Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 INTERNACIONAL DOMINGO, 23 DE JUNIO DE 2013 abc. es internacional ABC Snowden denuncia el espionaje masivo de EE. UU. sobre China Washington emprende la complicada batalla para tratar de lograr la extradición del topo PABLO M. DÍEZ E. J. BLASCO PEKÍN WASHINGTON Desde su escondrijo de Hong Kong, el topo y antiguo colaborador de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden respondió ayer a la orden de arresto dictada por Estados Unidos con más revelaciones sobre sus sistemas de espionaje. Pero esta vez no sobre las llamadas telefónicas y correos electrónicos de sus propios ciudadanos, sino sobre las comunicaciones en China. Según explicó Snowden al diario South China Morning Post (SCMP) la NSA hace todo tipo de cosas, como hackear a las operadoras chinas de telefonía móvil para robarles todos sus mensajes de texto Una avalancha de información que necesita una gigantesca infraestructura para ser traducida y analizada porque en China se enviaron 900.000 millones de mensajes de texto el año pasado y su mayor operadora, China Mobile, cuenta con 735 millones de usuarios. Le siguen China Unicom, con 258 millones, y China Telecom, con 172. Como antiguo empleado de la NSA, Snowden asegura tener pruebas que demuestran tanto este espionaje masivo como de las incursiones de EE. UU. en los ordenadores de la prestigiosa Universidad de Tsinghua, el centro educativo y de investigación más importante de China. Tal y como explicó al SCMP, al menos 63 ordenadores y servidores de dicha Universidad fueron hackeados por la NSA un solo día del pasado mes de enero. que le podrían caer a Edward Snowden por las filtraciones. Se espera una batalla judicial larga: no está claro que Hong Kong, donde presuntamente se encuentra el exempleado de la NSA y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) vaya a conceder la extradición, y una petición de asilo, tanto allí como en otro lugar, podría demorarse años. Snowden fue acusado formalmente por fiscales federales el viernes de tres cargos criminales. Dos de ellos relacionados con la Ley de Espionaje de 1917: comunicación no autorizada de información de defensa nacional y comunicación premeditada de inteligencia de comunicaciones clasifica- da a una persona no autorizada El tercero se refiere a robo de propiedad gubernamental. Cada una de esas acusaciones conlleva una pena máxima de diez años de prisión. No se descarta que el número de cargos pueda aumentar. Ahora falta que el juez reclame su detención y se tramite la solicitud de extradición. De momento, las autoridades de Hong Kong guardan silencio. El enclave chino tiene acuerdo de extradición con Estados Unidos y el historial muestra un satisfactorio cumplimiento. Pero el acuerdo establece una excepción para delitos políticos y el espionaje podría entrar en esa categoría. En todo caso, la última palabra de la extradición la tendrían las autoridades de China, que no parece que vayan a entregarlo. Ayuda de Assange Julian Assange, creador de Wikileaks y escondido en la Embajada de Ecuador en Londres, emitió ayer un comunicado en el que defendía a Snowden y le aconsejaba pedir asilo. ¿Qué país valiente estará por él? se preguntó Assange, quien ha llegado a apuntar a Islandia, donde un empresario afirma tener dispuesto su avión para el traslado. China no está por la labor Pekín podría convertirse en un firme aliado de Snowden frenando su extradición a EE. UU. Acusaciones graves Sus acusaciones son especialmente graves porque Tsinghua acoge uno de los mayores centros de datos del país, la Red de Educación e Investigación de China (Cernet) donde se almacena la información de millones de internautas. En filtraciones anteriores, Snowden ya había desvelado el espionaje estadounidense sobre universidades de Hong Kong. Sus nuevas revelaciones amenazan con darle otra vuelta de turca al rocambolesco caso de película que viene protagonizando este antiguo empleado de la CIA y la NSA, que ha destapado el que probablemente sea el mayor escándalo de espionaje en la historia de EE. UU. cuyo presidente, Barack Obama, intenta defender como una medida de seguridad contra el terrorismo. Un total de treinta años de prisión, si no se añaden otros cargos, son los Barack Obama y el presidente chino, Xi Jinping, durante su última entrevista el 7 de junio AFP CIBERESPIONAJE BRITÁNICO Londres puede espiar 600 millones de llamadas al día ANA MELLADO LONDRES Un proceso automático de criba selecciona el material relevante de entre los 600 millones de llamadas y 39.000 piezas de información que interceptan a diario mediante más de 200 cables digitales que conducen las telecomunicaciones globales. Miles de millones de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos, datos sobre visitas a internet... Durante el último año y medio, los servicios de espio- naje británicos han aprovechado que gran parte de los cables de fibra óptica que conducen las telecomunicaciones g lobales atraviesan su territorio para acumular volúmenes ingentes de información. El Cuartel General de las Comunicaciones británico (GCHQ) logró pinchar el año pasado más de 200 cables. Cada uno de ellos transporta diez gigabites por segundo, lo que al día equivale a enviar toda la información que recoge la Biblioteca Británica 192 veces, según el cálculo de The Guardian La documentación revelada sugiere que el espionaje británico manejó 600 millones de llamadas y 39.000 piezas de información en un periodo de 24 horas, que se pueden almacenar durante treinta días. Una cantidad inmanejable, que obliga a que un proceso automático de selección descarte la inmensa mayoría de datos sin ser analizados. Esencialmente, tenemos la forma de seleccionar un pequeño número de agujas en un pajar. No miramos cada brizna de paja. Hay ciertos detonantes que te permiten descartar muchos datos, ya que lo que buscas es una aguja. Si tiene la impresión de que estamos leyendo millones de emails, sepa que no lo estamos haciendo señala una fuente secreta del rotativo.