre que silba mientras prepara un cóctel y que ve la vida con los ojos de guasa de un chiquillo, podría pensarse durante un instante que ese lamento elegíaco a lo suyo y los suyos tiene el color parduzco de un brote depresivo. Pero es Garci y, por lo tanto, sólo sería una depresión jubilosa, un arranque lampedusiano de un gatopardo con una misión y a la espera de que acudan a la gresca del cine sus queridos lugartenientes, como Ricardo Navarrete o José Luis Merino. Aunque la posibilidad de que sus nostalgias alberguen el bicho de la depresión la aparta con un lacónico: Puede ser. Y a otra cosa, a una ilusión, a un deseo tan genial como extravagante: Lo que yo quiero, a partir del próximo otoño, es ser corresponsal de ABC en El Retiro, y contar esas historias