Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es economia ECONOMÍA 59 La CE pone más dinero para el empleo El Consejo de Ministros de Empleo de la Unión Europea aprobó esta semana un aumento de la tasa de cofinanciación europea del 50 al 55 en los fondos que se destinan a paliar los impactos de la globalización económica en el empleo, tal y como habían pedido varios países, entre ellos España. Además, los titulares de empleo aprobaron que el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización sirva también como instrumento de apoyo a todos aquellos que han perdido su empleo a causa de la actual crisis económica y no sólo a causa de la globalización, como sucedía hasta ahora. Además se han introducido modificaciones en el reglamento del mencionado Fondo, de modo que las empresas con 500 despedidos puedan acogerse a él, en lugar de las 1.000 que eran necesarias hasta ahora. Si me hubiera ido de Pescanova la situación habría sido peor ENTREVISTA Manuel Fernández de Sousa Presidente de Pescanova Asegura que todo lo que ha hecho (vender acciones antes del concurso de acreedores y ocultar la deuda) ha sido por salvar la empresa MARIBEL NÚÑEZ MADRID Si bien, por otro lado, todos están de acuerdo en asumir que los depósitos de menos de 100.000 euros son absolutamente intocables, varios países (España, Francia, Gran Bretaña o Suecia) quieren tener cierta flexibilidad para ajustar cierta protección a las pequeñas empresas. El grupo de la ortodoxia, Alemania, Holanda y Finlandia, también reconocen que el acuerdo no está lejos, pero insisten en que quieren reglas claras y homogéneas para evitar cualquier resquicio por el que pudiera entrar dinero público para salvar los bancos. La Comisión también quiere evitar que tengan que pagar los contribuyentes. En el caso de España, fuentes cercanas al ministro De Guindos insisten en que se puede extender claramente la garantía a las cuentas de pequeñas empresas y personas físicas por encima de 100.000 euros, porque no es previsible que con la supervisión del funcionamiento de los bancos fuera posible que una entidad llegase a acumular pérdidas hasta un nivel que necesitase que los depositantes asuman pérdidas. La presidencia irlandesa, que tiene el mayor interés en hacer avanzar toda la reglamentación para fortalecer el sistema bancario, ha preferido volver a intentarlo este miércoles antes de dejar pasar el relevo a Lituania, que presidirá el próximo semestre, de manera que si hay un acuerdo no se pierda el ritmo de la tramitación y el proyecto de directiva pueda pasar por el Parlamento antes de que termine esta legislatura en el verano de 2014. Pescanova está en una encrucijada ya que necesita urgentemente un crédito de 55 millones de euros. Deloitte, el administrador concursal elegido por el juez, es quien pilota ahora la empresa. Fernández de Sousa se defiende de las acusaciones. ¿Por qué vendió las acciones de Pescanova antes de declararse en concurso de acreedores? -Por dos razones. La primera es que necesitaba liquidez porque me cumplían unos préstamos que me afectaban a la pignoración de acciones. Y la otra razón es que tuve que hacer una operación puente ya que Pescanova tenía un problema de tesorería, que estaba dentro de lo que se había venido explicando al mercado de valores. Además en junio de 2012 Pescanova hizo un hecho relevante donde anunció su intención de sacar las filiales dedicadas al cultivo del salmón en Chile a Bolsa, con la intención de conseguir 100 millones de dólares y, posteriormente, hicimos una ampliación de capital donde ya se especifica también que nuestro plan de negocio pasaba por la ampliación de capital y por la colocación de la actividad salmonera en Chile. ¿Y qué ocurrió finalmente? -Que los precios del salmón bajaron un 50 lo que se tradujo en pérdidas para las dos filiales chilenas de Pescanova, que se sumó a las caídas de precios que venía arrastrando el sector desde 2011, y el resultado fue que se llegó a la conclusión de que no era el mejor momento para sacar a Bolsa las filiales. Luego se decidió que lo mejor era vender una de las dos salmoneras chilenas, Aquinova Chile, que entonces tenía un valor de 230 millones de dólares, pero al final la operación tampoco se cerró. ¿Y qué impacto tuvo en la empresa que no se vendiera esa filial? -Habíamos anunciado que íbamos a obtener tesorería por esa vía y por la mencionada ampliación de capital, que iban a sumar 200 millones de euros y ninguna de las dos cosas se pudo hacer. Ante esa situación la única solución eran créditos puente, pero había muchos vencimientos en ese periodo, y también un préstamo temporal de socios, que yo hice, y la posibilidad de otra ampliación de capital, que era lógica ya que Pescanova siempre ha tenido menos capital del que debería. ¿Cuál es la deuda total? -En la sociedad matriz, que está en concurso, 2.314 millones de euros y en las filiales alrededor de 900 con lo que el total es de 3.400 millones- -Volviendo a su venta de acciones, ¿por qué no lo notificó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores? -La duda que tuve es que si comunicaba o me retrasaba en comunicar me exponía a una sanción administrativa, con todas las consecuencias negativas que tiene en cuanto a imagen. Pero yo pensé que si comunicaba, siendo yo el presidente, la lectura que iba a hacer el mercado sería muy negativa en medio de la operación de venta de la filial chilena. A veces tienes que optar y yo hice lo que más le convenía a Pescanova. ¿Se arrepiente de no haber comunicado la venta de acciones? -No, porque era lo mejor para Pescanova, y es lo que he hecho siempre, anteponer los intereses de la empresa a los míos. ¿Se vuelve a ver como presidente ejecutivo de Pescanova? -Yo nunca he sido presidente y consejero solamente por mis acciones ya que hubo un tiempo en que sólo tuve el 6 de las acciones, luego subió hasta el 29 en los límites de una opa. A mí me eligió la junta general y si lo vuelve a hacer aceptaré el cargo. ¿No cree que su permanencia en el presidencia de la empresa ha dañado la imagen de la compañía? -Lo que ha dañado la imagen de la compañía ha sido la situación financiera pero, en todo caso, si me hubiera ido de Pescanova la situación habría sido peor y mucho más inestable. Venta de acciones Si comunicaba mi venta de acciones, el mercado hubiera reaccionado mal en medio de la operación de Chile ERNESTO AGUDO