Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍA JUEVES, 20 DE JUNIO DE 2013 abc. es economia ABC Sólo el Estado podrá exigir la colegiación obligatoria Las autonomías únicamente tendrán permitido crear colegios voluntarios Y. GÓMEZ MADRID El Gobierno ultima la nueva ley de colegios profesionales que irá a Consejo de Ministros en las próximas semanas y cuya principal novedad es la eliminación de algunas colegiaciones obligatorias, así como el dejar en manos exclusivas del Estado la posibilidad de exigir esta colegiación. Así, según ha podido saber ABC, la obligación de colegiación sólo podrá exigirse por ley estatal y siempre que concurran dos requisitos: que sean actividades que puedan tener impacto directo y grave en materias de especial interés salud, integridad física o seguridad personal o jurídica y que la colegiación sea la forma más eficiente de control. En este sentido, la norma establecerá un listado de colegiaciones obligatorias. Las autonomías, por su parte, podrán crear colegios voluntarios y sólo para profesiones tituladas. De este modo, en el nuevo modelo convivirán colegios obligatorios y de participación voluntaria. Y los colegios no titulados seguirán existien- do, en la medida en que se respetará la situación vigente, pero no se podrán crear nuevos colegios para profesiones no tituladas. En cuanto al régimen económico, los colegios deberán separar los servicios obligatorios de los voluntarios y publicar el precio de cada uno de ellos. También deberán establecer bonificaciones para profesionales desempleados. La nueva norma exigirá a todos los colegios que publiquen sus cuentas y los de colegiación obligatoria deberán, además, presentarlas auditadas. Asimismo, se refuerza la independencia colegial mediante el establecimiento de incompatibilidades de los cargos directivos en las corporaciones colegiales, con cargos electos o directivos en partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, entidades de seguros o mutualidades de previsión social. No obstante, el Gobierno no abordará, por el momento, la polémica reforma de los servicios profesionales, que incluía medidas como que los ingenieros pudieran realizar funciones que ahora hacen exclusivamente los arquitectos, o que personas sin el título de farmacéuticos pudieran ser propietarios de una farmacia, aunque luego se necesitara un titulado para atender al público. Estas medidas quedan para más adelante, según fuentes próximas al Ejecutivo. El nuevo consejero delegado de Iberia, Luis Gallego AFP El pulso entre Iberia y los pilotos se reabre Miembros de la parte británica de IAG cuestionan la fusión con la española LUIS M. ONTOSO MARÍA JESÚS PÉREZ MADRID Públicamente, el tono del conflicto entre Iberia y los trabajadores parece haberse atenuado. Pero sólo en apariencia. Las negociaciones entre los pilotos y la dirección de la compañía, que celebra hoy junta de accionistas, han vuelto a tensarse. Regresan los encontronazos, la sensación de que las negociaciones sobre el nuevo convenio colectivo como sucedió tan sólo hace unos meses con el plan de reestructuración pueden enquistarse en cualquier momento. El pasado fin de semana, las conversaciones entre Sepla y los representantes de la aerolínea entraron de nuevo en crisis. ¿La razón? La españolidad de la aerolínea y el temor de los sindicatos a que el socio de Iberia en IAG, British Airways (BA) se haga con el control de la sociedad y de sus infraestructuras. Las organizaciones sindicales aseguran que su negativa se debe a que la compañía presidida por Antonio Vázquez ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que BA opere en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. No obstante, fuentes del sector desmienten este extremo. El descontento de los pilotos no es exclusivo dentro de la plantilla de la aerolínea. El sector aéreo de UGT, con amplia representación en el colectivo de tierra, solicitó la mediación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para anular la rebaja salarial adicional del 4 ante la falta acuerdo en la negociación de la mejora de la productividad, una cláusula incluida en la propuesta de Gregorio Tudela, mediador designado por el Gobierno para poner fin al conflicto por el expediente de reestructuración de empleo, que se saldó con la reducción de 3.807 a 3.141 despidos en la compañía. Mientras tanto, continúan las tensiones en el seno de IAG, después de que en el primer trimestre el holding multiplicara por cinco sus pérdidas, en un ejercicio lastrado por el incremento de los costes, esencialmente debido a los gastos de reestructuración de Iberia (311 millones de euros) Por ello, miembros de la parte británica de la compañía han cuestionado personalmente a Walsh la fusión con Iberia. Algunos consejeros de BA piensan que la unión no funciona como se esperaba y que dados los problemas que sigue habiendo con el colectivo de los pilotos la situación puede terminar por perjudicar a la compañía. Fuentes del entorno de Walsh aseguraron que ni él ni la mayoría de los consejeros españoles en la aerolínea están de acuerdo con esta decisión, y que irían adelante con la fusión, que no darán su brazo a torcer porque algunos quieran que la T 4 sea utilizada por British para rutas de largo radio Otras fuentes conocedoras de la situación confirman que existen muchos inversores (fondos de capital) que han demandado al primer ejecutivo de la aerolínea una pronta solución al conflicto definitivo con los pilotos de la española, porque siguen sin convencerse de que esta será viable con el plan puesto en marcha.