Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 75 El Real Madrid, campeón de Liga Baloncesto EL CAMPEÓN, UNO A UNO LLULL, base de garantías Laso se empeñó en que fuera su base titular y no ha defraudado. Veloz y más centrado que nunca Laso ha devuelto al Madrid sus señas de identidad, selladas con esta liga que vuelve a Chamartín seis años después El triunfo del basket alegre EMILIO V. ESCUDERO MADRID RUDY FERNÁNDEZ, estrella intermitente El más regular del equipo, le ha faltado un gran partido para terminar de erigirse en el líder P ablo Laso llegó al Real Madrid casi por la puerta de atrás. Aunque en el club trataran de disfrazarlo, lo cierto es que el vitoriano no fue ni la primera ni la segunda opción. Caprichos del destino que quisieron que el banquillo blanco volviera a estar ocupado por un hombre de la casa Como había ocurrido siete años antes con Joan Plaza, el último técnico madridista capaz de ganar una liga para el club más laureado. Laso se encontró una plantilla con mucha calidad, pero tocada anímicamente. El paso del italiano Ettore Messina por el vestuario había dejado devastada la confianza de muchos de ellos y la tarea psicológica fue la más importante que tuvo que llevar a cabo el técnico con muchos de ellos. Jugadores como Sergio Rodríguez, Carlos Suárez o Felipe Reyes, claves a la postre en el éxito blanco, recibieron una cura mental que les recuperó para la causa. Fueron los tres jugadores más damnificados por el sistema Messina que obligaba al pívot a jugar muy lejos de la canasta y castigaba al base más creativo de la liga cada vez que intentaba un pase sin final feliz hasta borrarle la sonrisa de la cara. La confianza y cercanía de Laso obraron el milagro. Felipe Reyes pasó de tener pie y medio fuera del Madrid a convertirse en el mejor sexto hombre de la liga. De estar acabado como aseguraban voces internas del club, a ser pieza codiciada en el mercado a pesar de sus 33 años. Una transformación total en la que el corazón inmenso del capitán ha tenido buena parte de culpa, pero sin dejar de lado la calidad técnica que posee. Esa que ha llevado a Orenga a requerir sus servicios y que ha hecho que Reyes medite muy seriamente volver a la selección, algo que probablemente hará el próximo mes de agosto durante la preparación del Eurobasket que se disputará en Eslovenia. Junto a él, ha resucitado para el baloncesto Sergio Rodríguez. Al canario le costó mucho la vuelta a Europa después de cuatro años en la NBA. De allí venía, además, bastante tocado en su orgullo de jugador. Sin haber sido un fracaso, sí que es cierto que su etapa en Estados Unidos no había sido como él esperaba y en su regreso había algo de revancha y ansiedad. Esto último, unido al corsé táctico de Messina, le destruyó como jugador. Las dudas acerca de su fichaje recorrían las entrañas del Palacio, pero Pablo Laso no las tuvo. Encontró en él el hombre adecuado para romper los partidos y Rodríguez le respondió como él sabe. Su mejora en el lanzamiento fue consecuencia de esa confianza. De la pérdida del miedo. Volver a disfrutar del baloncesto y, al mismo tiempo, ayudar a reenganchar al aficionado blanco a la canasta. A Carlos Suárez, Messina fue comiéndole la moral hasta convertirle en un jugador menor. Del montón. Le hizo dudar de su capacidad y no fue hasta la llegada de Laso cuando reaccionó. Ahora, ha vuelto a recuperar su identidad y es de nuevo el jugador que apuntaba cuando abandonó el Estudiantes. Clave en los intangibles esos aspectos del baloncesto que pocos ven, pero que son fundamentales para ganar. SUÁREZ, trabajo en la sombra Indiscutible titular, el alero ha dado un paso adelante. Brillante en los números que menos se ven MIROTIC, MVP en crecimiento Ha dejado destellos de su calidad, pero las grandes citas le han ido grandes. Sigue mejorando día a día BEGIC, gigante silencioso Llamado a cumplir un rol de reparto, ser el único pívot puro le hizo titular y ha cumplido, sin alardes SERGIO RODRÍGUEZ, a nivel NBA El mejor Chacho de siempre. Imaginación, solidaridad y acierto de cara a la canasta. REYES, sexto hombre de lujo Fundamental durante todo el año, su actuación en la final ha sido incluso mejor. Decisivo para el título CARROLL, tirador infalible Sus puntos desde el banquillo son una de las señas de identidad de este Real Madrid SLAUGHTER, madridismo en vena Su identificación con el club se ha traducido en un gran rendimiento. El mejor socio del Chacho Laso, reforzado Los tres han sido fundamentales en este triunfo blanco, tan necesitado para ellos como para el baloncesto del Real Madrid y para el propio Laso. Para algunos, el técnico había acumulado demasiados errores. Derrotas dolorosas como la de la pasada liga o la Copa del Rey. Le echaban la culpa de la debacle en la final de la Euroliga y le veían demasiado verde para el cargo. Voces que él se ha encargado de acallar con hechos. El futuro, después de años de idas y venidas, se presenta estable en el Real Madrid. Uno o dos recambios obligados por las circunstancias y poco más. Un proyecto sólido con jugadores jóvenes que tienen ahora la misión de asaltar la Euroliga después del fiasco sufrido esta temporada en Londres. Es ahí donde se medirá el alcance de esta generación que ya ha conquistado España (siete años de sequía) y que se prepara para devolver al Madrid a lo más alto del podio continental. DRAPER, tapón defensivo Ha tenido sus momentos puntuales. Utilizado esencialmente para frenar a las estrellas del rival DARDEN, el especialista La lesión de Pocius le abrió las puertas. Tardó en entrar, pero ha sido fundamental en la final LOS OTROS PROTAGONISTAS POCIUS, una baja sentida Su lesión a mitad de temporada obligó al fichaje de Darden. El equipo notó su baja HETTSHEIMEIR, testimonial Llegó con la temporada empezada y se esperaba que fuera el cinco titular, pero nunca rindió a la altura HERNANGÓMEZ, el canterano La promesa más firme del filial ha pasado todo el año aprendiendo. El futuro es suyo PABLO LASO, la cabeza pensante El hombre capaz de poner en armonía el talento de la plantilla y que ha sabido hacer importantes a todos ALBERTO MARTÍN, testimonial Cinco minutos en dos partidos hacen a este base de 18 años campeón de liga