Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es madrid Vídeo: así robaban los últimos carteristas del Metro detenidos abc. es madrid MADRID 61 2 Consortes del crimen La pareja formada por los rumanos Vasile Pavel, de 21 años (20 antecedentes) y Bianca Avahabacescu, de 22 años (81 reseñas anteriores) conformaban lo que en el argot se conoce como consortes pareja de delincuentes especializada en robos. Su fuerte eran los hurtos al descuido en las escaleras mecánicas de las estaciones de Metro. Ayudaban a los viajeros que cargaban maletan y aprovechaban para dejarles sin blanca o incluso paraban el sistema de las escaleras para desconcertar a sus víctimas. Una medida cuestionable ANÁLISIS LUIS RODRÍGUEZ RAMOS L 3 Chinaores al acecho Eran cuatro, jóvenes, de varias nacionalidades. Se las apañaban para, sobre todo al final de las principales líneas del Metro, robar sus pertenencias a sus víctimas mientras dormían. Sus objetivos preferidos eran quienes iban amodorrados en el vagón, tras una noche de juerga y alcohol los fines de semana. Incluso portaban machetes con los que les rajaban los bolsillos, para hurtarles las cartera, monederos e incluso sus ropas. Algunas veces, incluso, llegaban a intimidar a los viajeros si se percataban de lo que estaban haciendo. De lo contrario se daban cuenta al despertar. 4 El clan de las bosnias Es el grupo más famoso y voraz de carteristas del Metro. Está conformado por cinco mujeres de esa nacionalidad, que suman 330 antecedentes policiales en la década que llevan operando. En febrero pasado, el juez de Instrucción ordenó que se vetara su entrada en la red suburbana. Pero, tres meses después, la Audiencia Provincial revocó esa medida cautelar, al considerarla inconstitucional. Hay quien dice que ya andan haciendo de las suyas en Barcelona, aunque las autoridades catalanas niegan que tengan conocimiento de ello. gado n 47. Javier Arrieta, oficial de la Brigada Móvil de la Policía, recalcó que se trata de la primera vez en Madrid esta medida recae sobre una persona y no un grupo al tiempo que recordó que destierro de las bosnias contribuyó a reducir en casi un 40 %lo s robos en el Metro durante los cuatro primeros meses de 2013. Se les quita su lugar de trabajo y si se van a otros invaden el territorio de otros delincuentes, con lo que se consigue que no sigan hurtando informa Efe. Son carteristas muy conocidos por la Policía, los vigilantes de seguridad y el personal de Metro, por lo que si entraran en el suburbano se les localizaría e imputaría un quebrantamiento de condena por el que pasarían a disposición judicial y, por tanto, perderían dos días de trabajo lo que no les interesa. De hecho, las bosnias han desaparecido precisó. Y que no vuelvan. a vigente y vieja Ley de Enjuiciamiento Criminal exige a los jueces que sometan su actividad a las normas en ella previstas, particularmente en lo referente a la adopción de medidas cautelares personales, máxime cuando como en este caso afecten a su libertad en general y en particular a su libre circulación (artículos 17 y 19 de la Constitución Española) En la propuesta de anteproyecto de Código Procesal Penal, la comisión ha plasmado un amplio abanico de medidas cautelares personales, distintas de la prisión preventiva, y si tal propuesta llega a ser ley será posible adoptar esta medida limitativa de la libre circulación de las personas, cuando proporcionadamente lo aconsejen las circunstancias de los encausados, incluso como medida de seguridad para que no vuelva a delinquir mientras se tramite su procedimiento. Hoy por hoy, sólo se puede adoptar una medida cautelar de este carácter en relación con los delitos previstos en el artículo 57 del Código Penal y limitadas a la protección de la víctima del delito que se está investigando o juzgando (artículo 544 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) No es posible extender tales medidas a la protección de otras personas que sólo puedan considerarse posibles víctimas. De un modo genérico, la vigente y antigua ley procesal otorgaba al juez, ya antes de que se introdujera este artículo 544 bis, facultad de adopción de medidas urgentes en protección de la víctima en su versión anterior a su reforma en 2003. Esta reforma introdujo la referencia como sujetos pasivos de posible protección también a otras personas pero debe entenderse por tales las que estén en riesgo análogo al de las víctimas o sus familiares, no a personas indeterminadas, máxime cuando termina el reformado artículo 13 con una remisión a los artículos 544 bis y ter. El principio de legalidad procesal (artículos 24 de la Constitución y el 1 de la Ley Enjuiciamiento Criminal) impide, pues, extender el ámbito estricto de tales medidas. LUIS RODRÍGUEZ RAMOS ES ABOGADO Y CATEDRÁTICO DE DERECHO PENAL