Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURA DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es cultura ABC José Luis Garci No voy a hacer más cine, pero en cuanto pueda hago otra película DIRECTOR DE CINE El oscarizado cineasta reflexiona sobre el futuro del cine y el suyo propio, mientras recuerda las películas que han marcado su carrera nos público en las salas. Yo conozco muy bien este negocio... como decía siempre Landa, conozco al pájaro por la cagada y sé que mi sitio se ha estrechado en el mundo del cine que viene, en el que los títulos de crédito son interminables y aparecen en ellos veinte productores, el ejecutivo, el asociado, el producido por... Creo que ya no ha sitio para mí en él, pero ni para mí ni para otros directores de mi generación, hablo de Olea, de Camus, de Chávarri, de muchos otros... que teníamos un público que ya está en casa, que irse a los cines de fuera de la ciudad, enclaustrados en un centro comercial, consideran que no es un plan apetecible. Soy consciente de que yo no tengo ni noticia de la gente joven, no sé cómo son, no los frecuento porque mis amigos no tienen dieciocho años, como es lógico. En todas estas palabras de Garci hay conocimiento, lucidez y esa nostalgia jubilosa con la que definió el gran Manuel Alcántara el espíritu de Garci, pero no es difícil detectar en ellas el resorte que las hace saltar por los aires. Sólo hay que apretar un botón: No, no voy a hacer más cine, pero en cuanto pueda hago una película. Y para comprobar que no hay contradicción en esto, el ex director se lanza por una pendiente: Me voy a dedicar a escribir, a ver películas, a hablar de ellas; se trata de ir inventándose algo, como un documental de fútbol, o de boxeo... imagínate rodar en una final de España contra Brasil en Maracaná, o los ambientes habría alguien que se me adelantaría seguro. Ya veremos más adelante si soy capaz de hacerlo. Recobra Garci la verticalidad de su empeño de no hacer más cine y busca los aliados en unos motivos evidentes, incuestionables... aunque al mismo tiempo deja vislumbrar un destello de algo que pesa más que nada en su decisión, aunque él tal vez no lo sepa. Primero a los motivos y luego al destello: Lo de la subida del IVA ha sido grave para el cine, sí, pero lo más grave de todo es que el público ha perdido la costumbre de ir al cine. Antes (esos antes de Garci... el cine lo era todo, había colas en la calle, incluso era costumbre ir a sacar entradas el domingo por la mañana... era el lugar donde ocurrían las cosas, donde te ofrecían una vida de repuesto y llena de peligros y ensoñaciones; ahora hay muchas cosas además del cine y la gente ha perdido el entusiasmo y la costumbre de ir a verlo. Ahora viene él a verte a ti, y en la tele se está haciendo el mejor cine del mundo con esas series maravillosas, como Mad Men con su aire del mejor Negulesco. Y las pantallas de casa son ya tan grandes como las de los minicines... Echo de menos aquellas pantallas de los cines que eran catedrales, cuando yo vi por primera vez Lawrence de Arabia o cuando vi El Padrino en Nueva York... En fin, todo me indica que mi tiempo de director de películas no está por delante, pero lo digo sin amargura, yo he hecho dieciocho películas y con travelling, con grúas, con la mirada puesta OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE MADRID a noticia de que José Luis Garci deja definitivamente de hacer cine ha causado una conmoción inesperada, o al menos inesperada para él, que confiesa su perplejidad de que ese anuncio haya conseguido atraer mucha más atención que si hubiera dicho que iba a rodar una película. Unos tiempos raros en los que tiene más importancia lo que no haces que lo que sí haces De todos modos, el hecho de que Garci se disponga a la gran tarea de no hacer más cine necesita una aclaración, y no hay un lugar más apropiado que el bar del hotel Palace para que se explique mientras una batería de dry martinis refresca su lengua y calienta la oreja de una grabadora realmente cutre. Claro que le dije a Ángeles González Sinde (lo entrevistó en Nueva York hace unas semanas a propósito de un homenaje que le hacían) que no voy a hacer más cine, pero es más una sensación, una sospecha, que otra cosa. En primer lugar, yo soy un trabajador fatigable, no como Woody Allen, que es infatigable, y creo que ya no estoy en condiciones de tenerme que fajar con los gestores de las televisiones para encontrar el modo de hacer una película. Y más en estas circunstancias, con una crisis que afecta a todo el mundo y al cine de manera especial; ahora vemos como cada fin de semana se bate un nuevo record de me- L Incansable Yo soy un trabajador fatigable, no como Woody Allen, que es infatigable Desapariciones La muerte de Landa ha sido un golpe muy duro, y la de Guillén, y me afectan mucho más de lo que sé expresar No solo el IVA La subida del IVA ha sido grave para el cine, pero lo más grave ha sido que el público ha perdido la costumbre de ir al cine Cine y televisión Ahora el cine viene a verte a casa. En la tele se hace el mejor cine del mundo con series como Mad Men previos a una gran velada en Las Vegas... Y en un intento de que vuele por esa pendiente, le pregunto por un proyecto de película, algo que nadie ha hecho nunca y que él paladea desde hace tiempo: No. De eso prefiero no hablar, porque